• Caracas (Venezuela)

Reporte ya

Al instante

@chucatira: Vendí "mi sortija de matrimonio por un repuesto de carro"

"Comemos menos en cantidad y variedad, no he comprado ropa ni a los chamos, no cine, no salidas, ruego que no se dañen los electrodomésticos", dice !UNAMONOS! ‏@yoyalamo. Foto: Twitter.

"Comemos menos en cantidad y variedad, no he comprado ropa ni a los chamos, no cine, no salidas, ruego que no se dañen los electrodomésticos", dice !UNAMONOS! ‏@yoyalamo. Foto: Twitter.

"Dejé mi profesión y pausé mis estudios para dedicarme a la cosa más rentable porque un salario es para morir de hambre", expresa el tuitero apodado Ratón Lechuguero @RatonLechuguero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez son más los venezolanos que ponen en venta sus bienes más preciados para subsistir a la crisis que atraviesa el país. En las redes sociales: Instagram, Facebook, es común ver en estos tiempos, la comercialización de prendas de oro, ropa, calzados, utensilios para el hogar, vehículos, divisas, dispositivos electrónicos, entre otras cosas de valor, con el fin de adquirir dinero para cubrir los gastos elementales de la vida cotidiana, como hacer mercado, cancelar los servicios y hasta costear la mensualidad del colegio de los más pequeños.

En @ReporteYa algunos usuarios han revelado en reiteradas oportunidades las maromas que han hecho para enfrentar el agudizado dilema económico.

Para detallar estas experiencias, preguntamos: ¿Qué sacrificios ha hecho para sobrellevar esta situación? ¿Ha vendido alguna pertenencia para sobrevivir?

A continuación las respuestas:

"Claro que sí, vendí unos anillos de oro para arreglar el carro, unas partes de la computadora, ya no voy al gimnasio es muy caro", expresa José Manuel @josepingu.  

Víctor Molina ‏@vmolinav, comenta: "He cambiado mucho mis hábitos, ahora tengo una dieta mucho menos variada y prácticamente no gasto en ocio, ni siquiera gimnasio".

La usuaria identificada ¡Vzla te extraño! ‏@cecidomi, señala: "Comer mal; no comprar ropa, calzado, accesorios, electrodomésticos; no ir al cine, ni ferias en centros comerciales, etc".

"Yo sí, he vendido mis prendas de oro", escribe Marinalda @marinalda1923.  

Por su parte, el tuitero apodado Ratón Lechuguero @RatonLechuguero, cita:  "Dejé mi profesión y pausé mis estudios para dedicarme a la cosa más rentable porque un salario es para morir de hambre".

La Pitbull ‏@TarazonaSelene, agrega: "Con mucha tristeza casi todo".

"De todo hasta la ropita de mi bebe", comparte Francys Larreal @amay_f. 

!UNAMONOS! ‏@yoyalamo, tuitea: "Comemos menos en cantidad y variedad, no he comprado ropa ni a los chamos, no cine, no salidas, ruego que no se dañen los electrodomésticos".

Coro Guerrero ‏@betel5villa23, coincide: "Así es...ya no tenemos nada que vender... hice vestidos de niña para vender y naranjas... la gente compra comida : S".  

"Ya raras veces cenamos. Desayunamos tarde y almorzamos mas taaaarde. Cero gastos extras todo en comida y transporte", confiesa cidm ‏@cisbeld.

Asimismo, Chunguita @chucatira, responde:  "Sí mi sortija de matrimonio por un repuesto de carro. Arre... de creer".

La estudiante de comunicación social, Dianys ‏@DianysArmstrong, añade: "El carro".   

"Sí mis prendas", resalta Elaida Arenas @Eladia66.  

En ese sentido, Aleida Granado ‏@aleidagranado1, apunta:  "De todo, dejar de comprar comida y otros".

Diosa Madre ‏@namurachi, concluye:  "Ni las cosas vanas se pueden vender ahorita, porque no hay quien las compre! ¡Los humanos solo buscan alimentos!".