• Caracas (Venezuela)

Reporte ya

Al instante

@miguelhotero: Si los medios impresos privados no reciben el dólar oficial, los periódicos dejarán de producirse

Miguel Henrique Otero en la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa / Captura Globovisión

Miguel Henrique Otero en la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa / Captura Globovisión

El Presidente Editor de El Nacional expone la problemática de los periódicos para importar papel y otros insumos necesarios para la imprenta en el marco de la Asamblea General de la SIP que se celebra en Denver.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tema principal que ocupa los espacios de los medios de comunicación a nivel nacional es la falta de divisas para adquirir los insumos necesarios en todas las áreas de producción.

El sector de la prensa escrita no escapa a esta realidad, El presidente editor del Diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, afirmó en la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que: “si para el mes de diciembre los medios impresos privados no comienzan a recibir el dólar oficial para la importación de papel, los periódicos dejarán de producirse”.

En Venezuela se importa el 100 % del papel periódico, la tinta usada en la industria editorial y los repuestos de las rotativas. Las restricciones en la otorgación de divisas para productos importados afecta directamente a los periódicos, razón por la cual, al menos seis diarios del interior del país han dejado de circular por falta de insumos.

La (SIP) celebra desde este viernes su reunión semestral en Denver, Estados Unidos. Esta Asamblea General  reúne a unos 300 dueños de medios internacionales, así como operadores y periodistas, quienes hasta el próximo martes tratarán los temas relativos a la libertad de expresión en el continente, los nuevos modelos del negocio informativo, la autocensura y los problemas que afectan al sector.

En este marco el Dr. Miguel Henrique Otero explicó que “los periódicos del interior fueron los primeros en sufrir por los altos costos del papel, pero la situación ya se ha extendido a los grandes impresos”.