• Caracas (Venezuela)

Rafael Rodríguez Mudarra

Al instante

Rafael Rodríguez Mudarra

Mensaje de Leopoldo López

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Leopoldo López no lo conozco en forma personal, hube de apoyarlo como  candidato en las elecciones primarias a celebrarse para la escogencia de la precandidatura para competir por la Presidencia de la República, que fuere convocada por la llamada Mesa de la Unidad, cuando fue presentado a la consideración del Consejo Nacional de URD. Después supe por los medios de comunicación social su renuncia intempestiva a tal aspiración. Las elecciones se celebraron produciéndose la continuidad del gobierno militar presidido por el comandante Hugo Chávez.

El 24 de julio de 2014 mediante el uso que me dispensó la red Facebook, dada  la preparada e intencional prisión de que fue objeto este venezolano, cumplí con la obligación humanitaria, cívica y responsable de pronunciarme sobre la maniobra urdida por Diosdado Cabello, en la forma que se transcribe: “Lo que se ha hecho con el dirigente político venezolano Leopoldo López. El acoso a que ha sido sometido. La violación descarada y vulgar al debido proceso: la saña manifiesta de sus perseguidores, no es más que una demostración fascista  de sus adversarios cargados de engendrados odios que conforman el gobierno cívico militar. Tan reprochable como repudiable conducta  debe ser condenada por todos de manera contundente y unitaria de verdad, sin rodeos ni protagonismos necios. Llegó la hora para que los venezolanos todos sumamos nuestros esfuerzos  de salvar el  país”. Fin de la cita.

Esta, mi precedente perorata, ha de tener fundamento en el mensaje, publicado  en el diario El Nacional, al cual este procesado político, denomina: “Con esperanzas en el año 2015”, dirigido según expresión de texto desde la celda patrimonio de la cárcel militar de Ramo Verde, cuyo contenido compartimos en partes; en otras nos permitimos expresar el más mínimo de los derechos: “el de disentir”, sin condición de pretexto para dejar de aceptar la visión esperanzadora del líder de la organización política Voluntad Popular.

Somos contestes con Leopoldo, así me permito llamarlo, con el  respeto debido, en cuanto el expresar: “Todo dependerá de nuestra capacidad de organizarnos, unirnos y movilizarnos, políticamente”, agregaría nacionalmente; de igual manera en cuanto a la apreciación subjetiva, que de sí mismo hace, en consideración a que su prisión ha sido marcada por la injusticia convirtiéndose en la oportunidad para crecer moral, espiritual y físicamente, por lo que le deseamos que en los sucesivo así sea.

La privación arbitraria de la libertad individual es el medio expedito de los gobiernos militares, muchos en Venezuela, para perpetuarse en el poder. Todos los que luchan por la libertad y el rescate de las instituciones democráticas se encuentran sometidos al riesgo de ser prisioneros: los estudiantes del 28, entre otros Jóvito Villalba, Andrés Eloy Blanco, Miguel Otero Silva, Armando Zuloaga Blanco, como otros muchos que pertenecieron  a esa honrosa e inolvidable generación de estudiantes, que se enfrentaron a J. V. Gómez, padecieron torturas, trabajaron en las carreteras, algunos murieron en prisión, otros aventados al destierro. Luis Miquilena, leyenda viviente de las luchas cívicas, fue según se dice el preso político más torturada en la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, hoy se le elogia el mérito de la no claudicación; en cuanto al cambio en la forma propuesta, la compartiremos si es que puedan darse las condiciones de integridad estimada; empero, no es cuestión de minorías que para forzar la renuncia de Maduro se lleve a un cenáculo cerrado, el “convocar una asamblea constituyente por iniciativa popular con el propósito de desmontar el secuestro institucional y las leyes inconstitucionales, y la elección  de una amplia mayoría en la Asamblea Nacional”.

La propuesta López no es nada nueva, ella tuvo su iniciativa mediante una carta enviada a un conjunto de minorías partidistas, que han dado en atribuirse la dirección opositora izando propuestas carentes de un respaldo incluyente; sobre la misma tengo a bien hacerles las consideraciones que me facilita hoy el planteamiento dirigido al pueblo venezolano por el líder opositor juzgado en forma arbitraria, dada la característica de controversia que la misma suscita, y sin desconsiderar la  generosa intención del proponente, vuelvo a la apreciación de tan generosa intención, estimando que la misma carece de sólida ilustración conceptual que nos fuerce a considerar imprescindible el ejercicio del poder originario para la realización de una constituyente, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿se piensa en la refundación de la república? ¿Se hará imprescindible la adopción de nuevas líneas para la organización del Estado? ¿Se logrará el consenso necesario para tal fin?

La constituyente es sin duda un medio expedito de participación y protagonismo del pueblo en el ejercicio de su soberanía, su convocatoria no es “como soplar y hacer botellas”. La  realización de la asamblea nacional  constituyente está prevista en nuestra Constitución. Se requiere la recolección de firmas; para esto no se ha legislado, teniendo el Consejo Nacional nombrado potestad para hacerlo. Actualmente la conducta exhibida por la dirigencia adversa al gobierno no es alentadora para tal fin; los líderes que la integran no han tenido la autoridad suficiente para la constitución de un gran  frente unitario nacional, con el fin de lograr participación mayoritaria en la Asamblea Nacional con integración de candidaturas sin exclusión. La participación para la integración de la Asamblea Nacional es viable, dado que constitucionalmente es un hecho previsto con fecha fatal, debemos hacer el intento para su concurrencia, sin abstención alguna que pueda debilitar tal conducta, para ello se hace necesario entender que todos somos indispensables, resultando obvio  que nadie puede permitirse asumir confianza  de dirección protagónica que nadie le  ha permitido. Aprovecho la oportunidad para tener en alto grado la conducta de la aguerrida Lilian, esposa de Leopoldo; es  patriota de verdad.

Feliz año a todos los venezolanos y residentes, sin exclusión ni discriminación de ninguna índole.

 

*Abogado, político, presidente del partido Unión Republicana Democrática (URD)