• Caracas (Venezuela)

Reporte ya

Al instante

@MariPinto98: Ir al mercado en Venezuela da tristeza ¡Basta, devuélvanme a mi país!

"Cada vez que voy al mercado me siento humillada porque el límite de lo que puedo comprar debe ser lo que puedo pagar. Me lleno de odio", relata Gaby Farías, @Cuore_grande |Foto: Noti Bolívar

"Cada vez que voy al mercado me siento humillada porque el límite de lo que puedo comprar debe ser lo que puedo pagar. Me lleno de odio", relata Gaby Farías, @Cuore_grande |Foto: Noti Bolívar

"Esta situación ya me deprime, cada día más pobre y tengo que comprar menos", lamenta Negda Rodríguez, @negdarod

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentimientos de frustración, miradas largas y rostros agotados, son el retrato de centenares de consumidores venezolanos que debido a la recesión económica, agregaron a su estilo de vida una drástica modalidad: hacer colas para adquirir productos elementales.

Y es que, quienes compran comida por necesidad y no para sacar provecho de la situación (bachaquear), están cansados de invertir tiempo y dinero en la turbulenta búsqueda de rubros que inició en 2013.

La población vive momentos de rabia y hostilidad por no ver una salida próxima a esta acelerada crisis.

¿Y qué opinan los tuiteros de @ReporteYa? A continuación las respuestas:

"Yo estoy que casi ni puedo comprar nada. Voy por unas tonterías y cuando veo esas colotas miro y me salgo", expresa la internacionalista Liduzca Cedeño, @LiduzcaC.

El usuario apodado, Yo Lo Cuestiono,  @yolocuestiono, dice: "Con estos precios y los sueldos actuales ¿Quién puede ser feliz? ¿Dónde está el Ministerio de la Felicidad?".

Yanseline, @YYanseline, agrega: "Pensé que era la única que me sentía así. Que de terror".

Para el tuitero denominado San Miguel Arcángel, @anneryrrr, "me da más desespero escuchar cuando alguien dice: ¿Dónde hay leche? Yo ayer compré jabón, harina, aceite. Que angustia", añade.

"Cada vez que voy al mercado me siento humillada porque el límite de lo que puedo comprar debe ser lo que puedo pagar. Me lleno de odio", relata Gaby Farías, @Cuore_grande.

Daneli Monasterio, @Danelicorrea, coincide: "Yo siento lo mismo, hoy pasé por la Av Urdaneta y sentí como que si estuviéramos en una guerra, todo desolado".

Patmartinezcastan,  @patmartinezc, cuenta su experiencia. "he tragado lágrimas de frustración y humillación, el lunes no me las pude tragar y lloré mientras explicaba lo que necesitaba".

"Esta situación ya me deprime, cada día más pobre y tengo que comprar menos", lamenta Negda Rodríguez, @negdarod.

Soy Venezolana, @MariPinto98, tuitea: "Ir al mercado en Venezuela es una odisea, da tristeza, rabia y unas ganas de gritar: ¡Basta devuélvanme a mi país secuestradores socialistas".

Sinsumisión, @eticatando, sostiene: "Me siento vulnerada en mis derechos y burlada por este gobierno corrupto".

Jacqueline, @helenjacq, cita: "Me la paso metida en la casa y cuando salgo llego sin plata y más deprimida".

A juicio de Laura C. Zubillaga, @LauraCZubillaga, "es horrible lo que estamos pasando".

"Yo me siento también FRUSTRADA de ver colas por doquier, en automercados, ferias, farmacias. la ESCASEZ cada día nos asfixia", critica Marcela Ortiz, @anestesimarcela, médico anestesiólogo.