• Caracas (Venezuela)

S:D:B Alejandro Moreno

Al instante

El motín

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Un motín mal se detiene”, le dice su criado al Comendador, señor de Fuenteovejuna, cuando ya el pueblo entero derriba las puertas y se acerca, “todos a una”, a lincharlo, según el drama histórico de Lope de Vega.

La gente se agrupa. Lo estamos viendo en toda Venezuela. Se está dando una tendencia general a la agrupación fuera de las normas establecidas por el actual gobierno que ha pretendido encuadrarla en consejos y comunas bajo su centralizada dirección política e ideológica. Se ríe de leyes y ministerios; se organiza por su cuenta presionada por lo que vive. ¿Hacia dónde se dirige el grupo así organizado?

En menos de una semana lincharon a dos malandros en Los Ruices. Nada espontáneo o circunstancial. Todo previamente acordado. Ya se sabe lo que hay que hacer, cómo comunicarse, cuál es el sistema de señales, cuáles son los pasos a seguir, quién vigila, quién convoca y hasta dónde llegar en la acción.

Lo de Maracaibo fue más complejo. Llegó la gente de la OLP para quitarle los productos a los bachaqueros o buhoneros. Sonaron las alarmas. En menos de una hora se reunieron. Más de mil personas. La guardia disparó primero lacrimógenas; la gente no les paró. Dispararon balas al aire; lo mismo. Los amotinados quemaron totalmente el Comando. Se ensañaron con los cuadros de Chávez, Maduro y hasta Simón Bolívar. Hicieron con ellos una hoguera. Nada espontáneo tampoco. Todo estuvo previamente acordado; se sabe qué hacer e incluso qué se va a alegar ante las autoridades.

Ante el juez los habitantes de Fuenteovejuna decidieron antes lo que iban a decir: “Fuenteovejuna lo hizo”.

No se crea que el saqueo de un camión accidentado es hoy ocasional. Se habla con los malandros quienes se encargan de producir el accidente. En seguida actúa el grupo.

Todavía se da el tumulto espontáneo. En Macro los funcionarios se dirigen a la multitud por micrófono: no vamos a permitir ningún tipo de desestabilización. La gente se burla a gritos: “Vengan, aquí está Uribe, aquí está Obama”.

La policía llega al barrio. Detiene a un malandro. La gente se lo quita a la fuerza. No respeta la OLP. Sabe que ejecuta.

Se está pasando aceleradamente de la espontaneidad a la organización y al motín coordinado. Aprendizaje social. Con los medios actuales fácil y rápidamente se comunican éxitos y fracasos. Los éxitos se imitan, se reproducen y se extienden.

No nos gusta el motín, ni el saqueo, ni el tumulto deliberado o no, ni el irrespeto ni la violencia grupal o individual, pero es la tendencia general que observamos.

¿Qué hará el Comendador, digo, el Gobierno?