• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Hospital de Clínicas Las Delicias perdió 90% de sus especialistas en 16 meses

El personal considera que el centro médico se ha transformado en un ambulatorio grande

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de 16 meses de la creación de una empresa mixta entre la Gobernación de Aragua y el cuerpo de profesionales de la salud en el Hospital de Clínicas Las Delicias, ubicada en Maracay, personal médico y empleados que laboran en esta institución mantienen protestas permanentes ante los incumplimientos de pagos ofrecidos luego de la intervención del centro asistencial.

Con la expropiación de esta clínica, la primera que se registra en el país, los problemas para honrar los honorarios profesionales continúan, a pesar de que fue uno de los motivos que tuvo el pasado gobierno regional, a través del Consejo Legislativo de Aragua, para ordenar la intervención. Médicos especialistas, personal de enfermeras y administrativos aseguraron que la atención también ha desmejorado.

Un grupo de empleados que prefirió no identificarse aseguró que luego de la adquisición forzosa por parte de la gobernación, encabezada en ese momento por Rafael Isea, ha mermado la calidad en la atención al paciente.

"Antes, el servicio vivía abarrotado de pacientes. Ahora pasa un turno completo sin llegar algún usuario", lamentaron.

Bajaron de nivel. Freddy Carquez, médico internista que por cinco años prestó servicio en ese hospital, dijo que la pérdida de calidad es incalificable.

"Ya no somos un centro de salud sino un ambulatorio grande donde solo se cuenta con médicos residentes que brindan atención básica.

Hasta 2012, cuando se llegó al acuerdo de intervención, la clínica contaba con 200 médicos en distintas especialidades", explicó.

Señaló que 90% de los especialistas han migrado de la clínica o se inhiben de participar en las actividades médicas.

"Son contados los médicos internistas, traumatólogos y cirujanos con los que cuenta la clínica, debido a que las tres juntas interventoras que han asignado no cumplen con la cancelación de los honorarios", afirmó.

El personal de planta informó que la clínica cuenta con 70 camas para hospitalización, entre el área de piso y emergencia pediátrica y adulta. Confirmaron que muchas de estas se encuentran en mal estado.

Indicaron que los equipos que se encuentran en los servicios de Radiología, así como el tomógrafo, electrocardiograma y monitores están dañados por falta de mantenimiento, lo que obliga a los pacientes a realizarse los exámenes en otros sitios.

"En el laboratorio solo se cuenta con reactivos para realizar exámenes de hematología completa. Este deterioro en los servicios médicos se debe a la falta de inversión", destacó una de las empleadas.

Todo tiempo pasado fue mejor. Carquez explicó que esta clínica, antes de la intervención del Estado a través de la Gobernación de Aragua en marzo de 2012, era una referencia.

"Se hacían procedimientos invasivos de tipo cardiaco, funcionaba la emergencia, hospitalización, terapia intensiva, todas las especialidades médicas y tenía un alto nivel quirúrgico y traumatológico, colocándola a la altura de otras clínicas privadas de Maracay", expresó el internista.

El CLEA aprobó 22,636 millones de bolívares para las mejoras de la clínica y los pagos a los médicos, después de la expropiación. Carquez mencionó que a los especialistas solo les cancelaron 50% y todavía la actual junta interventora mantiene deudas.

"Esta clínica era el soporte del Servicio Integrado de Atención de los Trabajadores al que está adscrito personal activo y jubilado dependiente de la gobernación del estado. Ahora remiten para acá a los docentes, bomberos, policías, y empleados del Gobierno regional, así como a los jubilados, quienes no pueden recibir la atención médica ante la crisis que continúa presentando la clínica", explicó Wilmer Romero, que labora en el almacén de la institución.

Los trabajadores mencionaron que persiste la deuda del fideicomiso desde 2007, cuando abrió el centro asistencial bajo la administración del sector privado.

No les han pagado el aumento salarial a los profesionales de la salud, y a las 200 personas que renunciaron no les han cancelado los pasivos laborales.

Ante esta situación piden una auditoría minuciosa, y que el actual gobernador Tareck el Aissami investigue el destino de esos recursos.

Consideran que Hildegar Salmerón, ex secretario de Gobierno de Rafael Isea debe ser investigado, ya que fue el representante en las conversaciones con los médicos sobre el plan de recuperación de la clínica, que dio pie a la expropiación.

Quienes laboran en la institución señalaron que, en lo que se refiere a la infraestructura, ya se pueden observar algunos daños en paredes y pisos por la falta de mantenimiento.