• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Implicado en crimen de niño en Zulia está solicitado

La orden de aprehensión en contra de Juan Carlos Heras ya esta dictada. En el caso de la pizzería, la policía confirma extorsión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Juan Carlos Heras Perozo, implicado en el crimen del niño Lewis Urribarri, ocurrido el pasado jueves en Santa Rita, Costa Oriental del lago de Maracaibo, está solicitado por el homicidio de Abdenago Rafael Casanova Morales, quien fue acribillado en 2007 cuando cerraba una licorería ubicada en la avenida Urribarri del sector Puerto Escondido del mencionado municipio.

El Cicpc identificó al hombre que supuestamente dio muerte al jovencito de ocho años y dejó a su padre herido de un tiro en la cara. Luis Monroy, jefe de región, indicó se busca establecer la conexión entre Heras y el familiar de la víctima, que es trabajador de Pdvsa. La orden de aprehensión ya esta vigente.

La familia Urribarri recibió a los medios en su casa del sector La Maternidad de Santa Rita. Creen que todo se trata de una venganza en contra de Lewis Urribarri padre. Lo describieron como una persona problemática que protagonizaba muchas riñas. El pequeño, que fue enterrado el mismo viernes en el cementerio local, soñaba con ser jugador de beisbol.

El pasado jueves los Urribarri estaban frente a su casa cuando unas personas a bordo de un automóvil les dispararon y emprendieron la huida. Ayer, en el municipio comenzó a circular un mensaje de cadena escrito supuestamente por Heras desentendiéndose del homicidio del niño.

Del triple homicidio en la pizzería Eidysmar del sector Los Haticos de Maracaibo, ocurrido el mismo jueves en la noche y en el que cayó muerto Juan Diego Pacheco, de tres años, Monroy confirmó que el dueño del establecimiento se negó a pagar vacunas a unos delincuentes. Al consultársele si la extorsión provino de la cárcel de Sabaneta o si se trataba de una banda dedicada a ese delito el comisario contestó: "regularmente todas las extorsiones provienen de la cárcel".

Maryori Rosales, de 32 años, una de las víctimas fatales, fue enterrada ayer en San Francisco. De su pareja Endrick Bermúdez, de 26, quien también murió en el lugar, se supo que trabajaba en una óptica.