• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Vecinos demandan cierre del vertedero de La Guásima por contaminación

Desde hace más de 45 años fue instalado el vertedero en La Guásima

Desde hace más de 45 años fue instalado el vertedero en La Guásima

En Libertador al menos 350.000 personas están afectadas por el depósito que recoge la basura de cinco municipios. Problemas respiratorios, irritación en ojos y piel son algunas patologías

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si en algo coinciden vecinos que residen en las cercanías del vertedero de basura de La Guásima, en el municipio Libertador del estado Carabobo, es en que esperan el cierre del lugar por la contaminación que genera.

Tienen muy fresca la imagen del incendio que duró más de una semana a comienzos de este mes y que causó una humareda con olores pestilentes.

Las molestias por esta situación no se hicieron esperar e incluyeron problemas respiratorios, ardor en los ojos, garganta, nariz, alergias en la piel, lo que ocasionó incluso ausentismo escolar.

Celia Pacheco vive en La Pedrera y refirió que los malos olores se sentían más intensamente en la mañana. “El olor era como azufre muy fuerte. Uno sentía que la nariz se irritaba”.

Adicional a eso, sus hijos perdieron varios días de clases por recomendación de los bomberos debido al humo que invadía distintas zonas, entre esas la escuela del lugar. “Veíamos como pasaban bomberos y camiones con tierra hacia La Guásima para tratar de apagar el incendio. Ahora están muy pendiente de lo que allí ocurre”, destacó Pacheco.

Mayra Villarreal tiene una tienda en el sector y explicó que el humo y el mal olor duraban día y noche. “Era muy fuerte, especialmente para las personas que viven en la calle que lleva al vertedero”, dijo.

José Contreras, residente de La Honda, indicó que algunos días sentía ardor en los ojos y ganas de toser. “Pero esto no es nuevo. Llevo años viendo el desastre que nos trajo el botadero de basura aquí”, recalcó.

“La brisa se llevaba en parte la humareda hacia el sector de La Honda y La Pocaterra, pero aquí en La Pedrera nos afectó también el incendio”, comentó María Pérez. Recalcó que hay niños que presentaron cuadros alérgicos y de asma.

“Lo ideal es que mudaran ese botadero de aquí”, apuntó Pérez. Sin embargo, piensa que habrá consecuencias ambientales para la zona por el hecho de que durante tantos años colocaron allí esa basura.

La Guásima. Desde hace más de 45 años fue instalado el vertedero en La Guásima. Allí depositan los desechos cinco municipios que integran la Gran Valencia: Los Guayos, Libertador, Naguanagua, San Diego y Valencia.

Durante años se ha discutido sobre cuál debe ser el destino de la disposición final de la basura y han surgido innumerables proyectos para darle solución a este problema.

La semana pasada, el alcalde de Valencia, Edgardo Parra, anunció que la construcción de una planta de procesamiento de desechos sólidos –en la vía El Paíto al sur de la ciudad-, contaba ya con la aprobación previa del Ministerio del Ambiente.

Este ministerio es el órgano encargado de formular las políticas sobre la gestión integral de residuos y desechos sólidos, entre otras funciones, tal como lo establece el artículo 7 de la Ley de Gestión Integral de la Basura, promulgada el 30 de diciembre de 2010. También hay responsabilidad en este diseño que atañe a gobiernos regionales y municipales.

Ante la demora en la extinción del último incendio en La Guásima, el gobernador Francisco Ameliach designó una comisión para ocuparse del asunto, asumió el control del vertedero y decretó la emergencia sanitaria en la zona.

Afrontar el problema. La ONG Comisión Ambiental de Tocuyito se ha ocupado de estudiar cómo afecta a los residentes la cercanía del el vertedero, así como buscar salidas para la situación.

Ana Soto, de la organización, relató: “Han pasado muchos años y la vida nos ha cambiado, porque somos arropados por cortinas de humo, siendo un municipio con más de 350.000 personas que nos vemos afectados por La Guásima”.

Señaló que de forma directa las zonas que padecen más el problema son la urbanización Pocaterra, avenida La Luz, La Honda, Banco Obrero, Simón Bolívar, Bicentenario, avenida La Honda, casco central de Tocuyito, El Rosario, Los Chorritos, Barrio Bueno, Fundación CAP, Nueva Valencia, La Guásima, El Vigia, El Molino, La Esperanza, La Pedrera, entre otras.

De acuerdo con la información que manejan en esta ONG, los síntomas que presenta la gente incluyen neumonías atípicas (contraídas por bacterias en el aire), irritación de garganta, de fosas nasales, vías respiratorias, de vista y también problemas cutáneos.

Contaminación de aguas. El ingeniero sanitarista Manuel Pérez Rodríguez explicó que el vertedero ha perjudicado el recurso agua, tanto subterránea como superficial, con sus lixiviados.

Están afectadas las quebradas La Bermeja, Zanjón Dulce y El León, que todas desembocan en el río Paíto, principal tributario del embalse Pao-Cachinche, “la principal fuente de agua del Sistema Acueducto Regional del Centro”, subrayó.

Desechos plásticos

El vertedero genera gases como metano, anhídrido carbónico, óxidos de nitrógeno y sulfuro de hidrógeno que son producto de la fermentación anaeróbica de la materia orgánica contenida en la basura, que se liberan a la atmósfera y contribuyen con el calentamiento global, explicó Manuel Pérez Rodríguez.

“Al mismo tiempo potencia el riesgo de provocar incendios en las profundidades de la capa de basura que por años se ha acumulado y que son difíciles de extinguir. Se requiere la aplicación de una gruesa capa de material arcilloso que corte o impida la presencia de oxígeno, tal como hubo que hacer la segunda semana de enero de 2013”, aseveró.

El impacto más grave para la población de Tocuyito es producido por la combustión de gran cantidad de desechos plásticos en la basura. “El principal componente químico de los plásticos comunes es el cloruro de polivinilo (PVC) que genera un par de compuestos, furanos y dioxinas, cuyos potenciales tóxicos y cancerígenos ha sido ampliamente comprobados internacionalmente”, resaltó Pérez Rodríguez.

El dato

Durante el incendio a comienzos de enero, la basura se acumuló en los cinco municipios que llevan sus desechos a La Guásima porque los camiones no podían ingresar al vertedero.