• Caracas (Venezuela)

Regiones

Al instante

Suspendidas radioterapias en Bárbula por falla en el acelerador lineal

Hospital Oncológico "Dr. Miguel Pérez Carreño" en Valencia | TIBISAY ROMERO

Hospital Oncológico "Dr. Miguel Pérez Carreño" en Valencia | TIBISAY ROMERO

Pacientes y familiares de pacientes con cáncer expresan su preocupación porque el tratamiento de la enfermedad no puede detenerse 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el pasado 9 de mayo el acelerador lineal del Hospital Oncológico Dr. Miguel Pérez Carreño, ubicado en el campus de Bárbula en Naguanagua, se averió y desde entonces quedaron suspendidas las radioterapias.

Los pacientes y sus familiares han solicitado, a lo largo de este período, conocer cuál será la fecha en que podrán reiniciar las sesiones para los tratamientos de cáncer, debido a que no cuentan con recursos para cancelarlas en una clínica privada y no existe otra institución pública en el estado Carabobo a donde acudir en busca del tratamiento.

Adicionalmente, a este centro de salud acuden enfermos con cáncer no solo de Carabobo, sino también de Yaracuy, Cojedes, Falcón y otros estados cercanos.

De acuerdo con la información suministrada por fuentes vinculadas al hospital, el Ministerio de Salud firmaría en los próximos días la renovación del contrato con la empresa responsable de realizar el mantenimiento y la reparación del acelerador lineal del Pérez Carreño; sin embargo, todavía se necesitaría un mes más para iniciar las radioterapias.

Reparar el equipo del acelerador lineal demora un mes y una vez que se arregle debe ser inspeccionado por una comisión del Ministerio de Salud, dijeron fuentes no oficiales asociadas al centro de salud.


Con el cáncer no se puede jugar. Pacientes explicaron que es desesperante no tener una respuesta concreta acerca de cuánto tiempo más tendrán que esperar para reanudar sus ciclos de terapia.

Lina Roa, de 61 años de edad y diagnosticada con cáncer en el endometrio, relató que debía empezar sus sesiones de radioterapias, pero ahora espera porque funcione el acelerador lineal.

“Ya empecé a hacerme las quimioterapias y ahora había comenzado con las radioterapias, pero esto está parado. La máquina está dañada. En mi caso, las quimios van junto con las radios”, señaló Roa.

“Necesitamos que el gobierno haga algo, porque así como yo hay otras personas más graves. Cáncer es cáncer”, añadió.

“Yo tengo cáncer de útero. Vine hace unas dos semanas a la consulta y la doctora me dijo que los aparatos están malos para hacerme la braquiterapia, que es el ciclo que me falta por cumplir. Mientras que no me haga las terapias, las células cancerosas muy probablemente avanzarán. Tengo 42 años y peso 37 kilos”, relató Cecilia Aponte.

Haydée Castillo, otra paciente, hizo un llamado similar: “Pedimos que nos ayuden porque hay pacientes en riesgo de perder la vida por falta de radioterapia”.

Solicitó al gobernador de Carabobo, Francisco Ameliach, que interceda ante el Ministerio de Salud y se solvente pronto la situación.

Castillo es una paciente ya en control y ahora acude a acompañar a su cuñada que fue diagnosticada con carcinoma de cuello uterino en grado 2.

Varios pacientes afirmaron que el trato de los médicos y personal de enfermería que los atienden es de alta calidad humana y profesional. “Ellos se notan también frustrados cuando ocurren estas situaciones”, aseguró Irma Rodríguez, familiar de un enfermo que asiste al Pérez Carreño.

Por su parte, Neptalí Martínez, familiar de uno de los enfermos, precisó que muchos de los pacientes no pueden recibir quimioterapias si no se efectúan las radioterapias. Dijo que algunos han retrocedido en su tratamiento.

Agregó que debido a que algunos pacientes vienen de otras ciudades, deben cancelar sus gastos de traslado y llegar al hospital para una vez más regresarse a sus hogares sin el tratamiento de radioterapia.

Debido a estas fallas, los familiares y enfermos con cáncer han solicitado en varias oportunidades a los responsables de esta área, que corresponde a la supervisión del Ministerio de Salud, que adquieran otro acelerador lineal para evitar que se detengan sus radioterapias si el equipo se avería.


Recorrido. Hace 15 días, una comisión de parlamentarios regionales y nacionales, junto a autoridades del Instituto Carabobeño para la Salud y del mismo hospital, efectuaron un recorrido para constatar la situación.

Los diputados acordaron preparar un informe para consignar ante la Comisión de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional y a la subcomisión de Salud del Poder Legislativo.

Cocchiola también indicó que tanto el presidente de Insalud, como el director del Pérez Carreño, les informaron que ellos hablaron, telefónicamente, con la ministra de Salud, y ella le habría garantizado que sería reparado el equipo usado para las radioterapias.

“Sabemos que hay más de 130 personas esperando por esta terapias tan importantes. El cáncer no espera”, dijo Cocchiola, que integra la subcomisión de Salud de la mencionada comisión de la AN.


Fallas de mantenimiento

Fuentes vinculadas al hospital expresaron, de forma extraoficial, que el daño se presenta en la válvula de temperatura del acelerador lineal. Aseguraron que esto ocurre por falta de un mantenimiento adecuado.

De igual modo, expresaron que Insalud debería insistir al Ministerio de Salud, que mantiene un convenio entre Argentina y Venezuela para estos equipos, a fin de que busquen la salida que permita la resolución de este problema.

El diputado Cocchiola señaló que es incomprensible que un equipo, del cual sólo existen siete en Venezuela, como lo es el acelerador lineal, se paralice por no tener mantenimiento adecuado. “Se daña la máquina y no hay repuesto inmediato para reponer”.

Durante el año 2012, el acelerador lineal sufrió desperfectos o fallas que hicieron detener en varias oportunidades las sesiones de radioterapias.

A comienzos de septiembre del año pasado, una pieza denominada cañón de electrones del acelerador lineal se quemó, producto de una subida del voltaje eléctrico. La situación generó una interrupción en este servicio del oncológico que duró más de 20 días.

También en julio de 2012 se detuvo la radioterapia en este centro hospitalario, debido a una avería en el motor del “granty”. Los pacientes no recibieron sus terapias por 15 días.


El dato

El área de radioterapia del oncológico Pérez Carreño atiende aproximadamente unos 110 pacientes cada mes y, en promedio, cada uno requiere de tratamientos que van de cinco a seis semanas. 


La cifra

600.000 bolívares se requieren para reparar el acelerador lineal del Pérez Carreño, debido a que hay que cambiarle una válvula y otras piezas, indicaron fuentes del centro hospitalario.