• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Alarmante situación de la salud mental en Marruecos

El oficial Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) marroquí presentó hoy un informe sobre la salud mental en el país y alertó de su "alarmante situación" por no tener el lugar que merece en las políticas públicas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el informe presentado hoy en Rabat, la CNDH indicó que las principales deficiencias son la grave escasez de personal médico y paramédico: solo hay 172 psiquiatras en el sector público y 131 en el privado.

Marruecos dispone solo de 27 establecimientos públicos especializados en el tratamiento de las enfermedades mentales, y la capacidad de camas en el conjunto de estas estructuras es de 1.725, según los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, pero el número está disminuyendo.

El informe subraya además la ausencia de perfiles necesarios en psiquiatría y la mala calidad de los servicios médicos y no médicos prestados a los pacientes. Asimismo, destaca las malas condiciones de vida a las que están sometidos los pacientes durante su hospitalización, la estigmatización general de los enfermos e incluso de sus cuidadores y la falta de interés que se presta a la salud mental de los niños, adolescentes y ancianos.

El informe afirma que la mayoría de los establecimientos no disponen de ambulancias, la ropa de cama está en un "estado deplorable", la habitaciones de aislamiento son "inhumanas e insalubres" y los cuartos de baños se encuentran, en la mayoría de los centros visitados, muy deteriorados.

La CNDH apunta que la asistencia médica es generalmente básica, las nuevas generaciones de medicamentos no están a menudo disponibles, y no se conservan conforme a las normas; las comidas ofrecidas son insuficientes y desequilibradas.

Señala también que las deficiencias de higiene son numerosas y afectan al derecho de los pacientes a una vivienda que respete su dignidad, mientras que los programas de reinserción son casi inexistentes. Otro grave problema es que los establecimientos psiquiátricos se concentran en el eje Rabat-Casablanca, mientras que las regiones del interior están particularmente desprovistas de servicios especializados.

La CNDH considera que las autoridad judiciales no ejercen su función de supervisión en términos de frecuencia de visitas y calidad de los informes elaborados y de seguimiento, y subraya que "la Justicia debería desempeñar un mayor papel en la protección de las personas con transtornos mentales y sus derechos".

Por otro lado, el informe recomienda educar y sensibilizar al público para luchar contra el estigma y exclusión de las personas con trastornos mentales, tomar en consideración la igualdad de los derechos de todos a la salud mental y adoptar una urgente política pública completa e integrada en esta materia, entre otras cosas.