• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Denuncian que Acueducto Bolivariano de Occidente es un fiasco socialista

Acueducto Bolivariano de Occidente | Jesús Ordoñez

Acueducto Bolivariano de Occidente | Jesús Ordoñez

En diciembre de 2012 aprobaron 316,21 millones de bolívares para proyectos de infraestructura de agua potable en la costa oriental y Paraguaná

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando fue puesto en funcionamiento en 2009, el Acueducto Bolivariano de Occidente, en el estado Falcón, representó la esperanza de una mejora de la calidad de vida de al menos 600.000 habitantes de la entidad. Les prometieron que los primeros beneficiados con el suministro de agua potable serían los residentes de las comunidades en la carretera nacional Falcón-Zulia y los de la Península de Paraguaná.

Sin embargo, esto no se ha cumplido porque hay constantes y prolongados controles en el suministro de agua en los hogares de la península y en el occidente de la entidad, a pesar de que no hay racionamiento como en 1996 y 2002 debido al fenómeno de La Niña. Las comunidades se siguen surtiendo de camiones cisterna.

Francisco García, presidente de la Central Socialista de Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca en la entidad, indicó que los detonantes de la suspensión del servicio fue la ruptura del tubo en el área del Golfete de Coro, la modificación en el desvío de la trayectoria de la tubería desde Tarana –en Buchivacoa– hasta la Península de Paraguaná y al cambio en las especificaciones técnicas previstas.

“Los perjuicios no sólo son contra el erario público sino también a las familias que serían beneficiadas, pero no resultó así”, dijo García.

Problema de largo cauce. La obra del Acueducto Bolivariano de Occidente inició como proyecto en 1996, cuando se creó el Sistema Hidráulico Falconiano, organismo encargado de diligenciar los recursos.

A partir de 2000, la obra pasó a manos socialista durante los dos gobiernos del ahora miembro de la comisión de contraloría de la Asamblea Nacional, Jesús Montilla, y fue puesta en funcionamiento de manera parcial durante el primer mandato de la gobernadora Stella Lugo.

Debido a la envergadura se consideró una obra de carácter nacional, y el presidente Hugo Chávez visitó el lugar en una oportunidad para realizar una supervisión, pero no fue inaugurada oficialmente por el mandatario nacional.

El suministro de agua presentó problemas durante la vaguada de 2010 y gran parte de 2012 por la turbiedad de las aguas de Matícora, debido a las lluvias que se registraron en aquel período.

Las aguas del embalse Matícora surten este acueducto, aunque en primera instancia las mismas estarían destinadas –debido a su alta sedimentación– al riego de las extensas tierras para la producción agropecuaria del Cantón del Casicure Chaquetío.

García denunció que actualmente no se realizan los trabajos de reparación de esta conexión porque no se cuentan con los materiales necesarios. Por ello, los trabajadores han pedido a la comisión de contraloría de la Asamblea Nacional que se realice una investigación desde el punto de vista técnico y financiero. Exhortan además a las dependencias de contraloría en el estado a realizar su función de entes fiscalizadores de la inversión en la entidad.

“Las aguas del Acueducto Bolivariano no sirven o no son tratadas pues cuando te bañas el jabón no hace espuma. Es como si lo cortara”, dijo Nidia Loyo, habitante de Baribo, en el municipio Cuchivacoa.

Señaló que las familias se surten de agua potable del pozo Bozugo-Bariro, que fue construido hace más de 30 años.

Desde hace 10 años las plantas no reciben mantenimientos. Por ejemplo, la planta Barrancas debe ser parada para realizar una reparación general y una sustitución de mezcla lenta, colocación de motores de mezcla rápida, reparación de válvulas de filtros, válvula general y lechos filtrantes.

Crisis hídrica. El presidente de la Central Socialista de Trabajadores señaló que el Acueducto Bolivariano de Occidente se ha convertido en un fiasco debido al mal manejo de los recursos por parte de la directiva de Hidrofalcón.

“Estamos ante una inminente crisis hidrosanitaria en Falcón”, aseguró Enrique Moreno, ingeniero y Secretario Regional del frente socialista de mesas técnicas de agua en la entidad.

Señaló además que la tubería que originalmente contemplaba el proyecto era de acero y fue sustituida por plástico, cuyo peso específico es menor que el del agua, lo cual provocó que el fuerte oleaje en el Golfete de Coro generara fisuras en la tubería. Por ello, no se suministra agua potable en la Península de Paraguaná.

“Este desastre gerencial también se ha cometido en el Acueducto de Boca de Aroa y no han podido poner en funcionamiento las lagunas de oxidación de Butare, en el municipio Colina”, afirmó Moreno.

182 kilómetros

El Acueducto Bolivariano de Occidente o Coloso de Falcón, como también se le conoce, tiene 182 kilómetros de tubería, que van desde el embalse de Matícora en Mene de Mauora hasta la Península de Paraguaná. Consta de una planta de potabilización, una estación de bombeo, tres plantas modulares y cuatro tanques de almacenamiento, de los cuales dos tendrían capacidad para almacenar 12.000 metros cúbicos de agua y el resto 7.000 metros cúbicos.

Fue construido para abastecer de agua potable a los municipios Mauroa, Buchivacoa, Dabajuro, Urumaco, Miranda (poblados foráneos), Falcón, Carirubana y Los Taques del estado Falcón. Las poblaciones del occidente de la entidad se surten de agua a través de los sistemas El Mamito y Los Mitare. Cuando el sedimento en el embalse Matícora lo permite, se bombea desde Tarana hasta Urumaco.

En diciembre del año pasado fueron aprobados recursos por el orden de 316,21 millones de bolívares para proyectos de infraestructura de agua potable en la costa oriental, la sierra, occidente, zona central y Paraguaná. Se anunció además la inversión de 27 millones de bolívares para garantizar labores de mantenimiento del acueducto. Se adicionarán además más de 70.000 metros de tubería

El dato

El Acueducto Bolivariano de Occidente presenta 11 fisuras, específicamente en el tramo del Golfete de Coro, que impide el suministro de agua a la Península de Paraguaná. El agua llega a algunas casas del sector a través de la planta de potabilización Ingeniero Luis Martín Martínez de Barrancas, lo que exige más para lo que fue diseñada pues se envía a Paraguaná 2.600 litros por segundos y no 1.900 litros para los cuales está diseñada, a lo cual suman la represa El Isiro. Ambas pertenecen al viejo sistema El Falconiano.

La cifra

10 años que las plantas no reciben mantenimiento.