• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Dos años sin radioterapia tiene el Hospital Doctor Miguel Oráa de Guanare

Jesús Manuel González, cirujano especialista, expresó que prácticamente todos los servicios tienen deficiencias de personal / Daniel España

Jesús Manuel González, cirujano especialista, expresó que prácticamente todos los servicios tienen deficiencias de personal / Daniel España

Pacientes pagan hasta 22.000 bolívares en sesiones de radioterapia en instituciones privadas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos años lleva la Unidad de Radioterapia del Hospital Doctor Miguel Oráa de Guanare funcionando a medias, pues las autoridades de salud no han podido reparar el acelerador lineal y el tomógrafo, instalados mediante un convenio entre Venezuela y Argentina.

Jesús Manuel González, cirujano especialista, expresó que prácticamente todos los servicios tienen deficiencias de personal, infraestructura, equipos, déficit insumos y medicinas. El problema con el tratamiento del cáncer es uno de los más persistentes

“Allí se atendían gratuitamente más de 80 pacientes diarios, que ahora deben rogar apoyo del Gobierno para costear el tratamiento en centros privados, vender propiedades para pagarlo o conseguir el apoyo de la familia para reunir el dinero”, afirmó.

González destacó que tanto el acelerador lineal como el tomógrafo de Guanare han tenido una la vida útil mínima debido a que luego de su puesta en funcionamiento, a principios de 2011, tuvieron que ser reparados en diciembre de ese año y en junio de 2012 se volvieron a dañar.

“Al personal se nos ha dicho que la razón de estas fallas es que esos equipos pasaron cuatro años almacenados sin controlar los cambios de temperatura ni otras variables. Cuando se materializó la instalación y puesta en servicio, a los equipos sólo les quedaba un año de garantía”, comentó.

Digna Fernández tiene una hermana con cáncer de cuello uterino que debió someterse a 28 sesiones de radioterapia en la Unidad Oncológica Portuguesa a un costo de 22.000 bolívares. Ahora ese tratamiento supera los 30.000 bolívares debido a la inflación.

En la actualidad sólo se ofrece allí el servicio de braquiterapia, que implica la colocación de implantes de radiación para las pacientes con cáncer de cuello uterino.

Para este tratamiento llegan personas de estados como Barinas, Cojedes y Yaracuy.

Más deficiencias

Las fallas en la electricidad también han contribuido a los problemas de tratamientos: en abril de este año la Unidad de Quimioterapia, que está ubicada en el tercer piso del HUMO, estuvo cerrada por dos semanas debido a que un lote de medicinas se dañó durante el asueto de Semana Santa porque las neveras sufrieron fallas a causa de los apagones. En esa ocasión, Blanca González y Senaida Pérez, representantes de la Fundación de Pacientes Oncológicos de Guanare (Funpogua), indicaron que el lote de químicos que se perdió también estaba dirigido a pacientes pediátricos. “Son medicinas de alto costo que representan una pérdida para el Estado y una afección directa para los 80 pacientes que diariamente se atienden en la Unidad de Quimioterapia del HUMO”, señalaron las voceras.

Además de estos problemas, Jesús Manuel González, cirujano pediatra, indicó que en el Miguel Oráa la mayoría de los especialistas tiene turno quirúrgico cada 22 días, lo que significa una mañana con el quirófano a disposición para hacer las cirugías electivas.

“En ese lapso con suerte puedo resolver 7 operaciones, de más de 150 pacientes que tengo en lista de espera. Hay días en que el anestesiólogo contratado viene de Barinas y no llega a las 7:00 de la mañana, sino luego de las 8:00 y pierdo 2 horas valiosas de trabajo. Como yo, hay 2 cirujanos pediatras más con 150 pacientes en cola”, relató.

González considera que el problema del hospital es estructural, porque todo influye para impedir las operaciones. Precisa que faltan soluciones fisiológicas, material de sutura, guantes. Sin embargo, señala que el problema más grave es la falta de anestesiólogos y de suficientes quirófanos.

Cada día deben llamar para contratar un anestesiólogo eventual porque no se tiene ninguno fijo, y los que han llegado con intensión de quedarse, se han ido porque no les pagan lo que prometieron o porque los saturan de trabajo con hasta 20 operaciones por turno de 24 horas.

RECUADRO

Colaboraciones callejeras

Parientes de enfermos con cáncer han recurrido a rifas, ventas de bienes y hasta pedir a quienes transitan por las carreteras para obtener los fondos para los tratamientos en instituciones privadas. El 18 de marzo de este año Elita García. El han recurrido a rifas, ventas de bienes y hasta pedir a quienes transita junto con otros familiares, comenzar a pedir colaboración a los viajeros que pasan por la avenida Juan Pablo II, intersección con Troncal Nº 5, a la altura del caserío La Flecha para recoger Bs. 23.000 bolívares para el tratamiento de radioterapia que requiere el cáncer de encías de su papá.