• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Peluquerías y lavanderías sufren pérdidas por los apagones

Otro de los problemas que enfrentan los pequeños empresarios es que los apagones dañan sus aparatos eléctricos | Foto Dexcy Guédez

Otro de los problemas que enfrentan los pequeños empresarios es que los apagones dañan sus aparatos eléctricos | Foto Dexcy Guédez

Hasta 800 bolívares dejan de ganarse los negocios de estética por cada hora sin electricidad. Además gastan mucho dinero en comprar protectores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los microempresarios de Nueva Esparta no dejan de sufrir los embates de las fallas eléctricas que se registran en la región a cualquier hora del día, bajo la denominación de “plan de administración de la carga”.

Mayerline Rodríguez es estilista profesional y tiene una peluquería en el sector La Plaza de Paraguachí, en la vía playa El Agua, en la que atiende no solamente clientela local sino que muchos turistas extranjeros que residen o visitan esa zona ya se han hecho sus clientes.

Afirmó que en una hora sin electricidad deja de ganarse hasta 800 bolívares, dependiendo del servicio que solicita el cliente. Aseguró que en una jornada de trabajo entre las 10:00 am y 5:00 pm, los ingresos por esa labor pueden alcanzar hasta 4.500 bolívares.

Refirió que el 2 de noviembre, Corpoelec implementó un plan de administración de la carga debido a reparaciones de emergencia del cable submarino, y entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde el servicio fue intermitente.

“La luz se iba a cada rato y eso molesta no solamente a uno sino también a los clientes. El que está siendo atendido se estresa y los que están en espera se van”, subrayó Rodríguez.


Tiempo irrecuperable. Joana Villegas tiene una lavandería en la calle San Rafael, en Porlamar, único sustento para ella y su familia. Al igual que el resto de los microempresarios de Margarita, las constantes fallas eléctricas golpean el progreso de su negocio al punto que en ocasiones tiene que trabajar los domingos para lavar la ropa que queda pendiente por causa de los apagones.

“Hay clientes que vienen contando con su ropa y no se la tengo lista porque ha habido algún apagón durante el día. Eso me cambia toda la agenda del dí, porque ese tiempo perdido no se recupera”, afirmó.

Reconoce que en los últimos días han visto que las fallas son menos frecuentes; sin embargo, teme que al comenzar en firme la temporada por vacaciones decembrinas la situación se complique justo cuando aumenta considerablemente la demanda de los servicios que presta.

Destaca que sin electricidad su negocio queda totalmente cerrado, ya que hasta la única puerta de acceso es eléctrica. “Todo funciona con electricidad, incluidas las bombas de agua. Cuando no hay luz no puedo ni cobrar porque el sistema no me permite”, recalcó Villegas.

Daños en los artefactos. Villegas aseguró que los constantes apagones amenazan los artefactos de su empresa, y los protectores para evitarlo han elevado tanto los precios que representan un alto desembolso para la dimensión de su negocio.

No obstante, destaca que para no correr riesgos tiene que adquirirlos a sabiendas de que la empresa Corpoelec no le responderá por los daños.

Aseguró que en protectores para las lavadoras, secadoras, aparatos de aire acondicionado, bomba de agua y computadora es necesario gastar “un dineral”.


ElDato

Horas extras

Ambas comerciantes coinciden en que cuando sufren apagones prolongados se ven en la obligación de extender sus horarios de trabajo para poder complacer a los clientes. Aseguraron que incluso han tenido que trabajar los domingos para honrar sus compromisos con los clientes. “Eso representan horas extras que tenemos que pagar por la mala prestación de un servicio que pagamos religiosamente, porque eso sí: sino pagas te cortan inmediatamente”, puntualizó Rodríguez.