• Caracas (Venezuela)

Reporte ya

Al instante

@piccininil: “…Hay más lacrimógenas que gas para cocinar…”(y II)

Vecinos manifiestan su descontento |Foto: vía @Maghero

Vecinos manifiestan su descontento |Foto: vía @Maghero

Tuiteros denuncian fallas que en la distribución del gas doméstico en varias zonas populares de la Gran Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gas doméstico para cocinar es un producto de primera necesidad para los venezolanos. Jorge Millán, Coordinador del partido político Primero Justicia en Caracas, comenta en su cuenta @JorgeMillanT: “No es posible que el gas doméstico en un país petrolero como Venezuela, sea uno de los productos más caros y escasos”. En este segunda parte, consumidores de La Gran Caracas y el Estado Miranda comentan los inconvenientes que tienen que pasar para adquirir los contenedores de gas.

Usuarios reportan que deben trasladarse lejos de sus comunidades y pagar hasta 100 bolívares, entre el costo de la bombona y transporte, lo que resulta inalcanzable para muchas familias venezolanas que viven en zonas populares. Nuestra seguidora “La Llanerita” afirma: “Aquí falta el gas doméstico, pero lacrimógeno hay de sobra. #Venezuela potencia petrolera” vía @Maghero

Rodolfo Rodríguez, abogado, desde el Estado Anzoátegui reclama: “¡No hay GAS en bombonas para que el pueblo cocine, pero si hay GAS lacrimógeno para atacar al pueblo!” a través de @rodolfoad

En el Estado Miranda, según mensajes de nuestros reporteros, también se presentan fallas en el suministro. El Diario La Región, periódico de Los Altos Mirandinos, informa el 12 de marzo pasado que: ‏“Escasez de gas doméstico desata protestas en Los Teques” http://ow.ly/uvOEO vía @laregionweb

El periodista Napoleón Bravo ‏escribe en su perfil @napoleonbravo el dia 11 de marzo de este año: “En Ocumare del Tuy no hay gas. ¡Qué pasa con el suministro de gas doméstico!”.

Luciano Piccinini ‏(@piccininil) hace comparaciones: “Hay más tanquetas que ambulancias. Hay más lacrimógenas que gas para cocinar. Hay más impunidad que justicia…”.