• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Con cacerolazos rechazan apagones en Sucre

Corpoelec / Eleonora Delgado/El Nacional

Corpoelec / Eleonora Delgado/El Nacional

Representantes del sindicato de Corpoelec señalan que la falta de mantenimiento ocasiona las fallas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque desde comienzos de año en el estado Sucre se ha aplicado un estricto programa de racionamiento, anunciado vía correo electrónico a los medios de comunicación, Francisco Malavé, secretario general del Sindicato Eléctrico de Corpoelec, señaló que los problemas están lejos de superarse. “No hemos logrado aumentar ni mantener la capacidad de energía para alimentar a toda la población de Sucre”, aseguró.

La población lo sabe. Para un poblador de Sucre, un apagón promedio puede durar entre media y una hora, aunque ya han ocurrido al menos tres veces esté año fallas graves de 12 horas o más horas. La frecuencia con la que ocurren ha empeorado con respecto al año pasado en sectores como la zona de Paria (municipios Bermúdez, Arismendi, Cajigal, Valdez, Andrés Mata, Mariño, Libertador) donde casi todas las noches las comunidades se quedan a oscuras, bien sea por una falla o por el racionamiento. Es decir, se les va la luz todas las noches, con o sin aviso.

En Cumaná, quienes dependen de la subestación Manzanares, tienen una falla de luz al menos una vez a la semana  que puede ir de 10 minutos hasta una hora, sin contar los constantes picos y bajones que ocurren durante el día. Pero las fluctuaciones ocurren en todo el estado. “Perdimos la cuenta. Por eso se queman los equipos”, afirmó José Antón, habitante de Cumanacoa, municipio Montes, quien asegura que por allá el problema con el servicio eléctrico se agrava cuando llueve, un árbol cae encima de un transformador o un papagayo afecta la línea de esa población.

Por otra parte, los nuevos desarrollos habitacionales de la Misión Vivienda han aumentado la demanda: en el sector de Cumaná donde hay urbanismos nuevos la demanda pasó de 300 megavatios a 400 megavatios.

Joel Córdova, habitante del sector Caigüire de Cumaná, dijo que se ha acostumbrado a vivir con el sistema eléctrico actual y sus limitaciones. “Hace dos meses sufrimos un apagón de una hora aproximadamente y los cortes programados son anunciados por la prensa a diario”, señaló.

José Luis Fernández, habitante de la calle Rivero, manifestó que todos en la región han sufrido cortes de luz de una hora en más de una ocasión en lo que va de año. “Por mi casa sentimos los apagones con más frecuencia dos días antes de las elecciones presidenciales de abril. Nunca llamamos a nadie, la luz llegó de pronto”, recordó.

Pablo Rodríguez, vocero del partido Socialismo y Libertad, afirmó que no puede dejar de reconocer los problemas del servicio. “Los cortes de electricidad son constantes. En Carúpano tocan cacerolas a cada rato cuando se va la luz y Cumaná no escapa de eso”, aseguró.


Pérdidas empresariales. Los empresarios de Sucre –que suman más de 2.000– se han visto afectados por los apagones en horarios laborales, en especial aquellos que poseen heladerías o carnicerías.

Carmelo Canmarata, presidente de la Cámara de Comercio, indicó que los comerciantes se han visto en la necesidad de usar plantas eléctricas que cuestan desde 1.000 bolívares hasta más 10.000 bolívares.

Destacó que tanto la utilización de las plantas eléctricas como los apagones afectan los costos operativos de las empresas porque cuando hay una falla de luz, usan la planta sólo para prender unos bombillos y la caja registradora, pero eso no sustituye el servicio eléctrico.

“Los locales no pueden prender los aires acondicionados, lo que trae como consecuencia que se presta un servicio al público no eficiente. Se pierden ventas”, comentó Canmarata .

Refirió que Corpoelec se encarga de hacer inspecciones a las empresas, a los hoteles y a los comercios para verificar que están cumpliendo con el ahorro energético: “Cada día exigen más, mientras que en las calles hay postes de alumbrados público prendidos todo el día”.

Los comerciantes y los ciudadanos han tenido que aprender a sobrevivir en medio de una crisis de energía eléctrica, señaló Canmarata. “Seguimos en las mismas; no se perciben las mejoras del servicio eléctrico. El resultado de los cien días no se percibe porque los comerciantes seguimos usando las plantas y acomodando los horarios para cumplir con el ahorro energético”, afirmó.


Equipos insuficientes. El sindicato de Corpoelec aseguró que los racionamientos o cortes programados aplicados en algunas zonas de Cumaná y en Araya se deben a que hay muchas fallas en el sistema regional y nacional.

Una de las fallas más graves en Sucre es la falta de mantenimiento de las líneas de transmisión, de vehículos y de materiales para atender los reclamos diarios por caídas del servicio luz, entre otras.

“Necesitamos camiones con doble cesta. Y, por lo menos, 20 vehículos más sólo para atender a Cumaná. Ahora tenemos 3 vehículos”, afirmó Malavé. El sindicato entregó una comunicación al subcomisionado de Corpoelec, Ángel Trujillo, en la que le exigen la incorporación de personal liniero porque algunos fallecieron o se jubilaron. Los linieros y el resto del personal operativo no pueden hacer revisiones de transformadores ni de circuitos por las carencias en equipos de seguridad y vehículos.

A estos problemas se les suma la necesidad de un nuevo circuito para atender la demanda de urbanismos en la vía de San Juan y Cantarrana, en el municipio Sucre, generada por las obras de la Misión Vivienda y de constructoras privadas. “Tenemos saturado el circuito San Miguel, en la vía Cancamure. No se le puede dar luz a los urbanismos. Por eso se le está pidiendo a Pdvsa para que construya un nuevo circuito aledaño a esta población”, explicó el vocero.

El Gobierno nacional invirtió 1,47 millardos de dólares en la construcción de la planta termoeléctrica Antonio José de Sucre, además de otras inversiones en ejecución de nuevas líneas como las 6 asociadas a la subestación Cumaná II. “Para mejorar el sistema eléctrico de Sucre se necesita el mantenimiento de las subestaciones y las líneas, la construcción de nuevos circuitos y alimentadores en la parte de distribución. Si no logramos alimentar nuevos circuitos, entonces, no hemos hecho nada porque no hay de dónde sacar esa energía para nuevos urbanismos”.

La empresa eléctrica ha realizado algunos mantenimientos en los circuitos de Cumaná, Carúpano, Araya y Paria para evitar algún apagón de mayor magnitud. Siguen anunciando la inauguración de la termoeléctrica para noviembre. 


RECUADRO 1

Recursos desperdiciados

César Rincones, diputado de la Asamblea Nacional e ingeniero en electricidad, indicó que a la falta de mantenimiento de las líneas de transmisión se suma el incremento de la demanda, que es mayor a los 400 MW de la región.

Recordó que estaba en ejecución un proyecto de aumentar la línea que viene de Guanta II-Barbacoa-Casanay para alimentar a Carúpano-Paria-Cumaná y Margarita. Este proyecto sigue en Pdvsa pero aún no se ha terminado.

Lo que se ha visto en Sucre es la construcción de las subestaciones eléctricas, las cuales funcionan con gasoil. Son totalmente obsoleta; fueron traídas de Cuba con vieja tecnología. “No solamente es costoso, sino que también se está prestando para el tráfico de gasoil desde Güiria, Sucre, hacia Trinidad”.

Reiteró que la falta de inversión, ejecución de proyectos y mantenimientos ha ocasionado que Sucre sea uno de los estados con más racionamientos eléctricos.

Sobre la termoeléctrica que se anunció en julio de 2004 y se prometió finalizar para marzo de 2012, dijo que sigue sin finalizarse. Corpoelec había informado que la tendría lista para septiembre de este año, pero se conoció que se pospuso ahora para noviembre. La planta generará 400 MW en una primera fase, aunque el proyecto real es de 1.000 MW para Sucre y Nueva Esparta. Se prevé que se pondrá en funcionamiento con energía de Puerto La Cruz.  



RECUADRO 2

Fallas memorables

El 7 de abril 30% de Cumaná se quedó sin luz por más de 14 horas por un incendio ocurrido cerca de la subestación Tres Picos, lo que afectó la subestación Cumaná II y 3 líneas de alta tensión

El 18 de abril la península de Araya, municipio Cruz Salmerón Acosta, se quedó sin servicio eléctrico por una avería en la conexión del cable subterráneo. Esta falla duró más de 12 horas. El jueves 6 de junio, Araya sufrió otro apagón de 6 horas debido a un trabajo de mantenimiento que no fue reportado a los medios de comunicación.





@marimagdys