• Caracas (Venezuela)

Richard Blanco

Al instante

El tic tac del aguante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mucho pudiéramos hablar de las grandes torpezas que hemos tenido que vivir por las políticas equivocadas de la mal llamada revolución en estos 16 años en Venezuela, un modelo político identificado con las acciones equivocadas del castro-comunismo a lo largo de su dictadura y nunca con los postulados conocidos en la democracia.

Venezuela ha pasado por la cifra dramática y dolorosa de más de 180.000 muertes violentas que han ocurrido a lo largo y ancho de la geografía nacional durante este régimen y que han enlutado a la mayoría de los hogares de nuestra patria. El irrespeto y desconocimiento a la disidencia forma parte del norte que ejerce una autoridad no genuina desde Miraflores. El bolsillo del venezolano, y más el de Juan Bimba, es golpeado ferozmente cuando el salario de hambre no alcanza para cubrir el alimento ni los servicios básicos en su casa.

El discurso agresivo y frecuente hacia los ciudadanos, compatriotas es altamente peligroso, no es lo lógico de alguien que pretende conducir los destinos de un país. El permanente acoso y atropello a los medios de comunicación social en estos últimos días a La Patilla, El Nacional, Tal Cual y al diario ABC de España, reflejan el desespero del régimen cuando se le dice la verdad.

La corrupción se ha empoderado de los más vivos, los que disfrutan a diestra y siniestra los recursos que nos pertenecen. ¡El país está en bancarrota! Este régimen tiene miedo, sabe muy bien que sus torpezas lo han llevado al descontento popular, la inflación supera 70% y se come los recursos de los hombres y mujeres trabajadores que no tienen ni siquiera la posibilidad de ahorrar para enfrentar los momentos de dificultad. ¿Es acaso mentira que los hospitales públicos e incluso en las clínicas privadas estamos limitados a veces hasta para adquirir una inyectadora? ¿Miento cuando digo que las empresas farmacéuticas no han podido adquirir la materia prima para la producción de las medicinas por falta del apoyo en divisas de este régimen? Y hasta vergüenza da decir que no se consiguen analgésicos para el dolor de cabeza. Esto no puede continuar, este sistema es un fracaso total.

Recientemente se tomó una medida a mi juicio injustificada con Farmatodo, (por cierto no conozco a sus dueños ni tengo sociedad alguna con esa empresa) pero al igual que a muchos de ustedes mis lectores he ido de compras a tan importante red de farmacias que posee más de 167 sedes en el país, las colas que allí se producen ocurren también en abastos en centros comerciales, en panaderías, charcuterías, y otros, porque la gente, señores del régimen, están como caza güires, a la búsqueda de cualquier alimento o artículo de primera necesidad, como papel sanitario, pañales, leche, y otro producto que sea necesario para el sustento y mantenimiento de los integrantes del hogar.

Cuando llega algo en estos establecimientos, la gente corre a buscar lo que sea. Me pregunto algunas cosas: ¿qué delitos se le imputarán a los directivos de Farmatado? ¿Qué pasará con los casi 9.000 trabajadores de esta red de farmacia?, que por cierto en su gran mayoría son jóvenes venezolanos, estudiantes universitarios, y una gran pregunta que quisiera fuese respondida con la gravedad que el caso amerita: ¿van a meter presos también al señor Manuel y a su esposa María? Que juntos tienen una bodeguita en los Altos de Lídice en la parroquia La Pastora, donde despachan los alimentos a través de una ventana por temor a la inseguridad del sector, y en donde se producen grandes colas cuando por arte de magia le llegan productos para el pueblo. ¿Se les ocurrirá a ustedes meter presos a los que dirigen los bicentenarios y a sus trabajadores por las colas que superan las de Farmatodo? Sería una gran canallada porque aquí los únicos culpables son ustedes que han fracasado pero ahora quieren culpar al pueblo. Sus torpezas asúmanlas ustedes, se puede soportar hasta cierto límite pero no por una eternidad, es inminente el cambio en la forma de hacer política en Venezuela.

Estamos frente a un encrucijada en donde hay dos vías, una de ellas que finaliza en una calle ciega, esa la representan ustedes; y otra es la de la libertad, la participación, la esperanza, la democracia, la paz, la del bienestar, del trabajo, del estudio, de la administración decente de los recursos que generamos, del respeto al otro, en esa vía vamos democráticamente con la Constitución de la República en las manos hasta lograr nuestros objetivos.

Concluyo con una frase de Martin Luther King, líder pacifista estadounidense: “Nadie nos montará encima si no doblamos la espalda”.

 

*Diputado por Caracas a la Asamblea Nacional | Ex preso político

@Richardblancoof