• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Fe y devoción en la procesión del Santo Sepulcro de Villa de Cura

Procesión del Santo Sepulcro en Villa de Cura/Laudelyn Sequera

Procesión del Santo Sepulcro en Villa de Cura/Laudelyn Sequera

Miles de feligreses de todo el país se volcaron a la calle de la población para rendir homenaje a la imagen

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:



 

En un acto de devoción y fe más de 60.000 personas acompañaron al Santo Sepulcro en una procesión que partió desde la residencia de don Manuel de los Ríos, en la que permanece desde mediados del siglo XVI, hasta la iglesia San Luis Rey y elevaron plegarias por salud de presentes, familiares y el país.

El traslado de la imagen, que mide 1,65 metros y pesa 800 kilogramos, se inició a las 9:00 am y terminó poco más de las 2:00 pm cuando llegó al templo en el que permaneció unas horas para partir una vez más a recorrer los alrededores de la plaza Miranda de Villa de Cura junto con los fieles, para retornar a su casa.

En el recorrido también fueron venerados la Virgen de La Dolorosa y San Juan, El Evangelista, que acompañaron al Santo Sepulcro junto con los sacerdotes que realizan la oración de las Siete Palabras y de La Cruz.

 

De generación en generación. Mujeres, niños y hombres vestidos de blanco, algunos arrodillados, otros descalzos y con vendas en los ojos, avanzaron delante del Santo Sepulcro como un acto de gratitud ante algún favor recibido.

Noria Colmenares, una de las pagadoras de promesas, indicó que por más de 10 años ha seguido esta tradición que le dejó su madre. “Soy de Maracay y vengo cada año a seguir los pasos que mi mamá nos enseñó que es afianzar la fe, además a agradecerle al Sepulcro por la salud de mi nieto e hijos”.

Esmilda Linares, feligresa, señaló que durante toda su vida ha asistido a la peregrinación. “Caminar la procesión es parte de la tradición. Mi familia es cargadora del Santo. Este año vengo con especial afecto ya que Él curó a mi nieto de un problema respiratorio”.

Emiliano Valera, fiel devoto del Santo Sepulcro, relató que asiste a la procesión desde hace más de 40 años. “Por un problema personal fui llevado a la cárcel cuando mi hija estaba a punto de nacer, allí me hinqué de rodillas y le pedí a este padre hermoso que me ayudara y en pocas horas fui liberado; hasta hoy le agradezco el milagro”.