• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Planta de tratamiento Punta Gorda opera a 10% de su capacidad

Planta de tratamiento Punta Gorda / Luis López

Planta de tratamiento Punta Gorda / Luis López

Deficiencias persisten desde hace siete años. De 32 aireadores que purifican el agua funcionan 3, y una sola de las cuatro piscinas. Personal labora sin equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La planta de tratamiento de Punta Gorda, ubicada en Mare Abajo, está operativa solo en 10% de su capacidad por fallas en las máquinas. De las cuatro inmensas piscinas para la recolección y tratamiento de las aguas servidas solo funciona una y tres permanecen vacías; de las cuales dos están cubiertas de maleza.

Del grupo de 32 aireadores, que se encargan de eliminar las bacterias y purificar el agua contaminada, solo tres se encuentran operativos.
De un inmenso depósito de residuos los trabajadores retiran el material contaminado manualmente y sin equipos, lo que afecta su salud. Las aguas se vierten al mar sin tratamiento alguno, contribuyendo a la contaminación de las playas.

Grúas, aires acondicionado para mantener salas de máquina y el sistema de iluminación presentan deficiencias que han empeorado en siete años. El personal responsabiliza a la empresa KR Construcción, encargada del lugar, por el colapso que presenta; según denunciaron Carlos Alejandro Alvarado, Rodolfo Aponte, Roger Palmares, Luis Correa y Juan Peralta, trabajadores de la empresa.
 
Se desvían  los  recursos. Informó Carlos Alvarado, jefe de operaciones, que ignoran que han hecho con los recursos millonarios que asignan anualmente desde el Ministerio del Ambiente.

“En el año 2012 pagaron nuestros sueldos en tres oportunidades y en lo que va del 2013 solo dos. Desvían los recursos de mantenimiento y de nómina de personal y el lugar presenta progresivo deterioro. Se ignora por qué el Ministerio del Ambiente ha permitido que este importante sistema de aguas servidas, que ha tenido inversiones millonarias del Estado, hoy está aniquilado por negligencia”, acotó.

Agregó que son once personas quienes laboran en el lugar, no reciben equipos de seguridad industrial y han sido desmejorados en sus sueldos. De 3.000 bolívares se les redujo a 1.200 bolívares sin explicación alguna.

“El viceministro del Ambiente, la gobernación e Hidrocapital conocen de las fallas porque han visitado en reiteradas oportunidades la planta, pero no han hecho correctivos. Hay una complicidad que afecta nuestro desempeño y hasta la salud de miles de personas que acuden los fines de semana a las playas.”, dijo Alvarado.

Juan Peralta, trabajador, informó que están laborando en condiciones inhumanas. “Se retrasan en el sueldo, no contamos con seguridad social y en este momento estoy enfermo, y en esas condiciones acudo al trabajo o de lo contrario me descuentan. No se respeta la Ley del Trabajo y el maltrato al personal es permanente por parte de la empresa administradora, KR Construcción”, aseveró.

Informó Peralta que sin equipos de seguridad baja el personal hasta el fondo de una de las piscinas a retirar toneladas de residuos con una vara con colador. “El resto de agua va al mar, contaminada”, comentó.
"Por uno de los canales se aprecia como circulan las aguas servidas a las playas, la acumulación de residuos y los sistemas de purificación colapsados", dijo Roger Palmares, trabajador.

“Luego de ser purificadas por los aireadores deberían llegar a otras piscinas para verterlas al mar o darles otro uso, pero al estar colapsado el sistema todo va al mar, impuro”, acotó. Agregaron los trabajadores que la planta no está en capacidad para atender la demanda para la cual fue diseñada, y en la actualidad más de 90% de las aguas servidas de toda la región terminan contaminando las playas.

Una de las medidas inmediatas es hacer las auditorías a la empresa para determinar en qué han destinado los recursos y sancionar a los responsables de la corrupción que impera con los fondos millonarios destinados a la operatividad de la planta, señalaron.
“Una obra que permitiría recoger todas las aguas servidas del estado, y contribuir con el saneamiento ambiental, está quebrada por desidia de los funcionarios del Ministerio del Ambiente”, acotó Alvarado.

Obra inconclusa

La construcción de la planta de tratamiento de Punta Gorda se inició en 1989 y desde entonces ningún Gobierno se ha dispuesto a ponerla en total funcionamiento.

Con la activación a máxima capacidad se podría evitar el daño ambiental que ocasionan las aguas servidas al caer a nuestras playas, se podría reciclar el agua para uso no doméstico; como los auto lavados, el riego de palmeras -que por cierto hoy están de moda en nuestro estado-, el riego de cualquier jardín o área verde; incluso los residuos sólidos se podrían utilizar como abono para nuestra producción agrícola, expresó el historiador Rubén Contreras.