• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

A 120 niños les regalaron un día lejos de las hostilidades del barrio

Los pequeños disfrutaron una jornada de vacaciones en el campamento Mi Refugio, localizado en Caucagua

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bajo una llovizna repentina, el tobogán inflable se hundía y balanceaba en todas direcciones: un grupo de 10 niños brincaba simultáneamente sobre el plástico mojado. Un poco más allá, algunos se bañaban en la piscina y otros corrían sobre la grama. En total, 120 niños dejaron los sectores populares en los que viven para pasar un día en el campamento Mi Refugio, en Caucagua, estado Miranda.
La actividad fue organizada por la Fundación Dale la Mano a tu Par, que desarrolla proyectos para hijos de privados de libertad y habitantes de sectores populares. Ayer en la mañana los niños salieron de Coche, el 23 de Enero, Catia, Antímano, La Pastora, Guarenas y Guatire, y fueron llevados a la finca de 19 hectáreas. Allí tuvieron un receso de su entorno hostil, y montaron a caballo, pintaron, corrieron, jugaron y recibieron regalos de San Nicolás.
Gilber Caro, director de la fundación, explicó que trabajaron con líderes comunitarios, que se encargaron de seleccionar a varios niños de cada sector. Llevaron a pequeños con condiciones familiares difíciles: con algún padre en la cárcel o con hogares de muy bajos recursos.
Durante las actividades, aprovecharon para hablar a los niños sobre Venezuela –cada estación del campamento llevaba el nombre de una región del país–, y sobre la importancia de frenar la violencia y el consumo de drogas. “Queremos que vean que hay personas que se interesan por ellos”, dijo Caro. Leonardo Trechi, otro de los organizadores, señaló: “Nuestra intención es que pasen un día diferente al de su cotidianidad, lleno de energías positivas”.
Vanessa López, estudiante de Sociología, recibía los dibujos que hacían los niños más pequeños, apoyados sobre el suelo de una cabaña. Uno de ellos pintó a su familia, bajo una lluvia de motas rojas. “Muchos no tendrán una Navidad normal por la situación de sus hogares. Esta es una manera de que vivan un poco el espíritu de la época”, afirmó.
Celia Fernández, activista ambiental del 23 de Enero, se disfrazó de reno y empezó a contar cuentos bajo la churuata. Preguntaba a los niños por San Nicolás y ellos respondían con entusiasmo. La líder comunitaria llevó a un grupo de 23 pequeños de su zona. “Ellos viven en una situación de violencia muy fuerte, y esta es una alternativa para que cambien de ambiente. También es un llamado a la sensibilidad: si todos aportáramos, seríamos una sociedad distinta”.
La intención de Caro es fomentar el trabajo de los líderes comunitarios. Para próximos años, dijo, las invitaciones al campamento dependerán de los logros de los activistas. Es decir, si un líder se dedica con ahínco a generar cambios, podrá llevar a mayor cantidad de niños. “Queremos que las comunidades entiendan que se deben ganar las cosas con esfuerzo. Hay que ir más allá del regalo”, apuntó.

Menos cárceles. Esta es la primera vez que la fundación organiza un día de campamento en diciembre. Desde hace tres años, su proyecto principal es repartir juguetes a los hijos de privados de libertad –se denomina Santa en las Cárceles–.
Mariana Bustamante, otra de las organizadoras, explicó que generalmente asisten a las colas de las visitas en los centros penitenciarios. Sin embargo, este año tuvieron problemas para obtener los permisos en varias cárceles. Por eso organizaron el día de campamento. En esta ocasión esperan repartir 3.000 juguetes.
Algunos de los intentos de la fundación dieron resultado –señaló Bustamante– pues pudieron entregar regalos en el Servicio de Protección Integral del Niño, Niña y Adolescente de Miranda, en una reunión que se realizó el jueves. En los próximos días irán a cárceles en Apure, Aragua, Sucre y otros estados.
Otros planes
Además de la entrega de regalos, la Fundación Dale la Mano a tu Par construye el Centro de Formación para la Paz en el barrio El Milagro, localizado en Guatire. Leonardo Trechi, integrante de la organización, explicó que allí dictarán cursos y darán capacitación para el trabajo.
Gilber Caro, director de la fundación, informó que la construcción está avanzada, pero se necesitan recursos para terminarla. Esperan que esté lista a mediados de 2013.
Trechi señaló que en ese centro se hará la prueba piloto: si se demuestra su eficiencia, replicarán la experiencia en otras localidades. Más información sobre proyectos de la fundación, en los que cuentan con la ayuda de empresas privadas, se puede ver en www.dmtupar.com.