• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Cámara espera aumento de 20% en inmuebles

Aseguran que ante el rumor de que el Gobierno anunciaría el ajuste cambiario, propietarios subieron los precios en 50% a principios de 2013

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sector inmobiliario de la isla de Margarita espera que el precio de los bienes raíces se incremente en por lo menos 20% más del 50% registrado a principios de este año, sin haber sido anunciado el ajuste cambiario.
Luis Alejandro Fermín, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Nueva Esparta, indicó que debido a que los expertos lo habían advertido, los interesados en vender inmuebles se habían adelantado a aumentar los precios.
Aseguró que considera que mucha gente ha comenzado a llamar a representantes del sector, interesados en invertir en bienes raíces en Margarita.
“La gente prefiere invertir en cemento que depositarlos en cuentas bancarias”, aseguró.
Fermín expresó que aun cuando están analizando el impacto de la devaluación de la moneda, se atreve a asegurar que el ajuste permitirá un impulso significativo al mercado secundario de la vivienda en esta región.
Recordó que debido a la escasez de ciertos rubros esenciales para la construcción, como el cemento y la cabilla, el mercado primario de viviendas se encuentra estancado desde el año pasado.
“Esperamos y recomendamos que no se incurra en especulaciones, porque a nosotros nos interesa que haya inmuebles para vender”, recalcó.
Luis Rodríguez Mayz, secretario general de la Federación de la Industria de la Construcción en Venezuela, aseguró que después del asueto de Navidad y Año Nuevo el sector no ha retomado el ritmo, por lo que el desempleo asciende a 60%.
Precisó que apenas un par de obras del sector privado han reanudado la construcción en lo que va de este año. Se trata de centros comerciales que están terminando los edificios anexos.
 
El Dato
Obras oficiales en cero. Luis Rodríguez Mayz destacó que la gobernación es uno de los principales ejes motores de la construcción, pero hasta ahora no ha empezado obras de envergadura que permitan reactivar la economía insular