• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

9 presos de Uribana permanecen aún en hospital de Barquisimeto

Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto / Cortesía El Informador

Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto / Cortesía El Informador

El director del Hospital Central Antonio María Pineda dijo que el 25 de enero a las 8:00 pm había más de 90 presos heridos y al menos 50 muertos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nueve presos que resultaron heridos durante la requisa en la cárcel de Uribana el 25 de enero aún permanecen en la sala de emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, en Barquisimeto, estado Lara. Están en estado de convalecencia, pero se están recuperando, y se cree que se les dará de alta la semana que viene. Ese día fueron ingresados en ese centro de salud 103 reos provenientes de ese centro penitenciario.

Ruy Medina, médico y director del hospital, dijo que por primera vez en 48 años la sala de emergencia recibió numerosos heridos a la vez. Señaló que el primer grupo de heridos –con 22 presos– llegó ese día a las 11:00 am, y que todos tenían heridas de bala en todo el cuerpo, principalmente en el abdomen y tórax.

“Cuando empezaron a llegar, el equipo médico se volcó a dar asistencia sin anarquizar los procesos porque el personal está entrenado para este tipo de eventos. Cada médico hizo lo que debía hacer: suturar, hacer radiografías, entubar. Nuestros residentes estaban terminando de hacer sus revistas de la mañana en los pisos, y cuando oyeron que la emergencia se llenaba de pacientes bajaron espontáneamente. Enfermeras que estaban entregando servicios también se unieron a colaborar. Empleados de seguridad, mantenimiento, camilleros, estudiantes de medicina y los internos de Medicina Integral Comunitaria fueron de gran ayuda”, indicó Medina.

El equipo que estuvo de guardia ese día estaba integrado por cinco especialistas en neurocirugía, cinco traumatólogos, dos otorrinos, dos oftalmólogos, cinco médicos cirujanos, dos cirujanos plásticos y seis médicos de emergencia.

Ese día a la 1:00 pm llegó otro autobús con un segundo grupo de presos heridos.

No hacer preguntas. A esa misma hora, en las inmediaciones del hospital se comenzaban a agrupar los familiares de los presos, que lloraban, gritaban y pedían información sobre sus parientes. Funcionarios de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional acordonaron la entrada de la sala de emergencia para evitar el acceso a familiares.

Medina dijo que a esa hora ningún funcionario del Ministerio Público, del Servicio Penitenciario o de Salud no se había comunicado con él.

Señaló que en la sala de emergencia se escuchaban el “constante quejido” de los presos, y que ninguno de ellos comentó lo que había sucedido en el penal: “Como médico uno no tiene tiempo de preguntar mucho. No es igual llegar a una emergencia con un dolor que llegar con una herida de bala. No se puede hacer el interrogatorio cuando hay sangre de por medio o cuando hay fracturas, y menos con un volumen de pacientes tan altos. Sencillamente nos dedicamos a ir directo al punto y resolver la emergencia en el momento”.

El director del hospital aseguró que después del segundo grupo de presos continuaban llegando ambulancias con presos heridos. Dijo que sólo fueron ingresados reos y no funcionarios. Extraoficialmente se conoció que dos militares resultaron heridos durante la requisa, pero fueron trasladados a un centro privado de Barquisimeto.

Medina dijo que el 25 de enero a las 8:00 pm había más de 90 presos heridos y al menos 50 muertos.

Situación bajo control. La atención a los presos heridos culminó el 26 de enero, después que se practicaron 29 intervenciones sin interrupción. Ese día finalmente se normalizó la situación en la sala de emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda.

Sin embargo, Medina indicó que después de atender a los 103 reos de Uribana, el hospital se quedó sin material médico, a pesar de que acababa de recibir la dotación que le corresponde cada viernes. Señaló que tuvieron que buscar camillas en la sala de partos y en la morgue, y que gastaron gran cantidad de suturas, analgésicos, soluciones y anestésicos.

El director del hospital aseguró no obstante que no faltaron insumos durante el evento, y que ese día en la mañana la ministra de Salud Eugenia Sader se comunicó con él para conocer el estado de los presos y saber si necesitaban más material médico. Al día siguiente recibieron tres camiones cavas con medicinas.

“A pesar de lo abarrotado que estuvimos, demostramos que somos la sala de emergencia número uno del país, y jamás se remitió a ningún paciente a otro centro asistencial”, dijo.

Cifra oficial. Sobre el número de fallecidos, Medina señaló que la cifra de 54 muertos siempre fue manejada directamente por el Ministerio Público, que estaba autorizado para tratar el tema y cuyos funcionarios fueron los encargados de hacer los procesos de ley correspondientes.

“El sábado en la mañana llegaron a la morgue del hospital un grupo de patólogos traídos de Caracas para realizar las autopsias de ley, identificación de cadáveres y entrega a sus familiares” dijo el director del hospital.

La requisa. Los pranes “Darwin” y “el Chueco”, y dos pastores evangélicos murieron el 25 de enero al resistirse a la requisa en la cárcel de Uribana, lo que originó el incidente en el lugar.

Funcionarios de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional llegaron a la cárcel el 24 de enero en la noche y permanecieron con tanquetas en las inmediaciones de Uribana. La requisa estaba pautada para las 4:00 am del día siguiente. A partir de las 8:00 am los agentes intentaron llevar a los presos a un sitio llamado “la pista” para la revisión. El supuesto enfrentamiento comenzó porque los reos se resistieron.

De acuerdo con la ministra del Servicio Penitenciario, Iris Varela, 106 armas y 12 granadas fueron hallados en siete “caletas” en Uribana y descubrieron armamento de alto calibre y cuatro túneles.

Valera indicó que continuarán los trabajos de remoción de escombros y que se reacondicionará el penal. Dijo que en un lapso no mayor a dos meses los presos regresarán al centro penitenciario.

Incidentes en la sala de emergencias

Ruy Medina, médico y director del Hospital Central Antonio María Pineda, en Barquisimeto, estado Lara, comenzó a trabajar en ese centro de salud en 1964, cuando en la sala de emergencias había sólo cuatro camas. Dijo que cuatro eventos han marcado la sala de emergencia de ese hospital:

  • En 1981 un avión cayó en Barquisimeto y 18 personas murieron y 21 resultaron heridas.
  • Ese mismo año, 31 personas murieron en un accidente en la vía de Duaca entre un colectivo y un camión cisterna.
  • 18 personas resultaron heridas debido a una trifulca cuando se inauguró el centro penitenciario de Uribana.
  • El año pasado, durante un “coliseo” en la cárcel de Uribana 21 presos fueron atendidos en la sala de emergencia del hospital por heridas cortantes. Sólo cuatro tenían heridas punzo penetrantes en el abdomen y tórax, que ameritaron cirugía.