• Caracas (Venezuela)

Rafael Rodríguez Mudarra

Al instante

Rafael Rodríguez Mudarra

De los malos presagios

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela tanto en la consideración del conglomerado doméstico, como  más allá de las fronteras patrias, es actualmente objeto de malos presagios. La aseveración que se nos hace sobre el torcimiento de una economía que marchaba a la par de cualquier potencia mundial, se encuentra hoy en situación de obstinante inflexión, como producto de un modelo económico comunista, conservado en forma exclusiva por el gobierno de Corea del Norte, dado que Cuba muestra cejo evidente de renuencia a sostenerla; y la  dirección de un gobierno con mayoría de sus integrantes de pertenencia armada, con  ineficiencia gigantesca de dirección que nos precipita a la   catástrofe; y en forma arbitraria hace uso del poder como medio expedito de intimación para acallar al adversario, bajo pretendido pretexto de que lo sucedido no es más que el producto de la política imperialista de Estados Unidos de Norteamérica, que a juicio de militares y civiles, participantes en el golpe militar del 4 de febrero, en declaraciones dadas a los medios de comunicación social estiman que la crisis se debe el contrario, a un aumento considerables de la corrupción, a los ataques a la libertad de prensa y la violación de los derechos humanos.

El régimen que dirige los destinos del país no parece estar a la altura del deber que le es exigido por la ciudadanía, con verbo similar al que fue costumbre en la  conducta discursiva de los dirigentes de la llamada Junta Militar que derrocó al gobierno constitucional, presidido por el general  Isaías Medina Angarita, dos de sus componentes funcionariales: Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, presidente de la república el primero;  presidente de la Asamblea Nacional el segundo, actúan irreversiblemente en forma petulante y belicosa que no le es propio a funcionarios de tan alto  coturno; lo que es más, en forma cínica e intencional hablan de diálogo a fines de solución de la crisis económica de la nación, invitan a los empresarios involucrados en la posible ayuda de solución a Miraflores; y una vez recibido ordenan su detención. La detención arbitraria de estos pocos factores de la productividad del país, nos recuerda lo sucedido el  año 1952, cuando realizadas las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, ganada con amplio margen de votos por el partido URD, el dictador general Marcos Pérez Jiménez, llama a los directivos del este partido, para el reconocimiento del evento; y al constatar su presencia para el entendimiento pertinente, los hace presos, enviándolos de inmediato al exilio. Este acto contó con el apoyo irrestricto del Alto Mando Militar, que  identificado con el ideal nacional confabularon el fraude más grotesco de nuestra historia republicana.

Maduro en la celebración del aniversario del golpe de Estado, que sin respaldo popular resultó frustrado el 4 febrero de 1992, sin acato de respeto al Estado de Derecho; sin conciencia de que el poder del Estado se rige por un sistema de leyes e instituciones ordenado en torno a la Constitución, como fundamento jurídico que debe ser acatado  por los funcionarios públicos, de manera autoritaria y sin ningún otro poder capaz de hacerle contrapeso, anuncia “que el Tribunal Supremo de Justicia dictará a la brevedad una sentencia sobre la ley con la que Estados Unidos pretende apresar a funcionarios y funcionarias venezolanos y “van a encabezar una misión en Suramérica denunciando esta ley imperialista”. El presidente  advirtió que “estamos enfrentados a una guerra total del gobierno imperialista de Estados Unidos para derrocar la revolución bolivariana”. El Poder Judicial sometido en estado de obediencia a la hegemonía del Poder Ejecutivo, pierde la facultad estatal que le permite la administración de justicia a través de la aplicación de las leyes, se constituye en amoral, permitiendo con sus fallos de acomodación leonina, que se le tenga como   integrante de la corrupción denunciada.

La advertencia de la “guerra total” anunciada por el jefe del Estado, deja el beneficio de la duda de los que hacen gala de la “mamadera de gallo”, que para mejor aciertos a manera de sorna se preguntan: ¿Cuándo invadieron los gringos a Venezuela? ¿Dónde se encuentran los cañones gringos que dispararan contra nuestra gloriosa y combativa Fuerza Armada? ¿Dónde están los marines invasores? ¿Será esta vocinglera alerta una argucia para la justificación del reglamento que permite, infringir flagrantemente el precepto constitucional que consagra el derecho que tienen los ciudadanos  de manifestar pacíficamente y sin armas? ¿Se establecerá un nuevo modelo de control militar del orden público, con la inclusión del uso de la fuerza potencialmente mortal, bien con arma de fuego o con arma potencialmente mortal?

La denunciada ley como es de conocimiento público por información aparecida en el diario ABC de España, contempla la investigación del presunto vínculo de Hezbolá con el Cartel de los Soles e incluye en su sustanciación a más de 60 funcionarios militares y civiles, como involucrados en el tráfico de drogas, cooperar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y con grupos terroristas; lo que le impone al gobierno una exhaustiva información para la probanza o no de la comisión de los delitos denunciados, no hacerlo, sería un acto de irresponsabilidad contrario a los principios que conforman la pulcritud administrativa en consideración a la no prescripción de los ilícitos formulados.

La conducta del gobierno, nuestro gobierno; el autoritarismos de este, los actos de corrupción sin castigos de culpables, la facilitación para la salida del país de los que han hechos fortunas súbitas, evidencian una lenidad inexplicable en la conducción hegemónica que integran el presidente de la república y el presidente de la Asamblea Nacional.

Diosdado Cabello ha sido incorporado a la denuncia del capitán de corbeta Leamsy José Salazar Villafaña, ex escolta de Hugo Chávez y del nombrado. Salazar Villafaña, al parecer oficial activo de la Fuerza Armada venezolana coopera con la DEA en condición de testigos. Su denuncia ha dado la vuelta al mundo, por lo que la consideración de la misma nos impone su análisis. En países de democracia acreditada cuando se presentan situaciones similares, los implicados suspenden sus funciones a los fines de la más transparente averiguación; lo que fuerza a inquirir: ¿Será capaz el presidente de la Asamblea Nacional dada su condición de soldado leal a la patria, someterse a una averiguación sobre el particular aludido? No lo podemos afirmar, pensamos que así sea.

Sumado a la desconfianza que ha venido generando la conducta presidencial a través de imputaciones falsas contra líderes democráticos, nacionales e internacionales sin asidero, nos presenta ante el mundo como un régimen responsable de la situación que vive el país, “situación que solo, puede explicarse por la existencia de un gobierno corrupto, claramente antidemocrático, ineficiente, dedicado al culto a la personalidad y obsesionado con ocultar el fracaso de un gobierno que ya no hay forma de subvencionar” a decir de Oscar Arias.

Jorge Giordani, ex ministro de de Planificación y Finanzas, ofreció una reveladora entrevista, nos dice: “Los venezolanos sienten la inflación ‘en la piel’, este fenómeno se traduce en largas colas en todo el país”, “la colas no son menos que un signo de impaciencia”. “Las causas de la crisis no son más que ineficiencia”. “Para salir de la crisis económica los primero que debe hacer el gobierno es asumirla y hablarle claro al país. El sector privado no ha inventado más que su capital de reposición, las ganancias son otra cosa”. “Hay que hacer una ley draconiana contra la corrupción, debemos aprobar esa ley, el pueblo la va a aplaudir, quienes no la van a admitir son los que están involucrados en ese proceso de corrupción”.

Todo lo dicho indica que el gobierno  militar-cívico, se encuentra envuelto en contradicciones, a todos los niveles, que si Rafael Ramírez es el candidato de más peso; que si Giordani es la excelencia de la ideología del proceso. Surgen aspiraciones presidenciales, lo que se hace imposible del conciliar entre los dirigentes del PSUV, dado la elección continua, Nicolás Maduro, no piensa en otra cosa sino en la reelección presidencial vive en campaña electoral, no gobierna, prepara equipos para que lo hagan por él; por último envuelto en su laberinto alimenta la burocracia, permite  el despilfarro, instituye el nepotismo.

Sin  importarle las denuncias que se procesan sobre empleados del nido burocrático de su gobierno, muestra dos rostros: uno de ataque frontal a Estados Unidos; ataques de fundamentación incongruente que nadie le cree; por la otra, sin que nadie lo entienda, salvo aspiraciones de otra índole, no ganadas las indulgencias del señor Dios, recurre a Samper,  presuntamente incurso en bondades del narcotráfico para establecer la paz  con el imperio. Maduro, en forma de lo más ingenua, ignorando las habilidades diplomáticas de los yanquis, solicita a Unasur ser interlocutor  para amainar el ataque bélico de este, pretende situarse en situación beligerante, para hacer creer al mundo que tiene derecho a la defensa; pero  al parecer el Departamento de Estado, no es tonto, responde dándose por desentendido, reclamándole una conducta de participación soberana. Es entendido que la escasez tiene al gobierno paralizado, actúa con medidas militares, sin atreverse a tomar medidas económicas. ¿Qué hacer? La Casandra nos anuncia “malos presagios”.

 

*Abogado, político, presidente URD