• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

En 50 kilómetros de la autopista operan cinco agrupaciones delictivas

Comisiones policiales se mantienen en las zonas montañosas de Carabobo | Foto Tibisay Romero

Comisiones policiales se mantienen en las zonas montañosas de Carabobo | Foto Tibisay Romero

A veces en esa zona se reporta más de un homicidio en un día. Usuarios destacan que el tramo era más seguro cuando existían los peajes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las personas que viajan a diario por la autopista que conduce de Puerto Cabello a Valencia coinciden en que urge iluminar esa vía de constante tránsito, pues comunica el puerto más importante del país con el resto del territorio nacional.

Muchos trabajadores de los muelles y de la ciudad costera viven en Valencia. Por ese tramo de aproximadamente 50 kilómetros de autopista se desplazan también los que van a las playas de Carabobo y Falcón, así como a estados como Yaracuy, Zulia y otros del occidente.

Bajo el manto de espesa oscuridad que domina la vía en las noches se amparan las bandas delictivas de la zona, una de las cuales, denominada Los Sanguinarios de El Cambur, fue la responsable del asesinato de la ex Miss Venezuela y actriz Mónica Spear y de su ex esposo Thomas Berry, el 6 de enero a las 10:40 pm.

Para los cuerpos policiales de la zona el trabajo no ha sido sencillo. Funcionarios de la Policía Municipal de Puerto Cabello que prefirieron no identificarse señalaron que a veces creen que han logrado desarticular un grupo y luego reaparece.

“Las bandas se reagrupan porque en pocos meses dejan en libertad a los integrantes que logramos capturar o, simplemente; otros sujetos se erigen como nuevos líderes”, explicó un funcionario policial.

En la zona cercana a El Cambur, parroquia Democracia de Puerto Cabello, la policía municipal ha identificado cinco bandas distintas: Los Sanguinarios de El Cambur, Los Rapiditos, El Churro, Los Valencianos y El Manchas.

La invasión El Churro es, tanto para funcionarios como para usuarios de la vía, el sitio más peligroso. El asentamiento se caracteriza porque allí habitan numerosos antisociales que tienen lazos familiares, bien sean cercanos o extendidos, con otros del sector. En su mayoría son muchachos jóvenes, incluso menores de edad.

Otro hecho común es que existe complicidad de algunos vecinos que no denuncian a los delincuentes que van escalando de posición a medida que cometen crímenes, bien sea por temor o porque reciben beneficios de ellos. Les denominan "cocos secos", que abundan en los sectores El Churro, Las Tablas, Los Caballitos y Los Naranjos de esa zona de la carretera vieja, indicaron fuentes policiales.

Viaje de día

Jacobo Vidarte, director de la ONG Planificación y Estrategia del Centro de Investigación en Educación y Seguridad Vial, señaló que es importante tomar en cuenta lo que en materia de seguridad se conoce como triángulo del delito: el delincuente, los recursos materiales con que este cuenta y la oportunidad. Este último elemento es el más sencillo de controlar por la ciudadanía, por lo que recomienda no aportar datos en Facebook ni en el estado del teléfono, en colas bancarias, entre otros, para no informar a los delincuentes sobre las pertenencias o rutinas que tiene la persona.

Vidarte recomendó que se planifiquen los viajes para horas diurnas y de ser posible junto a otros vehículos. “Trate siempre de viajar detrás de vehículos de carga o particulares a una distancia prudencial”, indicó.

Los usuarios frecuentes de la vía se quejan del riesgo permanente de robos y secuestros en las noches debido a la escasa iluminación, aunque también ocurren delitos de día.

“Es importante que haya luz en esta autopista. De noche esto parece la boca de un lobo”, indicó en una estación de servicio en Taborda, Zayda López, conductora que viaja a diario hacia y desde Valencia.

En la autopista Valencia-Puerto Cabello hay ojos de gatos que separan el hombrillo del canal lento y que se iluminan con las luces de los carros. “Cuando funcionaban los peajes, uno veía más vigilancia y grúas en la autopista”, agregó López.

Otro detalle que refieren usuarios consultados es que el canal lento tiene enormes huecos en varios tramos que deben esquivar para que no se pinchen los cauchos de los carros.

“Los que no conocen estas troneras caen y se accidentan. Además, pasan muchas gandolas todos los días”, dijo Rafael Marcano, conductor que viajaba a Valencia.

Adicionalmente, señalaron que con regularidad los conductores deben detenerse porque les lanzan objetos filosos o piedras a los vehículos desde el monte cerca de la autopista. “Tristemente esta vez la historia fue horrible y contra una figura pública”, acotó Marcano al referirse al crimen de la ex Miss Venezuela.

Crimen en Venezuela

El diario español El País dedicó su editorial del 10 de enero al asesinato de Mónica Spear y su exesposo: “De nada han servido los afanes de Nicolás Maduro (como antes los de su mentor, Hugo Chávez) por ocultar las cifras galopantes de criminalidad, incluida la censura a los medios de comunicación”. Sostiene que el homicidio de la pareja “ha puesto patas arriba la estrategia oficial de silenciar la inseguridad”.

Destaca que Venezuela se ha convertido “en uno de los cinco países más violentos del mundo”. Concluye que si el chavismo “quiso ganarse la lealtad de las bandas para usarlas como fuerza de choque (…) la estrategia le ha salido muy cara al país”.

Acción policial

En el pueblo de El Cambur funciona un módulo de la Policía Municipal de Puerto Cabello. Hay otro punto de control debajo del distribuidor del lugar que controla la Guardia Nacional Bolivariana, igual que lo hace en el del antiguo peaje de Taborda, muy cerca de El Palito.

Los recorridos de vigilancia los efectúan la GNB y la Policía Nacional Bolivariana.

Un ex funcionario de la policía que pidió no ser identificado, indicó que el problema es que El Cambur se encuentra alejado de Puerto Cabello y resguardado por montañas. Eso permite que los antisociales huyan hacia escondites en lo alto o en madrigueras y sitios enmontados cerca del río Aguas Calientes.