• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Margarita sin materia prima para empanadas

En el estado Monagas autoridades regionales encabezaran inspecciones antiescasez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las empanaderas, areperas y los perrocalenteros se quedaron sin las principales materias primas para la elaboración de esos alimentos, debido a la marcada escasez de harina de maíz precocida y de trigo.
Desde la madruga los vendedores de perros calientes y hamburguesas de Margarita y Coche hacen largas colas en las fábricas de esos ingredientes esenciales para la elaboración del producto con el cual se ganan la vida.
En la distribuidora Bone Pan, una de las principales de Porlamar, Nicolás Vargas dijo que significa un gran sacrificio tener que madrugar para poder comprar los panes que le permitan preparar los productos.
“He venido dos veces esta semana para ver si puedo comprar panes de perro caliente y hamburguesas, pero no he podido comprar la cantidad que necesito para trabajar. Hay limitaciones para comprar”, expresó.
Sin embargo, no sufren escasez de otros ingredientes, pues todavía los encuentran en el mercado.

Caso más grave. La situación de las empanaderas margariteñas tradicionales es mucho más grave, pues no hay harina de maíz en los anaqueles de los abastos y supermercados de las islas de Margarita y Coche.
Josefina Salazar, vendedora de empanadas en el centro de Porlamar, aseguró que desde hace más de una semana recorre los supermercados y cualquier otro sitio donde le digan que van a vender harina de maíz y de trigo, aunque no ha obtenido resultado.
La situación se le complica al preparar los guisos, porque no hay pollo ni carne molida en los automercados.
“Prácticamente no tenemos cómo trabajar, y esa es la única manera que tengo para mantener a mis cuatro hijos”, recalcó.
Aseguró que algunas han tenido que recurrir a la masa fácil para prepararlas, pero la demanda no es igual.
En el mercado de Conejeros y en El Valle las empanaderas y areperas están de manos atadas por la escasez de harina y otros ingredientes para preparar el demandado manjar margariteño.
Marucha Cardona, vendedora de empanadas en los puestos cercanos a la iglesia de El Valle, dijo que sigue abriendo su puesto para vender jugos y café, con el fin de poder llevar el sustento propio y el de su familia.

Santaella y Maicavares a la cabeza. Ante la escasez y el acaparamiento de alimentos y materia prima, que denuncian varios sectores en Monagas, la gobernadora Yelitze Santaella señaló que dentro de los próximos días se mantendrá un encuentro con representantes de la Alcaldía de Maturín y el director regional del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios, Isvelio Febres, para conocer las medidas que se han tomado hasta la fecha y estudiar la aplicación de nuevos mecanismos que permitan atacar con mayor eficacia la falta de productos en el mercado.
El alcalde de la ciudad de Maturín, José Vicente Maicavares, hizo un llamado a los empresarios privados y distribuidores de alimentos a que no se comprometan en acciones que pongan en riesgo su patrimonio. “Les pedimos que no se presten a las olas de desestabilización en el país”, destacó.
Agregó que, junto a funcionarios de la Fuerza Armada y los representantes del Indepabis, se realizan operativos en la ciudad.
Se pudo conocer que tres fiscales del Indepabis, junto a representantes de Sundecop, empezaron un operativo por los mercados de mayoristas de la entidad. La supervisión se extenderá a los locales que expenden pollo y carne. Desde hace varios meses los consumidores denuncian la escasez de productos como harina de maíz, papel higiénico, arroz, entre otros.
Febres informó que la institución comenzó el año con fiscalizaciones en los locales comerciales para evitar que algunos comerciantes especulen con los alimentos.

El Dato
Isvelio Febres, director de Indepabis en Monagas, recordó que durante el mes de diciembre se realizaron más de 360 fiscalizaciones que obtuvieron resultados positivos en pro del bienestar de los compradores.
Pidió a la ciudadanía en general que denuncie los inconvenientes que puedan ocurrir y exigir las facturas para que se puedan hacer los reclamos