• Caracas (Venezuela)

Richard Blanco

Al instante

Richard Blanco

Ni pa’trás ni pa’lante

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Transitar con nuestros vehículos por el área metropolitana de Caracas se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza. El problema se agudiza en las horas picos, entre tres y cinco horas puede perder una persona en el pesado tráfico caraqueño para ir a cumplir con sus responsabilidades diarias sumándose al estrés que causa dicha problemática.

Caracas fue conocida por mucho tiempo como la sucursal del cielo, hoy se le conoce, muy a nuestro pesar, como una de las ciudades más peligrosas, pero también como la ciudad de las horas perdidas.

El tráfico en Caracas se ha convertido en un dolor de cabeza para propios y extraños, por eso repito que es una de las causas del constante estrés y la agresividad sin límites que se observan en unos cuantos conductores en las calles de la gran metrópolis.

Hagan un ejercicio de imaginación en las colas que se viven desde Petare a La Pastora de 6:30 a 8:00 de la mañana, o en sentido contrario, desde las 4:30 de la tarde hasta pasadas las 8:00 de la noche. Lo que ocurre, por ejemplo, en el centro de la ciudad, en la esquina de Capitolio, en Las Monjas, en la avenida Baralt, por encima y por debajo de la avenida Libertador, la avenida Sucre de Catia, la avenida Urdaneta y en Quinta Crespo es realmente un infierno, se perjudican los taxistas, los trabajadores, los estudiantes, las personas de la tercera edad que necesitan hacer una diligencia, el que está enfermo y necesita llegar con urgencia a un centro hospitalario, o simplemente el que viene del interior del país para hacer un trámite importante en la capital.

Los que vienen de ciudades como Guarenas, Guatire, Los Teques, La Guaira o los Valles del Tuy sufren de igual manera por la misma causa, los que no tienen vehículos propios y deben trasladarse en camioneticas de pasajeros o en el Metro sufren por igual el congestionamiento de estos sistemas de transporte que no se dan abasto y diariamente trasladan a una población mayor de su propia capacidad original.

Cuando fue inaugurado el Metro de Caracas, fue promovido como “la gran solución para Caracas”, y vaya que por muchos años lo fue, gracias a ese gran hombre José González Lander.

En la actualidad este mecanismo de transporte es insuficiente para la gran demanda de usuarios. A esto se le suman las fallas técnicas, la falta de trenes y, por si fuese poco la inseguridad; sin duda alguna ha decaído al máximo dicho servicio.

Entre otras razones que indican el empeoramiento del congestionamiento vial en Caracas, se destacan las pésimas condiciones de las vías, los huecos y las lagunas que se forman cuando llueve debido a la falta de mantenimiento de los drenajes. Todo el que circule por la ciudad puede observar a un motorizado irrespetando la luz del semáforo o manejando en sentido contrario; cuando no es así, se estacionan sobre las aceras, obligando a los peatones a tomar las calles y avenidas, poniendo su vida en riesgo y contribuyendo a aumentar el caos vial, esto ocurre, de manera muy frecuente, en el casco central del municipio Libertador, donde pareciera que intervino el diablo con su más sofisticada maldad y designó al mayor de los incompetentes funcionarios públicos que haya tenido la ciudad de Caracas, el alcalde ausente Jorge Rodríguez, y sumado a él los dos jefes de gobierno del Distrito Capital que han pasado sin pena ni gloria. Yo me pregunto ¿qué carrizo están haciendo con los recursos que pagamos los contribuyentes por concepto del pago de impuestos municipales?, agregando además los cuantiosos créditos adicionales que se aprueban a cada rato en la Asamblea Nacional para estos dos organismos, porque la realidad es que el municipio Libertador está realmente abandonado; sin embargo, Antonio Ledezma, como alcalde metropolitano de Caracas, ha venido desarrollando planes que contribuyen en esta materia, entre ellos el servicio Transmetrópoli, un sistema de transporte superficial metropolitano que se plantea como un programa estratégico de transporte público para pasajeros, basado en la implementación de claras pautas operativas que organicen y modernicen el sistema de transporte del colectivo actual. Esto incorporado a una importante flota de autobuses suficientemente equipados y modernos para la prestación de un servicio de primera.

Me pregunto: ¿es difícil que el alcalde ausente del municipio Libertador se incorpore a este programa que es un esfuerzo mancomunado de la Alcaldía Metropolitana con el resto de las alcaldías de la metrópolis? La respuesta es sí, por su mezquindad, por su limitación de querer acordar políticamente y porque en definitiva no le interesa el desarrollo de la ciudad, pero, además de ello, el alcalde Ledezma ha incorporado los semáforos inteligentes en todos los municipios de su jurisdicción, excepto una vez más en el municipio bolivariano Libertador, donde a mala hora existe este alcalde ausente.

Planes hay muchos, hoy dejo algunas ideas para resolver tan compleja situación.

  1. Se debe concluir cuanto antes el tramo de la Cota Mil entre Los Mecedores de La Pastora hasta la entrada de la autopista Caracas-La Guaira.
  2. La construcción del eje perimetral sur, desde la bajada de Tazón hasta finales del sector este de la ciudad.
  3. La construcción de estacionamientos subterráneos en las zonas neurálgicas o de mayor tránsito y movimiento comercial y de trabajo en la ciudad.
  4. Colocación de semáforos inteligentes.
  5. Creación del instituto metropolitano de tránsito y movilidad.

Para ello debemos apoyarnos con el Colegio de Ingenieros de Venezuela, que viene planteando a través de la fundación “Pensar en Venezuela”, estos y otros programas que serían una gran solución para los caraqueños, al igual que incorporar a las universidades a través de sus escuelas de Ingeniería y Arquitectura.

¿Quién dijo que Caracas era ingobernable? Caracas es gobernable siempre y cuando haya gobiernos eficientes y gerentes frente a las instituciones, y voluntades políticas y ciudadanas para cumplir con los objetivos y hacer de Caracas una ciudad para la vida, como lo dice reiterativamente el alcalde Ledezma, y yo agrego que en Caracas solucionaríamos muchos problemas cuando le pongamos un poco más de cariño a esta nuestra Caracas rodeada por el majestuoso Ávila. ¡Juntos todo es posible!

 

Diputado por Caracas a la Asamblea Nacional

Ex preso político

100% caraqueño