• Caracas (Venezuela)

Roberto Enríquez

Al instante

Roberto Enríquez

Sobre la Ley de Repatriación de Capitales Forajidos

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Domingo de Ramos es un día de gloria. La entrada triunfal de Jesús de Nazaret en Jerusalén.  Un reto que parecía imposible, y lo logró. El pueblo de los humildes se encontró con su Mesías; no hubo, no hay, ni habrá otro más. La prédica del amor quedó sembrada para siempre tal día como hoy. Los codiciosos, ostentosos, opulentos y poderosos se vieron reducidos a su verdadera dimensión ante la envergadura inmensa de un hombre ungido “El Cristo” con el poder de la palabra.

Creo importante poner en el contexto cristiano de estos días santos este artículo para invitarnos a todos a la reflexión. Venezuela está en peligro. Quien crea que ese peligro es más para unos que para otros se equivoca. La soberbia siempre es mala consejera. A todos los seres humanos a veces nos toma por asalto, pero debemos hacer fuerza y domeñarla hasta que prevalezca la humildad.

Esta hora menguada requiere de causas de lucha unificadoras de ese pueblo de los humildes. Sólo unidos los venezolanos podremos superar este trance. Todos sabemos que el llanto de nuestra tierra brota por sus malos hijos; pero debe consolarnos saber que la gran mayoría de los venezolanos son buenos hijos. Esa diferencia va más allá de lo político-partidista; creer que alguien es mejor o peor venezolano por simpatizar con el gobierno o la oposición evidencia un enanismo espiritual deplorable.

Es por ello; que hemos presentado el proyecto de Ley de Repatriación de Capitales Forajidos y Lucha contra el Saqueo Financiero a Venezuela. Tenemos la convicción de que este instrumento legal puede unir a todos los venezolanos que quieren justicia social ante el saqueo de aproximadamente 350.000 millones de dólares. Cifra que maneja la banca multilateral.

Es evidente que las victimas del desfalco son los venezolanos, eso incluye chavistas, independientes y opositores. Es allí donde está el principal argumento que le da a la lucha por la repatriación de esos dineros el sentido de una gran causa de lucha nacional. También es cierto que no todo el que tiene dinero en el extranjero es sujeto de esta Ley. Son muchos los venezolanos honestos que han vendido casas, empresas o han convertido sus ahorros o utilidades en dólares producto de su estrategia financiera o también  de la desconfianza y falta de oportunidades en el país. En la actualidad están dadas las condiciones jurídico-financieras en el mundo para repatriar los capitales forajidos. Son cuentas bien detectadas, es un dinero imposible de esconder dados los elevados niveles de globalización. Quienes tienen dinero bien habido no tienen nada que temer.

En la AN el diputado Pedro Carreño dijo algo que no puede pasar debajo de la mesa. Señaló el peligro de que las cuentas de Pdvsa en el exterior fueran congeladas. Yo comparto esa preocupación; el desorden y caos financiero de Pdvsa, el posicionamiento de los Fondos Buitres en la deuda externa venezolana y la hipersensibilidad internacional  ante movimientos financieros erráticos, sin descartar las razones expuestas por Carreño, han colocado a Venezuela en las fauces de ese riesgo.

Lo que Carreño no dijo es que hoy todo movimiento financiero hecho por venezolanos en el mundo está sometido a estrecha supervisión. Venezuela está siendo vigilada. De allí la importancia de iniciar una política de rescate patrimonial; antes de que otros países se queden con el dinero que los malos hijos de la patria, nos robaron. Ojalá los diputados del Polo Patriótico; acepten sin complejos ni cálculos este proyecto de ley. Los invito a poner a Venezuela por encima de todo interés grupal. Esta es una gran oportunidad.