• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Dos protestas colapsaron la ARC y la Variante Bárbula-San Diego

Largas colas se presentaron en diversas vías de Valencia, Guacara, San Diego y Naguanagua

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos protestas que comenzaron ayer en la mañana hicieron colapsar el tránsito automotor en la Autopista Regional del Centro, a la altura de Guacara-Yagua, y la Variante Bárbula-San Diego y generaron largas colas.

Desde las 8:00 am la autopista conocida como Variante Bárbula-San Diego fue cerrada por un grupo de estudiantes de la Universidad de Carabobo, sentido San Diego-Naguanagua. Los jóvenes protestaron por el déficit presupuestario en esa casa de estudios y atravesaron un autobús en plena vía pública.

Horas antes la protesta la escenificaron en el arco de Bárbula donde quemaron cauchos y también atravesaron dos autobuses de la UC. La congestión permaneció hasta el mediodía.

Se quejaron de que el déficit presupuestario que lo vivencian a diario en el comedor –sólo reciben almuerzo– sin cena como era lo habitual. Relataron que padecen de la falta de mantenimiento de algunas unidades de transporte universitario.

Por viviendas

Otro grupo protestó también desde tempranas horas de la mañana en el distribuidor de Yagua. Son dueños de viviendas de los urbanismos Agua Marina, en Guacara, y Roraima, en San Diego. Exigían la culminación de las residencias. Con su acción impidieron el tránsito por la Autopista Regional del Centro, entre Yagua y Guacara.

Desde hace dos años el Gobierno intervino ambos urbanismos debido a irregularidades y estafas que habrían cometido las empresas constructoras contra los propietarios, pero hasta el momento el Ejecutivo tampoco termina las obras.

Ronald Puentes dijo que se trata de casi 1.100 las familias que fueron estafadas y aún esperan por la entrega de sus viviendas. “No hay soluciones evidentes”, afirmó.

Indicaron los manifestantes que buscan soluciones concretas. En Agua Marina existen 313 residencias ya casi listas, pero sin servicios públicos, como agua, luz, cloacas. Y otras 380 familias aguardan por recursos para terminar sus casas. En el Roraima, en San Diego, también está paralizada la construcción de 450 casas.

Puentes dijo que esperan una reunión con Ricardo Molina, ministro para la Vivienda y Hábitat, para que les dé soluciones concretas.