• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Posadas son las más afectadas por los apagones en vacaciones

Posada "El Solar de la Luna"

Imagen referencial. Posada "El Solar de la Luna"

Las fallas de luz pueden durar minutos o hasta horas como ha ocurrido en Táchira y Sucre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empresas prestadoras de servicios turísticos en la isla de Margarita han registrado pérdidas equivalentes a 5 días laborables (120 horas semestrales), además de molestias a los usuarios, por las continuas fallas en el servicio de electricidad.

Francisco Briceño, presidente del Colegio de Profesionales en Turismo, especificó que las quejas más recurrentes en los hoteles de hasta 3 estrellas es que no pueden utilizar los ascensores ni disponer de servicios de alimentos y bebidas cuando no hay electricidad. Tampoco funcionan las bombas de agua.

Briceño destacó que las posadas, los hoteles de menor categoría y los comercios de calle son los más afectados por los apagones, ya que por una providencia del Ministerio de Energía Eléctrica, los hoteles 5 estrellas y los centros comerciales están obligados a instalar plantas generadoras.

“Esa obligación representa un desembolso mínimo de 1.200 millones de bolívares para los empresarios del sector”, explicó.

Los trabajadores de las tiendas del puerto libre se quejan de estar perdiendo comisiones por ventas, pues cuando se cae el suministro de electricidad, los puntos electrónicos de venta no funcionan.

“Eso lo que hace es reducirnos las comisiones por ventas y, en definitiva, los ingresos que percibimos además del sueldo”, expresó Glorys Salazar.

Jesús Rafael Millán, mesonero de un restaurante en la avenida 4 de Mayo, aseguró que en algunos casos deben arriesgarse a recibir pagos en cheque, porque la electricidad se va después de que los clientes han consumido los alimentos y bebidas.

“Eso representa pérdidas para los dueños de los negocios. En muchos casos ni siquiera nos dan propinas por falta de efectivo”, señaló.

Sucre disminuido. Los constantes apagones en la ciudad de Cumaná, capital del estado Sucre, y en otros municipios como Cruz Salmerón Acosta, Bolívar y Carúpano han afectado los servicios de las posadas, hoteles y hasta del sector comercio, que agrupa a unos 700 establecimientos en todo el estado.

Los posaderos de Sucre relataron que las fallas de luz que varían entre dos veces a la semana y hasta cuatro veces en el mes de agosto afectaron el servicio de dar habitaciones a turistas de Caracas, Puerto La Cruz y Valencia porque si la luz se va de noche no reciben nuevos huéspedes.

Lilia Pérez, dueña de Hostal La Cazuela, cuenta que a inicios de la semana pasada se les fue la luz después de las 6:00 pm por dos horas. Dejó de hospedar a unos turistas por miedo a que fueran delincuentes aprovechando la oscuridad.

“Además, donde no hay luz se convierte en un área restringida. Los turistas no van y los comerciantes pierden”, dijo Pérez, que afirmó sentirse privilegiada porque está al lado de la gobernación y las fallas de luz nunca duran más de dos horas.

Mientras, en la posada Cumaná, que está ubicada cerca de la iglesia Santa Inés, dicen que las fallas de luz se incrementaron y que este mes ha habido cuatro apagones. Jesús Marín, recepcionista, relató que no cuentan con plantas eléctricas, sólo con unas luces de emergencia en la parte de afuera. “Cuando tenemos apagón, nuestros huéspedes deben aguantar el chaparrón”, acotó.

Algo parecido ha ocurrido en el hotel Astoria, según indicó Antonia Serrano, encargada del local; “Tengo luces de emergencia y no tenemos planta eléctrica. Nuestros huéspedes deben soportar estar sin luz, pero la gente se queda igual”.

Asdrúbal Rodríguez, secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio, dijo que conversó con cinco grandes empresarios y que éstos le manifestaron que las fallas del servicio de electricidad “los tenían locos”.

Agregó que en el centro de la ciudad y en la avenida Perimetral, la luz se va prácticamente todos los días y no cuentan con plantas eléctricas. “Cuando hay un apagón, los comerciantes tienen que paralizar la actividad económica por hasta medio día; por supuesto, que tenemos afectaciones económicas”, afirmó.

Los peores apagones. La situación del turismo a oscuras se ha agudizado en Falcón luego de los planes de ahorro energético implantados por el desplome de la torre 233 de la línea 230kv Planta Centro-El Isiro, en Yaracal.

Se espera que la cifra de visitantes rebase las 3 millones de personas durante esta temporada.  Juan Guanipa, presidente de la Cámara de Turismo de Falcón y gerente de la red de hoteles Miranda Cumberland, dijo que, aunque la ocupación en el estado es de 100%, la situación con la electricidad es un problema sin solución.

“Aparte de la torre caída estuvimos afectados por racionamientos que debían durar dos horas y se prolongaban hasta cinco. Los operadores turísticos que no tienen plantas son los que se ven más afectados”, señaló Guanipa. Destacó que, aun cuando algunos prestadores de servicios cuentan con plantas eléctricas, éstas no permiten ofrecer todos los servicios a los visitantes.

Yonny Sangronis, gerente de una tienda de ropa informal y de playa, asegura que la primera quincena de agosto fue un fracaso.

“En tiempos normales se venden hasta 4.000 bolívares diarios; con el problema de luz sólo podemos abrir el negocio 4 horas”. 

En Táchira están inscritas 200 posadas, según registros de la Asociación de Posaderos. Sus administradores echan mano a plantas eléctricas o velas con el fin de hacer menos incómoda la estadía a los turistas cuando ocurren los apagones. Expresan que los cortes eléctricos no han sido constantes ni prolongados en esta temporada vacacional.

“A la gente no le gusta estar a oscuras. Cuando uno está en su casa, uno se adapta, pero cuando la gente sale y paga por un servicio, se molesta si esto ocurre. Se apagan ventiladores o televisores, invado la posada con velas y linternas pero eso es molesto para el turista”, comentó Lenny Carrero, presidente de la Asociación de Posaderos del Táchira.

Algunos tienen plantas pequeñas que no se dan abasto cuando se registran apagones. Otros no cuentan con ellas porque resultan costosas y hay gastos que deben ser atendidos como los alimentos y artículos de aseo que, debido a la escasez, deben ser pagados al doble y hasta el triple de su precio.

El otro inconveniente es el acceso al combustible para el funcionamiento de las plantas eléctricas, pues está prohibida su adquisición en envases en estaciones de servicio y las personas deben disponer de la asignación establecida a través del sistema automatizado de suministro de combustible para sus vehículos.

El hidrocarburo también deben compartirlo con los turistas que llegan a las posadas mientras tramitan el tag. 

El Dato

Los dueños de hospedajes de cualquier categoría señalan que no pueden mantener encendidas las plantas eléctricas 24 horas diarias porque representa un alto costo en combustible y para evitar la contaminación ambiental y sónica que esos equipos generan.

Las Cifras

19% de los ingresos de Corpoelec en Nueva Esparta proviene del pago de facturas de los empresarios hoteleros

500 establecimientos de Sucre se ven afectados por los cortes de luz después de las 6:00 pm

70% del presupuesto de la Gobernación de Falcón para 2013 depende del ingreso turístico