• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Iglesia denuncia veto para entrar en las cárceles

La Pastoral Penitenciaria de la CEV señala que en los presidios se privilegia la ideologización política por encima de la asistencia religiosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En los sucesos del Centro Penitenciario de Centroccidente, mejor conocido como Uribana, uno de los fallecidos fue el pastor evangélico Segundo Camejo, quien era voluntario en ese centro de reclusión. A propósito de este suceso, del que se cumplió un mes, tanto la Iglesia Católica como la Evangélica reiteran la denuncia de que desde hace más de un año los representantes de esos credos tienen vedado el acceso a las cárceles.
El delegado nacional de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal Venezolana, el sacerdote Ponc Capell Capell, cree que las autoridades no han dado indicios de querer mantener el compromiso de asistencia religiosa para los privados de libertad, sino que, por el contrario, lo estarían desconociendo. De hecho, asegura que de los 40 capellanes designados por los obispos en el país, sólo 26 han sido reconocidos por el Gobierno.
Capell informó que hay más de 300 laicos comprometidos con el trabajo voluntario en los 40 centros de reclusión que funcionan en el país, entre penitenciarías, internados judiciales y anexos femeninos. Ellos, a su juicio, ofrecen asistencia para que el recluso pueda replantearse su conducta, además de servir de nexo entre los familiares y el reo.
Denuncia la politización del tema penitenciario y lamenta que se fomente el voluntariado ideológico en desmedro de la orientación religiosa, algo que, a su juicio, terminará tarde o temprano, pues insistió en que la institución sobrevive a los gobiernos.
“Seguiremos trabajando con más ganas y más ilusión, porque sabemos que los ministerios pasan pero la Iglesia queda. Además, siempre habrá gente dispuesta a que las personas sientan la experiencia de Dios y tengan motivación para cambiar”, aseguró.

Entes cooperantes. María José González dirige la oficina de Cáritas en Los Teques y desde hace seis años atiende la Pastoral Penitenciaria en la región mirandina como miembro de la comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal. Cree que su trabajo responde a un llamado de Dios y por eso enfatiza que no hay excusa posible para detenerlo, pero de igual modo lamenta que el Estado limite el acceso a los penales e interrumpa la labor del voluntariado, sin comprender que ellos pueden ser “entes cooperantes”.
“Desde diciembre de 2011 no hemos entrado formalmente a los recintos penitenciarios porque tenemos una prohibición expresa del ministerio. Por esto nuestros voluntarios tienen que ir los días de visita familiar y eso hace que se limite el acompañamiento que usualmente les brindábamos y que servía como espacio para su rehabilitación”, dijo González.
La directora de Cáritas Los Teques calificó el hecho de Uribana de algo extremadamente triste que no se debe repetir otra vez. Insistió en que el sistema penitenciario debe asegurar la rehabilitación del recluso, lo que debe constituir una política pública que trascienda la manera de reaccionar ante una crisis.

Las Cifras
4.000 reclusos reciben capacitación de la Asociación Venezolana de Educación Católica en 6 penales del país.
66 talleres anuales de artes y oficios ofrece la AVEC durante todo el año.