• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Artritis Reumatoide, patología causante del mayor retiro laboral prematuro en el mundo

El dolor continuo de las coyunturas por más de tres semanas requiere consulta médica |Foto: Archivo

El dolor continuo de las coyunturas por más de tres semanas requiere consulta médica |Foto: Archivo

Según refirió el médico reumatólogo Marcos Rivera, el síntoma más importante y más frecuente que tiene la condición es el dolor de las articulaciones o coyunturas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Artritis Reumatoide es una condición que causa inflamación de las articulaciones, y es una de las mayores causas de ausentismo y retiro laboral prematuro en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Existen más de 100 tipos de artritis y enfermedades asociadas.  Entre las más comunes están la artritis reumatoide, espondiloartritis y la artritis psoriásica.

La de mayor impacto es la artritis reumatoide, una condición que afecta 1% de la población mundial según cálculos de la OMS.           

Inagotable dolor

El síntoma más importante y más frecuente que tiene la artritis reumatoide es el dolor de las articulaciones o coyunturas, refirió el médico reumatólogo Marcos Rivera.

“Ese dolor es en principio paulatino, insidioso (sutil) que permite de una forma a otra que la persona vaya llevando una especie de adaptación al dolor. Lo más común es que se ubica inicialmente en los dedos de las manos y las muñecas, también puede suceder en los pies (dedos, parte media o tobillo)”, agregó el especialista.

Otra característica sintomática es que el dolor es más intenso en la mañana y puede provocar rigidez o inmovilidad.

“Yo tengo la idea de que si el dolor pasa de tres semanas, sigue incrementándose y cada vez son más las articulaciones que empiezan a doler, se debe consultar a un médico porque se puede estar ante la presencia de una artritis reumatoide”, señaló el especialista en reumatología.

No se sabe con certeza las causas de la artritis. Aunque ciertos genes tienen un papel importante en el aumento de la posibilidad de desarrollar la condición, no es considerada una patología hereditaria. Los científicos han identificado que el sistema inmunológico, aquel que protege de infecciones y bacterias,  comienza por alguna razón no muy clara a actuar contra su propio cuerpo sano, generando la inflamación y el deterioro de las articulaciones.

Rivera señaló que la artritis reumatoide puede manifestarse en cualquier persona y a cualquier edad, aunque es más común en mujeres entre los 40 y 60 años. La espondiloartritis, que es una inflamación ligada a la columna vertebral y las articulaciones sacro ilíacas, es más común en hombres entre 30 y 40 años de edad.

La artritis psoriásica es una inflamación en las articulaciones que se presenta en 10 o 30% de personas con psoriasis; una patología que afecta la piel por un descontrol en las células y la cual tiene un origen común con la artritis, que es producto de la misma acción autoinmune.

Detienen la progresión

La creación de los medicamentos biológicos da a los especialistas nuevas herramientas terapéuticas, que aunque no curan, enlentece la progresión de la patología, (disminuye el dolor, mejoran la función y previenen un daño articular mayor).

“La misión es muy clara en cuanto a las terapias, que es llegar a la remisión, es decir llevar la enfermedad a un punto cero de actividad, que se apague”, agregó Rivera.

El reumatólogo es el especialista médico entrenado científicamente para detectar la inflamación con precisión y precocidad. Además del examen físico, los galenos se apoyan en su diagnóstico y seguimiento en pruebas sanguíneas y la ecografía articular: una técnica de imagen “que se convirtió en un elemento extremadamente valioso que permite observar, lo que las manos y los ojos del reumatólogo más experto no alcanzan a ver”, manifestó Rivera.

Reiteró el doctor que la artritis, en especial la reumatoide, es la más severa porque provoca mucho daño articular, y si no se trata puede llevar a la suspensión de la actividad de la articulación y posteriormente a un nivel de discapacidad máxima. Es una patología que requiere un estricto cumplimiento de las estrategias terapéuticas, para recuperar y mantener por largo tiempo una óptima calidad de vida. 


Información: Nota de Prensa