• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

San Cristóbal necesita dos hospitales para descongestionar el Central

El tomógrafo tiene dos meses sin funcionar a causa de una avería, y los pacientes con cáncer no pueden practicarse la radioterapia | Foto: Eleonora Delgado

El tomógrafo tiene dos meses sin funcionar a causa de una avería, y los pacientes con cáncer no pueden practicarse la radioterapia | Foto: Eleonora Delgado

A 54 años de fundado, en el más importante centro de salud del suroccidente del país se practican 1.300 cirugías mensuales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Hospital Central Universitario José María Vargas de San Cristóbal es el centro asistencial más importante del suroccidente del país. Tiene un presupuesto calculado para atender a pacientes de la entidad; sin embargo, pese a las dificultades para funcionar, la calidad de los servicios y los apuros que sufre la red hospitalaria de entidades circunvecinas, recibe pacientes de Mérida, Sur del Lago de Maracaibo, Barinas, Alto Apure y Amazonas, y hasta del departamento colombiano Norte de Santander.
“El Central”, como suelen denominarlo los pacientes, fue construido a finales de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, pero el presidente no lo pudo inaugurar a causa de las acciones cívico-militares que conllevaron a su salida del poder, en enero de 1958.
La estructura fue diseñada para atender de 400 a 500 pacientes, con servicios básicos de cirugía y maternidad. 54 años después alberga 300 camas más y los servicios se han diversificado al extremo de que funcionan, entre otros, unidades de cuidados intensivos para adultos, niños y recién nacidos, radioterapia, traumatología y 17 posgrados en Medicina, con formación universitaria permanente.
Eustiquio Glod, director regional de Redes y Servicios, indicó que la mayoría de los pacientes acude al Hospital Central porque las redes ambulatorias no cuentan con suficiente personal ni servicios, mientras que en los Centros de Diagnósticos Integral surgen críticas por la calidad de los análisis que practican y la preparación del personal.
“Si en la ciudad tuviésemos dos hospitales más, disminuiría la incidencia y se brindaría una mejor cobertura”, dijo Glod. Subrayó que al principal centro asistencial llegan, sobre todo, pacientes de otros estados con traumatismos craneoencefálicos severos y quemaduras graves. También, hipertensos y diabéticos con complicaciones. Los registros evidencian que la condición socioeconómica de los enfermos y sus familias es muy precaria.
En el centro de salud practican un promedio de 1.300 cirugías mensuales, pero quienes tienen afecciones crónicas deben sacrificarse y aguardar mucho tiempo para entrar en quirófano porque los casos de urgencia privan sobre ellos.

Intervenido sin dinero. En septiembre de 2011, el Ministerio de Salud intervino el Hospital Central por presuntas irregularidades administrativas, denuncias de familiares de pacientes por la compra de materiales y medicamentos para recibir atención, así como por el fallecimiento de neonatos. Los trabajadores se quejan de que el centro no puede contratar más personal porque los que deben pasar a retiro, cerca de 1.000 personas, siguen cobrando sin trabajar, pese a que cumplieron los años de servicio.
“La intervención es la peor farsa que se le ha dado al pueblo”, dijo Joel Contreras, director del centro asistencial. Agregó que a través de la Gobernación del Táchira, Instituto de Beneficencia Pública Lotería del Táchira y Corposalud se hacen importantes esfuerzos para donar materiales médicos y quirúrgicos.
Gerson Díaz, de Corposalud Táchira, señaló que la intención de la intervención fue tapar los errores de anteriores ministros de Salud, que contrataron 17 obras, muchas de ellas pagadas en su totalidad, y no se ejecutaron.
Refirió que la ministra Eugenia Sader inauguró oncología pediátrica, pero no cuentan con el recurso humano y el tomógrafo no funciona porque lo enviaron sin los dispositivos necesarios.
“El área de gases la dejaron incompleta. Las inauguraciones fueron más mediáticas que operativas porque se aproximaban las elecciones presidenciales”, agregó Díaz.

Una historia    
Sandra Contreras Varela es trabajadora social y laboró en la Gobernación del Táchira por mucho tiempo, hasta que debió ser recluida en el Hospital Central por sufrir un síndrome antifosfolípido y poliarteritis nodosa, condición que le ha provocado nueve trombos pulmonares y, en consecuencia, debe ser considerada paciente de alto riesgo. Estando en cama fue despedida por la pasada administración.
“Yo tuve la voluntad de ir a decirle al presidente Chávez que fui botada estando incapacitada, y se vio en la obligación de reincorporarme”, dijo la mujer. Agradeció y reconoció las gestiones realizadas en la administración del gobernador César Pérez Vivas para mantener los servicios en el centro asistencial y aliviar la carga de familiares y pacientes cuando deben hacer uso del Hospital Central de San Cristóbal.
“Esto demuestra que si se administran los recursos con buena fe y con la ayuda de Dios, siempre se logran los objetivos”, agregó la mujer.

El Dato
Los servicios con más demanda son pediatría, emergencia quirúrgica de adultos, obstetricia, ambulatoria y traumatología. La mayoría de las intervenciones quirúrgicas se practican en traumatología, neurocirugía y cirugía general

Las Cifras
24.000 nacimientos anuales se registran en el Táchira
6.000 nacen al año en el servicio de Maternidad
54.032 emergencias se atendieron entre enero y septiembre de 2012
8.187 pacientes fueron intervenidos quirúrgicamente entre enero y septiembre