• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Denuncian nuevas intervenciones de fincas en el sur del lago

Censos en fincas de Táchira

Denuncian que el INTI apoya a "invasores de oficio" en el Zulia

Ciro Labarca, presidente de la Asociación de Ganaderos del municipio Colón (Aganaco), asegura que el Instituto Nacional de Tierras se hace de la vista gorda ante las acciones de "invasores de oficios que buscan quedarse con las fincas para luego vender las parcelas"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Todas las fincas que el gobierno toma las vuelve improductivas". Con estas palabras, Ciro Labarca, presidente de la Asociación de Ganaderos del municipio Colón del estado Zulia (Aganaco), lamenta la sentencia que pende sobre las tierras de los productores zulianos. 

En entrevista con El Nacional, Labarca se refirió al "rescate" de la Agropecuaria Caño Blanco-Las Lomas, propiedad de la sucesión Parra Virla, ubicada en el sector El Manguito del municipio Colón. El Instituto Nacional de Tierras (INTI) resolvió tomar estas tierras con el pretexto de que estaban improductivas, a pesar de que sobre la finca pesa una medida de protección dictada por un tribunal agrario, que prohíbe talar, sembrar, innovar o disponer de ella.

"Esta invasión, o rescate, como lo llama el INTI, es un proceso viciado desde todo punto de vista porque la finca tiene un procedimiento de protección por un tribunal agrario, corroborado el pasado 5 de agosto. Considerándola improductiva, lo cual es falso, el INTI ha iniciado el proceso de lo que llama rescate, pero lo cierto es que la finca ha sido atacada no por campesinos, sino por invasores de oficios, que alegan que la finca la quieren para producir, pero no es así, lo que buscan quedarse con las fincas para vender las parcelas. Desde el INTI se está avalando este negocio", sentencia Labarca, quien, sin embargo, le da un voto de confianza a la cabeza del instituto: "Algunos funcionarios del INTI están saboteando la labor del presidente del organismo".

Cuenta Labarca que la Agropecuaria Caño Blanco-Las Lomas consta de 660 hectáreas y una importante producción de palma aceitera, hoy muy menguada. Entre los daños que ha sufrido está el robo del pasto, de 500 animales y de algunas de sus instalaciones. Además, han quemado la vegetación y los potreros. Como si esto no bastara, los invasores han maltratado y amedrentado a los obreros que trabajaban en estas tierras, los cuales se han ido para evitar que las amenazas se concreten. Como muchos jornaleros no quieren trabajar en estas circunstancias, a los propietarios se les ha hecho cuesta arriba encontrar a quienes se ocupen de estas labores.

"Hay grupos armado dentro de la finca. Cuando llega la Guardia Nacional se esconden (...) Hemos conversado con el gobernador del Zulia (Francisco Arias Cárdenas) y él ha dicho que está en desacuerdo con las invasiones. Pero no se ha tomado ninguna medida para corroborar el daño de los invasores", asegura Labarca, quien clama al gobierno regional por "una medida de desalojo de los invasores".

¿Y qué acción toma la Guardia Nacional? "Dice que no puede hacer nada porque necesitan una orden de arriba", precisa Labarca, para luego criticar que "a la Guardia no la respeten los invasores" e insistir: "Los funcionarios del INTI lo que hicieron fue dictar una medida de rescate de esa finca, violando la ley. Nosotros exigimos al gobierno regional que le exija al INTI desalojar a los invasores para que estas fincas puedan producir en paz y no dañen más la golpeada producción de los alimentos en el país. Pedimos que el INTI no siga apoyando a esos invasores y que corroboren el daño que se les hace a esas fincas, productoras de leche, carne y palma aceitera".

En este sentido, señala que las asociaciones de ganaderos están dispuestas al diálogo franco con el gobierno regional, "para que se compruebe lo grave que es apoyar a los grupos invasores".

Hasta ahora, acota, "el gobierno no ha tenido la mínima disposición de resolver este problema. Pero seguimos insistiendo en la necesidad de dialogar".

Hay otras tierras en la mira

La hacienda Ganadera El 33, una propiedad de Luis Pérez ubicada en el municipio Colón, también fue invadida. Cuenta con 209 hectáreas de palma aceitera, pero también con muchos problemas para su extracción debido a la indolencia de los invasores, quienes han robado animales y tomado instalaciones. "Al dueño se le imposibilitan las labores de la finca", relata Labarca.

A su juicio, el INTI "estimula la invasión". A esto se suma un agravante: "Muchos invasores tienen armas de fuego y están apoyados por el gobierno regional. Esta gente causa un daño terrible porque no tienen la más mínima idea de lo que es producir".

"Por eso pedimos que se inspeccionen las fincas y corroboren daño que se está haciendo a la producción. El gobierno debería investigar a los funcionarios del INTI que están apoyando esas invasiones, como es el caso de una ex coordinadora del INTI en Santa Bárbara del Zulia, Nidia Vega, quien tiene negocios con invasores respaldados por el INTI. El presidente INTI debe investigar estas acciones de apoyo a los invasores, cuyo único negocio es tomar las fincas para luego venderlas en parcelas. Este proceso de invasión  trae más escasez, porque toman una finca productiva y en cuestión de meses la dejan en total abandono", reitera Labarca.

Ubicadas en el municipio Catatumbo, las fincas El Ébano y El Chao, propiedades de Alfredo Machado y Jesús Rincón, respectivamente, también "están en la mira de los invasores", denuncia Labarca.

Explica que se trata de "dos fincas en plena producción que sufrieron los embates de las vaguadas de diciembre de 2010, y el gobierno regional, en vez de apoyar a los dueños para estimular la producción de alimentos, pareciera hacerse de la vista gorda ante los invasores".