• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Artritis psoriática: un trastorno que ataca por dentro y por fuera

Un sistema inmunológico enfermo es agresivo contra el propio tejido sano del cuerpo y puede dejar marcas visibles como la psoriasis, causando también inflamación y dolor en las articulaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Puede un trastorno afectar la piel y a la vez las articulaciones? Sí,  y se le denomina artritis psoriática. Esta patología combina dos afecciones que pueden presentarse en conjunto o aisladamente, como es la artritis, caracterizada por el dolor en las articulaciones, y la psoriasis, una lesión en la piel que se distingue por descamaciones y prurito (picazón en la piel)

El punto de unión está en el origen de ambas condiciones: el propio sistema inmunológico de la persona empieza a atacar el tejido sano. ¿Pero qué se manifiesta primero? La médica internista y reumatóloga María Fernanda Linares, respondió que la artritis psoriática se presenta en su mayoría en personas que previamente tienen el diagnóstico de psoriasis (realizado por un dermatólogo), pero hizo la salvedad que “entre 15 y 30% de los afectados se les puede iniciar primero la artritis y en el transcurso de los años manifestarse la afectación de la piel”.

Otro detalle es que no todas las personas con psoriasis desarrollan el problema artrítico. Linares informó que aproximadamente sucede en 20% de los casos. Sin embargo, es muy importante conocer la historia familiar, porque los que tienen parientes con psoriasis aumentan su probabilidad de presentar la artritis psoriática. 

La razón es que tiene un fuerte vínculo hereditario.  De acuerdo con la Artritis Foundation, estudios han revelado una mayor relación familiar de esta patología, en comparación con otros tipos de artritis. La organización científica resalta que 40% de las personas diagnosticadas con artritis psoriática y psoriasis, tienen parientes afectados por los mismos trastornos. El ente señala que la patología se puede desarrollar a cualquier edad, pero es más común entre 30 y 55 años.  

Dolores asimétricos

La artritis psoriática presenta una leve diferencia con respecto a otros tipos de artritis, en relación con la ubicación del dolor.  De acuerdo con Linares, el compromiso articular puede ser asimétrico. Por ejemplo: duele la mano derecha y no la izquierda. También se pueden sentir molestias en la zona lumbar, cervical, caderas y afectar la unión del tendón (entesitis).

“Otros rasgos frecuentes son la dactilitis, que es la inflamación de uno o más dedos en forma de salchicha, trastornos en las uñas (que pudiera confundirse con un hongo) y  uveítis, que se nota por tener el ojo rojo”, agregó la especialista.

¿Uno o dos tratamientos?

De acuerdo con Linares la artritis psoriática se trata como una sola patología: “Sin embargo, para el compromiso en piel se utilizan tratamientos tópicos prescritos por el dermatólogo al inicio, aunque en su mayoría la terapia oral o inyectada mejora ambos compromisos piel y articular”, agregó la especialista en reumatología.

En ese sentido el paciente debe conocer que va estar siendo monitoreado y examinado por dos especialistas. Se aconseja informar a ambos médicos (dermatólogo y reumatólogo) sobre la evolución o irregularidades en el transcurso del tratamiento.

La dermatóloga María Alejandra Rodriguez precisó que la exposición solar es beneficiosa cuando es controlada, el exceso genera quemaduras que complican el proceso de remisión. Asimismo, comentó que no existe una cura para la artritis psoriática, pero las terapias tanto para artritis como psoriasis son más efectivas cuando se diagnostica tempranamente.

“El objetivo es lograr el mayor control de la patología, en el caso de psoriasis que la persona no tenga ni una sola placa o lesión. Esto a veces no se logra completamente, pero sí conseguimos remisiones de 75% a 90% de las lesiones, lo que lleva al paciente a una mejor calidad de vida”, agregó la especialista en dermatología.

Para tratar la artritis el enfoque está en intervenir en los procesos que causan la  inflamación, aliviar el dolor y preservar la función articular. De no tratarse el compromiso articular se correría el riesgo que el paciente se deforme y se discapacite.


Información: Nota de Prensa