• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Sonaron cacerolas frente a la casa del gobernador

En el sector La Arenosa, la Guardia Nacional Bolivariana detuvo a una persona que no participaba en la manifestación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La paciencia del pueblo de Guanare está llegando a su fin. El sábado en la noche la gente salió a las calles a protestar con cacerolas y cauchos encendidos en varios puntos de la ciudad por el problema de la crisis eléctrica.

La reacción no fue fortunita ni orquestada por nadie, como los voceros gubernamentales han querido hacer ver en otras oportunidades. La población salió a la calle de forma espontánea en respuesta a tres apagones que se registraron en la ciudad, a las 2:00 pm, a las 6:00 pm y a las 9:00 pm, todos de 2 y 3 horas de duración aproximadamente.

Hubo sectores como el barrio La Arenosa, a la altura de la calle 11 con carrera 7, donde la luz se fue a la 1:30 pm y a las 9:00 pm todavía no contaban con electricidad. Allí, donde tampoco reciben el servicio de agua, los vecinos salieron a protestar con cauchos encendidos y la respuesta de la Guardia Nacional Bolivariana fue la detención de un hombre identificado como Deivid Pérez, de 28 años de edad, que regresaba de su trabajo y estaba viendo la manifestación.

Sandra Piñango, madre del detenido, expresó que esa no debe ser la respuesta contra una protesta pacífica porque en el país hay derecho de manifestar. Además, aun cuando reconoce que ella sí formaba parte del grupo que expresaba su descontento, asegura que su hijo no tenía nada que ver con lo que allí sucedía. “La Guardia Nacional Bolivariana insultó a todo el mundo como si fuéramos perros, cuando lo que queremos es solución para la luz y el agua, gente eficiente en esos cargos”.

 

Casa del gobernador. Otra protesta y cacerolazo enérgico se llevó a cabo desde las 6:30 pm hasta después de las 10:00 pm frente a la casa del gobernador Wilmar Castro, en la urbanización San Francisco de Guanare. Indignados por los recurrentes y prolongados apagones, los vecinos se apostaron frente a la residencia del mandatario regional para pedir una explicación por la crítica situación eléctrica.

La protesta originó una gran movilización de los cuerpos de seguridad, que acudieron al lugar para protegerlo y evitar que ocurrieran hechos de violencia o vandalismo.

El contralmirante Reinaldo Castañeda, secretario general de Gobierno, fue al sitio y habló con los manifestantes. Les explicó que el problema de la luz era nacional y que se debió a la caída de la línea 230, lo que generó una gran contingencia en Táchira, Barinas y Portuguesa.

Cabe mencionar que el gobernador del estado no estaba en su casa en ese momento, porque se hallaba en la ciudad de Acarigua organizando la visita del presidente encargado, Nicolás Maduro.

Los vecinos escucharon las excusas de Castañeda, mas no las aceptaron. Le dijeron al secretario general de Gobierno que no se le dice la verdad al pueblo y tampoco se han asumido soluciones estructurales al problema eléctrico. “Todos nosotros pagamos la luz y por eso no debería caerse el servicio a cada rato”, expresó uno de los manifestantes. “Nosotros no queremos violencia, nuestras armas son estas cacerolas. Usted vino a resguardar unas instalaciones, pero quién resguarda a todos los venezolanos que no podemos andar en las calles con 16 guardaespaldas como anda usted. La respuesta que queremos es seguridad y que mejoren los servicios”, finalizaron.