• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Chavismo lucha para que el amor en Catia no se acabe

Miraflores destacó que fue masiva la participación en Catia, pero la gente provenía de ministerios y entes del Estado, y se marcó al llegar Chávez / AVN

Miraflores destacó que fue masiva la participación en Catia, pero la gente provenía de ministerios y entes del Estado, y se marcó al llegar Chávez / AVN

“No fue una concentración”, replicó Aristóbulo Istúriz sobre la convocatoria en la parroquia Sucre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“El amor nunca se muere; sólo se muda", Antonia Muñoz, vicepresidenta del PSUV

Los venezolanos tuvieron entre sus primeros amores a AD y Copei y, en los últimos 14 años, a Hugo Chávez. Así, entre desafectos y frenesí, se ha movido Venezuela en lo político. La pérdida de amor se observó el lunes en la parroquia Sucre de Caracas, “bastión revolucionario” que no respondió al llamado del PSUV a llenar las calles.

Un grupo, pequeño pero entusiasta, acompañó al comandante en el recorrido, pero no se observó la masiva presencia de otrora. En el oficialismo atribuyen el hecho a varias hipótesis: la convocatoria se hizo con menos de 24 horas de antelación; quienes asistieron, eran en su mayoría, trabajadores del Estado que, una vez que llegó Chávez, se marcharon y dejaron las calles solas, lo que conllevó a la suspensión de la concentración y del discurso que acostumbra el candidato al finalizar los actos.

Entre los presentes hubo muestra de entusiasmo, a pesar de que Chávez tardó casi dos horas en llegar y el cielo estuvo encapotado. ¿Qué pasó realmente? La vicepresidenta del PSUV, Antonia Muñoz, da unas pistas en el artículo “Para que el amor no se enfríe… Para que el amor no se mude”, publicado el 19 de agosto en la página psuv.org.ve: “El objetivo principal de esta reflexión es hacer unas sugerencias para que el amor por la revolución no se enfríe y mucho menos se mude. Y no hablo de muerte del amor, porque aprendí de una poetisa amiga que el amor nunca se muere; sólo se muda. Probablemente, se inspiró en Pablo el apóstol, quien en la Primera Carta a los Corintios 13 (La preeminencia del amor) y 8 nos enseña que “el amor nunca deja de ser; el amor siempre permanece”.

Muñoz encontró la razón de la apatía: “Los ciudadanos resienten que los funcionarios no se comporten como servidores. Todos estos pequeños detalles contribuyen a que el amor del pueblo se enfríe”.

El ex diputado del PSUV Hernán Piñango niega que Catia deje de ser “un bastión revolucionario”; aseguró que, nunca como ahora, habían estado organizados en el oeste de Caracas, en particular en el 23 de Enero, donde sobrarían hasta los testigos.

Freddy Bernal, vicepresidente del PSUV, señaló que la maquinaria está activa y funcionará el 7-O. “En el simulacro sólo estaba pautado que participara 10% de la maquinaria, pero el fervor fue tal que se involucró 80%. El 7-O la movilización será mayor”, aseveró.

El vicepresidente del PSUV, Aristóbulo Istúriz, indicó en VTV que Catia se desbordó y acompañó a Chávez desde que salió la caravana hasta el final. “No era una concentración”, dijo, a pesar de que la convocatoria era para “una carava-concentración”.

El coordinador nacional de la Juventud-JPSUV, Héctor Rodríguez, dijo en el programa Toda Venezuela, en VTV, que hubo un “apoyo mayoritario” de la parroquia Sucre y que el acto permitió medir la maquinaria del PSUV, el ánimo de la población, recorrer casa por casa y verificar la estructura del 1x10.

En la página web del PSUV, Sofía Acuña, habitante de Los Flores y cursante de Estudios Políticos en la UBV, dijo que buscaban 180.000 votos en Catia el 7-O, mientras Pedro Juan Hurtado prefiere no ser triunfalista: “No hay que bajar la guardia. La victoria aquí será perfecta, demoledora”.