• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Inventario de medicamentos alcanza para dos semanas

Representantes del sector señalan que reciben sólo 40% de los despachos que solicitan a droguerías

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las fallas en los medicamentos en la isla de Margarita ha ascendido a más de 60% durante las dos últimas semanas, situación que preocupa al sector si se toma en cuenta que la insularidad y la crisis en el transporte marítimo agravan el desabastecimiento.

Rafael Silva, asesor del Colegio de Farmacéuticos de Nueva Esparta, calificó de preocupante el problema, porque si bien es cierto que desde hace varios meses la crisis golpeó principalmente los fármacos regulados, en estos momentos se ha generalizado y también afecta a los no regulados.

"En Margarita estamos viviendo una situación nunca antes vista y lo peor es que no se vislumbra una salida a corto plazo. Las fallas van en ascenso tanto en los medicamentos genéricos como en los de marcas", advirtió.

Destacó que se quedaron cortos los cálculos de la Cámara de la Industria Farmacéutica en cuanto a que existen inventarios para un mes, pues es posible que la situación se siga agravando en menos de dos semanas.

Silva alertó que la angustia de no conseguir los medicamentos, complica aún más la salud de los pacientes crónicos.

Más salida que entrada.

Silva señaló que en estos momentos la salida de medicamentos en Margarita supera a la entrada, pues solamente reciben 40% de los despachos que solicitan a las droguerías.

Indicó que los pocos productos que llegan en escasas cantidades desaparecen casi de inmediato de los anaqueles.

Enfatizó que la situación no se solucionaría con liberar los dólares para la industria farmacéutica, retardo que supera los 200 días, sino también a las empresas conexas que aportan materias o materiales para los productos terminados como envases, etiquetas, tapas, entre otros.

Acotó que debido a la situación, las farmacias de la región se han visto obligadas a racionar la venta de algunos medicamentos, tal como sucede con los alimentos, para frenar un desabastecimiento más marcado.