• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Denuncian supuesto plan para cerrar televisora

El diputado Miguel Ángel Rodríguez | News Report

El diputado Miguel Ángel Rodríguez | News Report

Miguel Ángel Rodríguez responsabilizó a José Vielma Mora de presionar a Conatel, pero éste exculpó al organismo regulador

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mientras se espera por un comunicado en el que la directiva y socios de la Televisora Regional del Táchira fijen posición oficial respecto a la salida de la parrilla de la programación de los programas de opinión La Esquina Caliente (pro chavista) y La Pura Verdad (pro oposición), continúa el cruce de versiones entre bandos políticos sobre el trasfondo de la medida implementada por el canal regional desde hace una semana.
El periodista y diputado Miguel Ángel Rodríguez, conductor de La Pura Verdad, señaló que el candidato a la Gobernación del Táchira, José Vielma Mora (PSUV), intercedió para que Conatel presionara al canal regional para que dejara de transmitir los dos programas.
Rodríguez señaló que hubo acciones que indican un posible cierre de la planta televisora debido al vencimiento de la concesión.

La otra esquina. El conductor de La Esquina Caliente, Manuel Navarro, expresó que el gobernador y candidato a la reelección, César Pérez Vivas, está detrás de la salida de ambos programas. Lo señaló de haber sido el responsable de la eliminación de Café con Azócar, que moderaba el periodista Gustavo Azócar Alcalá, debido a las divisiones en la Mesa de la Unidad Democrática.
Navarro recordó que la Televisora Regional del Táchira tiene la concesión vencida desde hace más de dos años. “A pesar de eso, nunca se les ha dicho nada al respecto”, aclaró.
Vielma Mora señaló que la directiva del canal regional, con más de 20 años de labores, debe restituir los programas de opinión en sus respectivos horarios y dijo que La Esquina Caliente y La Pura Verdad dejaron de ser transmitidos por disposición del mismo canal y no de Conatel.

El Dato
En blanco y negro. Hace dos meses los trabajadores de Diario Católico, decano de la prensa tachirense, y único medio impreso religioso de Latinoamérica, dieron a conocer los inconvenientes que estaban atravesando para conseguir insumos por falta de divisas.
Para no cancelar las publicaciones, debieron comprar papel en Colombia, donde resultaba muy costoso debido al cambio de la moneda. Además, la densidad del papel y el tamaño no se correspondía con el suministrado por los proveedores.
La falta de aprobación de divisas también afectó los despachos de tinta. Advirtieron que Diario Católico volvería a circular en blanco y negro.