• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

La Chinita vestida de rosado se unió a la lucha contra el cáncer de mama

El altar de la virgen de la Chinita está rodeado de flores rosadas

El altar de la virgen de la Chinita está rodeado de flores rosadas

Zulianas cuentan como su fe las ayudó a vencer la enfermedad. La misa central para homenajear a la Virgen será oficiada mañana por Antonio J´se López Castillo, arzobispo de Barquisimeto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rosado predomina en la celebración de los 304 años de la aparición de la Virgen de Chiquinquirá. No es coincidencia que la reina morena luzca un atuendo de ese color creado por el diseñador Alejandro Fajardo y que su altar, ubicado en la Basílica de Maracaibo, esté rodeado de rosas en esa tonalidad:  La Chinita se unió a la lucha contra el cáncer de mama que año tras año cobra la vida de cientos de mujeres en Venezuela y en el mundo.

“El cáncer es una enfermedad terrible y cuando la Virgen se reúne con su pueblo queremos que vaya de acuerdo con una necesidad específica. Al vestirla de rosado, por ejemplo, procuramos la investigación, pero más que todo dar fortaleza a aquellas personas que sufren de ese mal”, dijo el párroco Eleuterio Cuevas, encargado de preparar todo para el acto central que se realizará hoy a las 5:00 de la tarde en la plazoleta de la iglesia, en la que se espera la asistencia de 25.000 feligreses.

Damary Hernández, Nelly de Cepeda y Riquelda Soto son tres zulianas que tienen dos cosas en común: vencieron el cáncer de mama y agradecen la fortaleza que, según sus testimonio, les dio Dios a través de La Chinita. Califican la dolencia como algo duro, desde el momento del diagnóstico, y que quien la padece no puede postrarse en una cama o encerrarse en una tristeza porque de eso se alimenta. Aseguran que la ayuda de sus familias también fue fundamental.

Hernández trabaja en una clínica y quien la ve jamás pensaría que pasó por esa situación. Cuando sintió que algo andaba mal con su mama izquierda, en 2011, se hizo una mamografía.

“Pensé que todo se me venía encima; fue duro, pero después me dije a mí misma el mundo no se acaba aquí. Me apoyaron mucho, le pedí a Dios iluminación y a La Chinita que me ayudara. Recibí muchas oraciones, incluso de otros países como Estados Unidos”.

Mientras cuenta su testimonio hace una pausa y se le salen las lágrimas. “Un momentico, dame un chance”, alcanza a decir desde su sitio de trabajo a donde nunca faltó a pesar de que viajaba a la capital zuliana a hacerse las radiaciones de tres minutos de duración cada una. El carro por puesto que la llevaba al instituto oncológico tenía su parada en la plazoleta de la Basílica de Maracaibo y antes de montarse entraba al templo para rezar. Pedía fortaleza para no desfallecer en el camino.

Su corazón le dice que Dios y La Chinita le proporcionaron fuerza y hoy, dos años después, se siente plena y con muchas ganas de vivir. “Esa enfermedad no es de Dios y yo le digo a la gente que busque lo espiritual y no esperar a pasar por algo así”, dice a sus 53 años de edad. Hoy entregará una oración a Dios y a la reina morena. 28 días de tratamiento de radiación quedaron atrás y con fuerza dice: “La pesadilla terminó. No hay que desfallecer, hay que salir adelante”.

Mi China es todo

Nelly de Cepeda tiene 73 años de edad, pero no le falta maquillaje y estilo. Al momento de esta entrevista la acompañaba su esposo José Cepeda, de 75 años de edad, en un consultorio médico. En 2006 se encontró con el rostro del cáncer de mama, en su seno derecho, y desde ese momento se entregó a su fe.

“Me operaron ese mismo año y yo le pedí vida y salud a mi China, que todo saliera bien, y me lo concedió”, asegura la mujer tomada de manos con su pareja.

El descenso de la reina morena, a finales de octubre, lo vio por televisión y aunque hoy no irá a la Basílica de Maracaibo por la congregación de personas que llama la celebración, elevará una plegaria y encenderá una vela desde su casa. Tiene pensado ir en enero de 2014 a llevar unas flores como una ofrenda a la patrona de los zulianos. Se define como muy católica y asegura: “Al tener fe en Dios y en los santos vivimos todos, eso no me lo quita nadie”.

A sus 60 años Riquelda Soto ha pasado por una operación, 8 quimioterapias y 34 radiaciones. Recuerda que desde la intervención, en su seno izquierdo, jamás se separó de Jesús de la Misericordia y de La Chinita. Eso le ha permitido dar fortaleza a otras personas que sufren de cáncer, entre ellos, uno de sus vecinos. “Se deprimió y yo me pongo a hablar con él y le digo que no le dé gusto a la enfermedad, que hay voluntad”. Al igual que Cepeda hoy encenderá una vela en su casa para agradecer por todo el apoyo.

Encuentro en la Basílica

Desde las 12:00 de la madrugada se realizan misas en honor a la reina morena, pero la principal será oficiada por Antonio José López Castillo, arzobispo de Barquisimeto, mañana 18 de noviembre. La orquesta sinfónica juvenil nacional, núcleo Zulia, amenizará la ocasión y el grupo scout, por sus 100 años, ofrecerá un homenaje a la patrona de los zulianos. Hoy en la tarde La Chinita vestirá de amarillo y blanco, que son los colores de la santa sede y del estado del Vaticano, así lo informó el párroco de la Basílica de Maracaibo. En el encuentro de espera la presencia del gobernador Francisco Arias Cárdenas, de la alcaldesa Eveling Trejo de Rosales y de otras personalidades de la región. La feligresía invita a participar cívicamente.