• Caracas (Venezuela)

Richard Blanco

Al instante

El “bombardeo” de injurias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este régimen está asustado. Sus equivocaciones permanentes demuestran inequívocamente su gran preocupación por las torpezas cometidas, no se puede andar por ahí inventando cosas que no se relacionan con la verdad, menos aún seguir violando los derechos humanos de los ciudadanos que no aceptaremos jamás el modelo político que quieren implementar desde Miraflores, es absurdo y ya fracasó.

Presos, perseguidos y exiliados políticos forman el contingente de hombres y mujeres que se encuentran detrás de las rejas oprimidos, a otros que acusan sin razón y los desterrados que están lejos de su patria. Jóvenes patriotas, estudiantes universitarios, twitteros, y hasta militares son también ahora parte de este batallón de sometidos con el látigo del régimen.

Hay quienes somos solidarios de frente, sin caretas, sin miedos, y otros que quizás con el miedo que se le ha venido inculcando en la sociedad esperan el momento oportuno para revelarse. Pero al final la mayoría del pueblo venezolano somos solidarios, como cuando se dice popularmente quieren acoquinar a uno de los nuestros, casos hay muchos: Leopoldo López, María Corina Machado, Julio Borges, Richard Mardo, Juan Carlos Caldera, Ismael García, Gaby Arellano, Ronny Navarro, Sairam Rivas, Rosmit Mantilla, Daniel Ceballos, Enzo Scarano, Oscar Pérez, Carlos Ortega, Patricia Poleo, los policías del 11 de abril de 2002, Manuel Rosales, quien humildemente escribe estas líneas y muchísimos otros más.

Pero, amigos lectores, los más de 30 millones de habitantes de nuestra querida patria pueden estar en la lista en cualquier hora y momento. Solo falta el antojo rebelde sin causa de quienes ostentan por ahora el poder. Ahora bien, lo que vienen haciendo con Antonio Ledezma, hombre de fuertes convicciones democráticas, no tiene nombre. Es consecuencia, sin duda alguna, de su inquietud por tener una patria que sea para todos, donde haya igualdad de oportunidades y donde se respete al otro, me pregunto, ¿esta causa noble es digna para el atropello y abuso del régimen en contra de este compatriota venezolano?

A continuación haré una síntesis cronológica de algunos ataques verbales contra el alcalde metropolitano de Caracas y líder fundador de Alianza Bravo Pueblo:

  • En el Aló, Presidente #323 el fallecido Hugo Chávez dijo textualmente: “El alcalde mayor Antonio Ledezma pretende infiltrarse y sabotear las misiones sociales”.
  • El 8 de septiembre de 2008 el diputado a la AN Juan Carlos Dugarte dijo que “Antonio Ledezma fue a Estados Unidos a recibir lineamientos y dinero de la Casa Blanca para atacar al gobierno revolucionario”.
  • El 17 de enero de 2009 el vicepresidente Ramón Carrizales aseguró que Ledezma mintió cuando dijo que habían sido atacadas las instalaciones de la Alcaldía Metropolitana, cuando en este caso fueron públicos y notorios los destrozos causados a dichas instalaciones.
  • El 13 de marzo de 2009 la difunta Lina Ron, en nombre de la “revolución”, dijo en una entrevista realizada para el semanario Quinto Día que a Ledezma había que sacarlo “COMO SEA” de la Alcaldía Metropolitana y que ponía a la orden los colectivos para cualquier acción violenta.
  • El 28 de marzo de 2009 acusan a Antonio Ledezma de incitar a la desobediencia militar sin ningún razonamiento lógico ni elementos de juicio que lo determinen.
  • El 6 de abril del 2009 el ex ministro de Interior Justicia y Paz y ahora gobernador de Aragua, Tareck el Aissami dijo que Antonio Ledezma actuaba como Juan Charrasqueao y pretendía incendiar Caracas.
  • El 10 de junio de 2009 el diputado Mario Isea denunció como conspirador contra el gobierno revolucionario al alcalde Antonio Ledezma.

 

Estas son algunas de muchas denuncias infundadas en contra de Antonio Ledezma sumadas a las que permanentemente Nicolás Maduro y Diosdado Cabello emiten a la opinión pública en contra del líder de Alianza Bravo Pueblo, para tapar con ellos los grandes problemas en materia política económica y social que como nunca antes está atravesando el pueblo venezolano.

La pasada semana Ledezma fue acusado de querer atentar contra el régimen  venezolano, de querer bombardear Miraflores y otras instalaciones para derrocar a los que en mala hora dirigen los destinos de nuestro país, al igual de querer asesinar junto con el diputado Julio Borges a un compañero de luchas,  Leopoldo López (semejante estupidez).

Es bueno recordar que los únicos tanques que posee Antonio Ledezma no son de guerra, son los tanques del programa “Agua para la Vida” que son gratamente recibidos por las comunidades más humildes de la metrópolis donde no llega el agua potable por culpa de las políticas ausentes del actual régimen.

El alcalde metropolitano no tiene fales ni ametralladoras, solo equipos para fumigar los espacios de nuestra ciudad y así combatir el dengue y la chikungunya. Es decir, no hay armas, municiones, ni aviones de artillería, solo las ganas de hacer de Caracas, como el mismo lo dice, “una ciudad para la vida”.

No hay dudas de que la intención es tratar de acorralarlo, de intentar sabotear su gestión, pero pareciera que a ellos se les olvida que en primer lugar fue elegido con más de 750.000 votos como alcalde metropolitano, y además de ello tiene el reconocimiento popular de la mayoría de los ciudadanos de este país.

En definitiva, Ledezma es un buen ciudadano y demócrata por convicción. Nunca traicionaría la carta magna, así que pueden estar tranquilos porque jamás participaría en hechos terroristas. Él, al igual que la gran familia de ABP, apostamos por los cambios pacíficos y democráticos, como el que se sugiere urgentemente hoy en Venezuela.