• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Trabajadores tomaron empresa Suramericana de Soplados

Escogieron una junta administradora que velará por el funcionamiento de la planta en Los Guayos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un grupo de trabajadores que prestaban sus servicios a la empresa Suramericana de Soplados en el municipio Los Guayos de Carabobo, tomó temporalmente, la mañana de este martes, las instalaciones de la compañía, junto a representantes de la Superintendencia de Precios Justos y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Esta empresa que producía tanques para vehículos, amaneció cerrada el pasado 29 de septiembre con candados en sus puertas y un pendón que informaba a los 23 empleados que los accionistas decidieron su disolución anticipada, y en consecuencia la liquidación y cierre de la misma.

Desde entonces, los trabajadores han hecho numerosos llamados públicos y reuniones para que se solventara su situación.

Este martes, los que ingresaron junto a integrantes de la Sundee de Carabobo y de la GNB realizaron un recorrido y un inventario en las líneas de producción con la aspiración de que las operaciones puedan ser reanudadas en enero del año próximo.

El coordinador de la Sundee en esta entidad, Carlos Hernández, dijo que con esta medida buscaban garantizar el derecho al trabajo de los empleados.

También señaló que integraron una junta administradora que fue escogida por los propios trabajadores que se ocupará de la administración y producción de la empresa.

Yepsi Rodríguez, que fungía como secretaria del Sindicato de Suramericana de Soplados, presidirá la junta administradora junto a cuatro de sus compañeros de la planta.

Señaló que buscan poner a funcionar la máquina de soplado que es el corazón de la empresa.

Rodríguez destacó que esperan que las labores se reanuden pronto para producir los tanques que requiere la industria automotriz.

El dato

El 29 de septiembre la gerencia de la empresa  informó a los trabajadores –en el pendón colgado en la puerta-  que resultaba inviable para Suramericana de Soplados mantenerse abierta por nueve meses sin producir un número de unidades que le permitiera cumplir con sus obligaciones laborales, mercantiles, financieras y tributarias, por lo que desde esa fecha el cierre sería definitivo.