• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Devoción y fe transmiten las Locainas de Agua Blanca

Muñecos que exhiben durante los rituales | Archivo

Muñecos que exhiben durante los rituales | Archivo

Iniciarán proyecto para crear las Locainitas Infantiles en todas las escuelas de la jurisdicción. Castigarán simbólicamente a autoridades municipales durante un ritual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rugir del cacho de vaca anuncia el comienzo del ritual tradicional cada 28 de diciembre. Con ese sonido característico el pueblo de Agua Blanca se entera de que a su fiesta folklórica representativa de las Locainas le llegó su hora y su día. Se trata de la fecha tope cuando los cuatro grupos de Locainas recorren las calles e interactúan con cada habitante en homenaje a los Santos Inocentes.

José Luis Corbo tiene 41 años de edad y es un locainero con 32 años de tradición. Para él estas fiestas son la vida y afirma que les ha entregado el corazón hasta que Dios y los Santos Inocentes lo tengan alentado. Como la mayoría de locaineros de larga tradición, Corbo, quien es Primer Cari Cari, acompaña las fiestas porque fueron las Locainas las que le curaron una grave dolencia que padeció cuando adolescente.

Más que un día. Las Locainas son grupos de creyentes que desarrollan rituales en homenaje a los santos inocentes cada mes de diciembre, y cumplen así con pautas tradicionales impuestas por los antepasados.

Miriam Ruiz, directora de Cultura de Agua Blanca, dijo que sin bien el 28 de diciembre es la fiesta principal de las Locainas por celebrarse el día de sus inspiradores los santos inocentes, la tradición va más allá de esa fecha.

Agregó que las Locainas se activan todos los 20 de diciembre y comienzan a recorrer localidades cercanas y lejanas de Agua Blanca con los 9 velorios que no son más que rituales que cumplen los locaineros en casas de familia que los invitan para pagar promesas y conceder peticiones. Ruiz resaltó que en esos 9 velorios se materializa la profundidad de la tradición; es decir, la manifestación de fe en los santos inocentes por parte del pueblo y su respuesta recíproca inspirada en cada Locaina.

Los dueños del patio. Corbo explicó que cada Locaina se traslada con sus 25 personas o más a donde la llamen para un velorio, pero el dueño de la casa que laos invite debe dar el respeto a los locaineros, dado que cuando llegan son ellos los que mandan en el patio. El dueño de la casa debe garantizar la Puñalada (la comida) y la Creolina” (el aguardiente) para todos los participantes, además de una habitación de la casa para albergar vestuario e instrumentos.

Al llegar los locaineros piden permiso y respeto, y comienzan los bailes junto al santo, toda la noche hasta las 6:00 am. Los santos pueden ser los santos inocentes, el Divino Niño o cualquier otro que tenga que ver con los niños.

Las danzas son ejecutadas con galerones, joropo “valsiao”, rancheras, merengues, golpes, entre otros ritmos, y la indumentaria de los hombres consiste en camisa manga larga y sombrero con tiras de colores –excepto el negro que simboliza la tristeza– mientras que las mujeres deben participar en falda.

En Agua Blanca son cuatro las Locainas existentes: la número 1 Agua Blanca; la 2, El Hato; la 3, Gavilán; y la 4, Chaparral. Estos grupos convergen en las calles del pueblo y hacen la fiesta del 28 de diciembre. Las Locainas Nº 1 y 2 desfilan desde entrada de San Rafael de Onoto y las 3 y 4 van desde el puente del río Sarare hasta la iglesia de Los Santos Inocentes en la que se oficia una misa.

Posteriormente van a la plaza donde hacen El Burro, que simboliza la celda de castigo para las autoridades municipales en la que reciben pelas, los purgan y pagan una multa para salir en presencia de un abogado que lee las reglas del ritual. Finalmente vuelven a la capilla de los Santos Inocentes que es la segunda iglesia de Agua Blanca.

122 años de tradición. Este 28 de diciembre se cumplen 122 años de las Locainas y las autoridades culturales de Portuguesa se plantearon hacer de la tradición un patrimonio de los venezolanos. Ruiz dijo que iniciarán proyectos para definir de forma estricta la vestimenta de los locaineros, con camisa manga larga, y el tipo de música típica que son los galerones y el joropo “valsiao”.

Antonio Peña, promotor cultural del Instituto de Cultura de Portuguesa, resaltó que realizarán un trabajo en las escuelas del municipio Agua Blanca para crear las Locainitas con los niños y niñas, y así difundir la tradición entre las nuevas generaciones.