• Caracas (Venezuela)

Richard Blanco

Al instante

Richard Blanco

Carta abierta a Iván Simonovis

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estimado Iván:

He visto con gran preocupación la decisión que has tomado al someterte a una huelga de hambre que comenzaste hace una semana, acción que la inspira solamente tu conciencia, ya que eres el único que puede asumir tamaña responsabilidad. Sé, como exprisionero del régimen que fui, la desgracia que significa en primer lugar estar alejado de la familia, los amigos y seres queridos, pero también sentirse impotente cuando por órdenes expresas de un gobierno indolente se te violan todos los derechos humanos contemplados en nuestra carta magna y en los tratados internacionales que se han firmado en nombre de la república.

Conozco muy bien lo que te llevó a tomar esa decisión, lo que pasas a diario detrás de las rejas, esa mezcla de olor a hierro, la frialdad, la soledad que te acompaña, así como la desesperanza; sin embargo, desde lo más profundo y con el respeto que merece tu determinación, te pido que no deteriores más tu salud y que, como hombre fuerte que eres, levantes tu frente y no permitas jamás que la injusticia del régimen te arrastre a perder hasta tu propia vida, hecho que dejaría un sabor amargo a tus familiares, amigos y al pueblo venezolano que ha estado al lado de tu causa, que es la mima nuestra, y, por el contrario, el disfrute de los detractores quienes fueron los mismos que doblegaron a Franklin Brito y a tantos compatriotas que ya no se encuentran con nosotros por la dejadez de esta gente.

Iván, repito que tu causa es la misma causa de los venezolanos que creemos en la democracia, así como en la libertad plena; y la lucha por conseguirla nos ha costado sangre, sudor y lágrimas. Tenemos a muchos jóvenes presos, a quienes buscan de todas las formas coartarles su lucha para un futuro mejor. Alcaldes como Enzo Scarano  y Daniel Ceballos, despojados del voto popular y encerrados sin motivo alguno; así como la persecución a otros gobernantes, como Antonio Ledezma, quienes son muestras de funcionarios públicos eficientes; María Corina Machado, a quien despojaron de la responsabilidad que el pueblo le otorgó como parlamentaria; así como a Leopoldo López y otros compañeros de lucha, quienes comparten la soledad de Ramo Verde, y a muchos otros que seguimos perseguidos, así como quienes han tenido que salir fuera de las fronteras de nuestra querida Venezuela. Eso no puede ser, no se justifica, pero afuera en las calles de nuestro país seguimos en la lucha democrática para que ustedes con renovados ímpetus, junto con nosotros, podamos construir el país de nuestro anhelo. Sé muy bien porque, te repito, lo viví, que un día en la cárcel es una semana, un mes es un año, has vivido casi una eternidad, pero la historia está obligada a reconocer el esfuerzo que has padecido estos últimos años en prisión. No olvides a quienes pasaron su vida luchando por la libertad desde una cárcel, como Nelson Mandela, quien entregó 27 años de lucha desde las rejas y luego fue un ejemplo vivo y combativo a favor de la emancipación.

Estoy seguro de que falta poco, muy poco, y quisiera verte salir y abrazar la alegría de ser libre; por ello te pido una vez más que lo pienses muy bien, y cual sea tu decisión la acogeré. Que Dios y la Virgen te sigan acompañando y derramen en ti todas sus bendiciones.

Atentamente,

Richard Blanco.
Diputado a la Asamblea Nacional.
Ex preso político.