• Caracas (Venezuela)

S:D:B Alejandro Moreno

Al instante

S:D:B Alejandro Moreno

Tendencias actuales de la violencia II

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La intención de este artículo, como la del anterior, no es asustar a mis lectores, aunque no puedo evitar que la realidad expuesta produzca ese efecto en alguno, sino advertirles de aquello que tendrán que tener muy en cuenta durante el año que empieza para cuidarse y protegerse porque nadie va a hacer esto por ellos.

La policía de Trujillo detiene a un adolescente por homicidio. Tiene 16 años de edad y es el cabecilla de una banda que ha cometido varios delitos. Otro adolescente de 16 años, en Las Adjuntas, mata a un compañero de 13 con un punzón. La edad del asesino tiende a bajar año tras año. ¿Llegará a edades hoy todavía impensables?

Pero se da otra tendencia muy preocupante entre la juventud: Cecodap afirma que la violencia es la primera causa de muerte en jóvenes de 15 a 24 años. En 2013 fueron 838. En los primeros 6 meses de 2014 fueron ya 455. Si esa cantidad se repite en el segundo semestre, sumará 910 el total del año. Crecen los números de la tragedia.

Una tendencia que no cesa: “Llamo al pueblo a armarse, a protegerse y a tener sus hierros”, grita la inmadurez del presidente. No menos, sino más armas. ¿Cuántas llegarán a los malandros?

Un hombre camina por la calle. Le disparan. Malherido, se refugia en un puesto de la Guardia Nacional pidiendo que lo lleven al hospital. Los guardias se niegan por temor a los sujetos que le atacaron. Los cuerpos de seguridad cada vez tendrán más miedo y serán más inoperantes.

Los malandros, por su parte, se han ido enquistando, poco a poco al principio y mucho a mucho últimamente, en los consejos y las juntas comunales de barrios y urbanizaciones populares de modo que los recursos asignados a esos organismos por los entes gubernamentales, estadales y municipales caen en sus manos y son por ellos “administrados”. Los hierros también sirven para eso.

El gobierno seguirá mintiendo sobre esta violencia criminal que por todos lados nos acecha, ocultando y tergiversando su verdad porque, como ha dicho el presidente de la Conferencia Episcopal, ha encontrado en la radicalización de los problemas y en la división de la sociedad el camino más accesible para mantenerse en el poder. La tendencia en él a enfrentarla de veras no ha existido nunca, no existe y no se divisa en el horizonte.

La impunidad, que llega hoy al 96,9%, no podrá crecer mucho porque no puede pasar matemáticamente del 100%. Se mantendrá.

Para poder vivir como seres humanos, necesitamos Estado, gerencia honesta y democrática de país para la convivencia; no esta perversión que tenemos.