• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Tradicional "alumbramiento" se hizo de día por inseguridad y falta de luz

Familiares llevaron flores y luces a sus deudos  / Martin Coronado

Familiares llevaron flores y luces a sus deudos / Martin Coronado

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal, ofició la tradicional misa en memoria de los fieles difuntos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La conmemoración del Día de los Fieles Difuntos congregó a más de medio millón de personas en el Cementerio Municipal de Sucre desde ayer temprano en la mañana.

El tradicional “alumbramiento”, que se hace en las noches cuando se prenden velas, no se pudo llevar a cabo porque en el camposanto reina la delincuencia después de las 6:00 pm, no hay alumbrado público y tampoco seguridad policial o castrense, afirmó la vendedora de flores, Maribel Sabilar, quien tiene 40 años expendiendo el producto y cinco años visitando a su mamá Rosa Mata.

Durante un recorrido por esta necrópolis se pudo observar el flujo de personas ayer a las 6:00 am, dos policías motorizados dando algunas rondas, abundantes arbustos en mil tumbas y la escasez de agua en casi todos los tanques usados para las flores.

Pese a las dificultades notorias del lugar localizado frente al Internado Judicial de Cumaná, el monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, ofició la tradicional misa en memoria de los fieles difuntos para que sigan descansando en paz.

Encuentro familiar

Las ventas de flores, velas y hasta comida abundaron en la entrada principal y dentro del cementerio. Las familias acudían con sus hijos y algunas personas fueron solas a colocar las flores y prender la vela para hacer el “alumbramiento” de día.

Carmen Marcano, habitante del sector de La Llanada, fue temprano a colocar un ramo de flores con pompones y crisantemos a su mamá Elva Marcano, que murió hace dos años, y a sus abuelos Julio Marcano y Lorenza de Marcano, que fallecieron hace muchos años. Dice que hace el “alumbramiento” de día porque no se puede quedar muy tarde.

Mariela La Barbera aseguró que como ella conmemora esta tradición en Cumaná, en San Juan también lo hacen, tanto que la mayoría de los niños deja de asistir a clase en las ocho escuelas de la parroquia desde el jueves. “Tengo que continuar con la celebración de nuestros ancestros y colocar flores a mi abuela Kleotilde Márquez que falleció hace siete años y mi abuelo Eustoquio Medina hace 20 años. Uno tiene que venir temprano porque esto es peligroso, esto se queda solo”.