• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

El aeropuerto de los cuatro vuelos

Los empleados son los únicos que circulan continuamente por el aeropuerto de Higuerote | FOTO FRANCESCA COMMISARI

Los empleados son los únicos que circulan continuamente por el aeropuerto de Higuerote | FOTO FRANCESCA COMMISARI

Elías Jaua, presidente de Corpomiranda, aseguró que el aeródromo potenciaría la capacidad turística de Barlovento 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 18 de octubre, a las 12:00 pm, fue cancelado el único vuelo comercial del Aeropuerto Nacional de Higuerote con destino a Los Roques. Pese a que el archipiélago es uno de los lugares turísticos más cotizados en el país no hubo pasajeros que tomaran el avión.

El terminal aéreo es un sitio desolado a primera vista. Es cotidiano que una de las pocas distracciones de los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana sea observar a una empleada mientras limpia el piso entre cuatro podios vacíos o que, simplemente, luzcan absortos con la programación transmitida en dos televisores con pantalla de plasma. Los militares no son los únicos que buscan distracciones, pues en el kiosco de chucherías y bebidas no hay clientes, y detrás de la taquilla de cobro de la tasa aeroportuaria se sienta una joven dedicada a la lenta revisión de papeles.

Los tres empleados administrativos, dos de servicios generales y una de mantenimiento, y los cuatro guardias nacionales que custodian el sitio constituyen el único tráfico permanente en ese aeropuerto. Solamente viernes y domingo hay vuelos comerciales, y de lunes a jueves funciona como sitio de prácticas para alumnos de aviación, paracaidistas y para la recepción de vuelos privados.

Si las noticias no lo hubiesen reseñado, se creería que las operaciones comerciales no han comenzado. El 23 de agosto, el lugar recibió a centenares de personas que deseaban confirmar los rumores que circulaban desde hace años en la población: el Gobierno había reinaugurado un terminal aéreo en Higuerote.

“Ahora estamos reactivando este importante aeropuerto, que estaba abandonado y que va a potenciar la capacidad turística de Barlovento”, dijo en ese momento el entonces presidente de la Corporación de Desarrollo de la Cuenca del Río Tuy Francisco de Miranda, Elías Jaua. No obstante, el resultado de 2 meses de operaciones es paupérrimo: 19 vuelos comerciales hacia Los Roques (único destino que ofrece el aeródromo).

En espera están vuelos hacia La Tortuga, La Blanquilla, La Orchila, Coche y Margarita. Para el último destino podrían viajar pasajeros a partir de diciembre. “Por ahora salen dos vuelos hacia Los Roques los viernes y dos más de regreso los domingos. De las cuatro aerolíneas, que tienen puestos en el aeropuerto, funciona únicamente Aereotuy”, indicó el gerente general del terminal, Lester Aguilarte Sucre.  En promedio se trasladan 20 turistas por vuelo desde Higuerote.

Aguilarte señaló que Conviasa está a la espera de la llegada de un lote de aviones comprados en Francia para asignar algunos a ese terminal y poder abrir las rutas hacia Margarita, que contarían con vuelos para 27 pasajeros. La línea aérea Albatros comenzará actividades comerciales el próximo año, después de que la pista de 1.200 metros sea ampliada, pues sus aeronaves son más grandes y no pueden maniobrar. “Chapiair en principio iba a funcionar después de la inauguración, pero los aviones solo tienen capacidad para 7 pasajeros y parece que no es rentable. No estoy al tanto de cómo comercializan los boletos”, dijo Aguilarte Sucre.


Reinauguración a medias. El Ministerio del Transporte Acuático y Aéreo gastó 24 millones de bolívares para la rehabilitación del sitio, 50% más que el total previsto por el ente en mayo de este año, cuando se anunció la obra. El titular de la cartera, Hebert García Plaza, dijo entonces que los trabajos consistirían en el drenaje de la pista, acondicionamiento de las infraestructuras del Cuerpo de Bomberos Aeronáuticos y la torre de control.

De las 360 hectáreas de terreno, solo se encuentran habilitados 326 metros cuadrados, según el gerente general. Aunque el edificio donde esperan los pasajeros para abordar el vuelo está dotado con aire acondicionado, televisores y varios asientos, la seguridad es punto débil: solamente cuentan con 4 guardias nacionales del CORE-5 destacados día y noche, además de los recorridos nocturnos de los funcionarios de la Policía de Brión, Policía de Miranda y Guardia del Pueblo. No hay cámaras y solo instalaron un arco detector de metales en la entrada de abordaje.

Aguilarte indicó que están optimizando las medidas de seguridad con un cercado perimetral y la construcción de un portón a 600 metros, ubicado específicamente después del puente que comunica el aeródromo con la avenida Aeropuerto.

“Creo que todavía no se le ha dado mucha publicidad al aeropuerto, por eso es que hay poco flujo de personas. Pero este terminal será una solución para los viajeros de la zona este de Caracas”, dijo esperanzado Aguilarte.


Un misterio para los lugareños


Los habitantes de Higuerote aún se sorprenden cuando se les dice que el aeropuerto de su localidad está funcionando. En un recorrido por el centro de la ciudad, solo 3 de 10 entrevistados aseguraron que había operatividad en el aeródromo. En las vías cercanas no hay señales de tránsito que indiquen al turista la ruta para llegar al terminal aéreo. Un letrero oculto en la maleza informa que está a 500 metros de distancia.

“No hemos palpado directamente el flujo de entradas adicionales”, afirmó el gerente encargado del hotel & resort Aguasal Fiesta Inn, Javier Narváez.

De igual forma opinaron los comerciantes de la avenida Aeropuerto, que están a la espera de un aumento en la clientela y en el servicio de electricidad, que actualmente falla cada 15 días en el sector Aguasal.

Los únicos que han percibido un incremento en los ingresos son los taxistas de la línea Farallón Center, que llegaron a un acuerdo con la gerencia del aeropuerto para facilitar los traslados, pues el terminal no cuenta con un servicio de transporte propio.

“Hasta cinco viajes hacia Caracas se consiguen los fines de semana desde el aeropuerto. Una carrera cuesta 600 bolívares”, dijo Jesús Vargas, conductor de la línea.



Proyectos

-         Apertura de cuatro locales para la venta de comida, ropa y artesanías en el aeropuerto. Se han presentado cientos de síntesis curriculares para los puestos de trabajo.

-         Ampliación de la pista de aterrizaje a 2.000 o 2.100 metros. Se tiene previsto que empiece el próximo año.

-         Construcción de una pista paralela de 3.600 metros. Aún es un anteproyecto que está en evaluación.

-         Licitación para kioscos cercanos al aeropuerto, para los que se han presentado por lo menos cinco empresas.

-         Creación de un aeropuerto internacional.