• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Denuncian que Lagunillas está a punto de una emergencia sanitaria

Elayne Pire, concejal y presidente de la comisión permanente de infraestructura del Concejo Municipal de Zulia / Foto Cortesía

Elayne Pire, concejal y presidente de la comisión permanente de infraestructura del Concejo Municipal de Zulia / Foto Cortesía

Elayne Pire, concejal y presidente de la comisión permanente de infraestructura del Concejo Municipal, aseguró que la verdadera guerra bacteriológica de la que habla el Gobierno "sale de las aguas negras estancadas en los patios de los venezolanos"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 Aguas negras inundan las calles de Lagunillas. Las enfermedades, los malos olores y la contaminación del agua potable, tiene a azotados a 115 mil habitantes de los 222 mil que aglomeran en las parroquias Libertad y Alonso de Ojeda del municipio. Así lo denunció Elayne Pire, concejal y presidente de la comisión permanente de infraestructura del Concejo Municipal y perteneciente al partido Primero Justicia. 


Explicó que la planta de tratamiento inaugurada en 2006 no funciona, de las dos estaciones de bombeo que existen en el municipio sólo trabaja una, ubicada en la parroquia Libertad, con capacidad de 25%  y sólo un bacum opera en la zona incluyendo toda la Costa Oriental del Lago, Jesús Enrique Lossada y Mara.

Destacó que la Alcaldía, que debe trabajar en la instalación de nuevos colectores, ha asumido un plan de emergencia para reparar los 70 colectores que están desbordados, de los cuales sólo han sido reparados 17.

“Lagunillas está a punto de una emergencia sanitaria. Las aguas negras corren por las calles y no existen ninguna esperanza de que la situación sea resuelta puesto que Hidrolago asegura que no tiene los recursos ni los equipos para hacerlo. Engañan a la gente. Los afectados reportan la irregularidad y los funcionarios de Hidrolago les dicen que para resolverles tienen que estar solventes con su deuda. Pues la gente va, paga, y se quedan esperando la reparación. El llamado es a la directiva regional de Hidrolago a que se amarre los pantalones y exija recursos al Gobierno. En el país se está invirtiendo en cosas que no le traen beneficios a las comunidades y esto es un problema grave de salud pública”, aseguró Pire. 

Opinó que la verdadera guerra bacteriológica de la que habla en Gobierno se produce en los lugares donde no existe salubridad.

“Tenemos un brote de dengue y de chikungunya que el Gobierno no puede tapar. Y esto es producto de la precariedad en la que hemos caído. Es producto de estas aguas negras estancadas en los patios de los venezolanos. Por eso como concejales es nuestro deber ser la voz de los afectados y exigir que Hidrolago asuma su responsabilidad y si no puede solucionar, entonces que entregue su competencia para que otros puedan darle a la gente las soluciones que necesitan”, agregó.