• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Virgen del Valle: 103 años con la mirada hacia el mar

Vitral en la Basílica Nuestra Señora del Valle / Foto Roberto Rasquin

Vitral en la Basílica Nuestra Señora del Valle / Foto Roberto Rasquin

Hoy se conmemora el día de la Patrona de Oriente, una virgen que es adorada en todo el país con fervor y entusiasmo. En la isla de Margarita se celebra con especial devoción, en la que se espera que este año asistan unas 70.000 personas a la Basílica Menor de Nuestra Virgen del Valle

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un 8 de septiembre de 1911 el papa Pío IX autorizó al Obispo de Guayana, Antonio María Duran, para llevar a cabo la coronación canónica de la Virgen del Valle, como la patrona del Oriente y de los pescadores. Hoy se celebra con fervor los 103 años de este nombramiento de una de las vírgenes más veneradas de Venezuela.

 Pero antes de esa fecha, “Vallita” ─como la llaman en Barcelona, Cumaná y Margarita─ ya era adorada por muchos por la cantidad de milagros que se le atribuyen. Todos los años una marea de gente se moviliza en septiembre para vestirla, cantarle y pasearla por el mar, como una muestra de devoción.

 El Santuario de la virgen, ubicado en el Valle del Espíritu Santo, en Margarita, Nueva Esparta, es el escenario principal al que acuden sus fieles. Sin embargo, en Anzoátegui y Sucre su imagen es constante en las esquinas, en las calles y en las sonrisas de quienes ha iluminado.

 En el Oriente de Venezuela, conocido por sus playas y grandes paisajes, se respira cada 8 de septiembre un aire distinto. El sentimiento es el de un pueblo bendecido, que ha sido tocado por la madre de Dios.

 Camino de milagros

Testimonios que sustenten los milagros de Vallita abundan, pero tres leyendas la llevaron a consagrarse como una de las protectoras de los venezolanos.

Algunos aseguran que llegó al país con los españoles, quienes fundaron, en la isla de Cubagua (Nueva Esparta), la ciudad de Nueva Cádiz. En 1541 un huracán azotó el poblado y aunque los daños fueron catastróficos, la figura de la Inmaculada Concepción quedó intacta. Decidieron resguardarla en la hacienda El Valle, en Margarita, lo cual dio origen a su nombre.

Su manto sagrado no abandonó a los margariteños, quienes en 1608 ya depositaban su fe en ella. Ese año la isla atravesaba una fuerte sequía, lo que llevó a sus habitantes a realizar una procesión y, según relatos de la época, al llegar a la Asunción comenzó a caer una fuerte lluvia en el lugar.

Para los pescadores, cuando una lancha zarpa al mar, siempre “Vallita” los acompaña: en el nombre del bote, con su imagen o en sus oraciones. Es por ello que también se le conoce como “La patrona de los marineros”.

Una de las más grandes pruebas de su protección se encuentra en las adyacencias de su Templo. Un pescador llamado Domingo buscaba perlas en el fondo del mar, cuando una raya lo hirió con su aguijón. Los médicos consideraron amputarle la pierna, pero su esposa, en lugar de resignarse, se refugió en las oraciones hacia la virgen. El hombre sanó rápidamente y ofreció a su protectora la primera perla que hallara, la misma que hoy se encuentra en el museo del Santuario.

Cada año más personas se acercan para al Valle del Espíritu Santo a contar sus historias. Estiman que este año 70.000 personas acompañen la procesión en Margarita a 103 años de su coronación canónica.