• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

105 familias del río San Juan esperan casas ofrecidas desde 2010

Denuncian abandono y negligencia por parte de las autoridades locales, nacionales y regionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego del desbordamiento del río San Juan el 5 de diciembre del año 2010 en la población de La Llanada, los 105 damnificados de Cumaná siguen esperando las viviendas prometidas por el Gobierno nacional.

Algunos salones del polideportivo Félix "Lalito" Velásquez sirven de refugio para 21 familias ubicadas por número en habitaciones. Antes había 34 familias, pero por las condiciones infrahumanas obligaron a 13 familias a abandonar ese lugar para vivir arrimadas con sus parientes. En el refugio de El Timonel, localizado en la avenida Universidad, viven cerca de 61 familias.

Colocaron dos vallas grandes en la entrada del lugar que servía de posada para los turistas de Cumaná, donde expresan con letras rojas y negras: "Presidente, somos los damnificados de Cumaná". Otras 10 familias siguen refugiadas en una carpa de Protección Civil-Red de Atención Inmediata al Ciudadano, localizada en la avenida Rotaria.

El Gobierno Nacional, por medio del Ministerio de las Comunas y Protección Social, comenzó la construcción de las casas. Hasta ahora sólo están listas dos, ejecutan el vaciado de la losa de siete y colocan la estructura metálica del resto. A los afectados les dijeron que terminarían de construir las viviendas en tres meses a principios de este año. La incertidumbre y la desesperación se vislumbran en los ojos de las 21 familias que residen en el refugio Félix "Lalito" Velásquez de la avenida Cancamure.

Abandono
En el refugio del polideportivo hay dos áreas para los damnificados. Una de ellas está detrás del gimnasio, diagonal a una cancha. En diciembre del año 2010 era casi imposible ir hasta las habitaciones porque los militares controlaban la entrada. El jueves 6 de septiembre fue fácil entrar en 7 habitaciones.

Desde que se sube las escaleras se observa la falta de mantenimiento. Un salón donde estaban los médicos cubanos sólo sirve para albergar a 3 familias. Los damnificados no reciben asistencia médica, los pequeños carecen de recreación y mucho menos reciben ayuda del gobierno municipal, regional o nacional. Sólo Mercal y Fundaproal les suministran alimentos. En un cuarto conviven hasta 3 familias con 6 niños. La privacidad "la perdimos con la crecida del río", comentaban entre ellos ese día. Hay un solo baño para tantas familias, el cual está lleno de cloacas e insectos por la falta de saneamiento.

Los colchones en los que duermen se deterioraron. Rafael Quijada, vocero de los damnificados, dijo que están preocupados porque carecen de una fecha de entrega de las viviendas y ya tienen dos años esperando. "Deberían acelerar la construcción de las casas con más mano de obra de la Misión Saber y Trabajo y familiares que están disponibles". Quijada lamenta la situación, porque esta Navidad será la tercera en un refugio.

"Nuestra petición es que nos ayuden con la Ley de Refugios en la que dice que no podemos vivir sin asistencia. Aquí vivimos en un total abandono. Nos hemos tratado de reunir con Andreína, la responsable del ministerio en construcción de viviendas de los damnificados. Queremos que haga una asamblea y vea que estamos viviendo como animales". Ana Vásquez, damnificada, vive con sus tres hijos junto a otra familia donde hay tres niños desde hace un año y ocho meses. "Mi vida es mala porque vivimos cerca de unas cloacas desbordadas, también hay muchos insectos.

Para acá no viene nadie del Gobierno, lo único que quiero es mi vivienda porque este refugio no es digno". El damnificado Andrés Sánchez se enfermó por una bacteria que se alojó en su estomago; no sabe si fue por el agua que consumió. Carmen Muñoz, refugiada en el polideportivo, dijo que todos se enferman por la cantidad de cucarachas que hay en el lugar. Ella está preocupada por su mamá Marina Muñoz, quien es diabética. "Yo me paro obstinada todos los días, siento que todo el mundo me debe algo. Uno llora de la impotencia", señaló al secarse las lágrimas.

Este año fue Cumanacoa
Con la crecida del río Manzanares el mes pasado resultaron afectadas un total de 50.000; 628 quedaron damnificadas en 11 refugios de la parroquia Cumanacoa. Los sectores perjudicados por las lluvias en el municipio Montes son Los Cedros, Acarigua, Cumanacoa, Montalbán, Mercado, Nísperos, Carabobo, Santa Inés, Las Rosas, Arias, Barrio Blanco, San Baltasar, La Florida, Las Flores, 5 de Julio, Los Ranchos, San Salvador, La Fragua, Los Dos Ríos, Yoroco y La Polamaca. El Gobierno prometió construir 500 viviendas con 26 millones de bolívares, alrededor de 200 casas aisladas en 20 hectáreas de la parroquia San Lorenzo, en la parroquia Acarigua, Arenas y Cumanacoa. También ofrecieron a los damnificados de este año que ejecutarán un urbanismo con 300 casas.