• Caracas (Venezuela)

Rafael Rodríguez Mudarra

Al instante

Discursiva militar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El  Ministro de la Defensa general en jefe  Vladimir Padrino López, en arenga  celebrada en  el auditorio del Min-Defensa el día 6 de abril de 2016, incursionó en forma   notoria, pública y comunicacional en la controversia   política que se suscita  en Venezuela;  lo cual hizo, con  abstracción de  su  condición castrense al parecer con autorización plena e indebida  del Presidente Maduro , no tomando  en cuenta que él, tanto como  los otros miembros de  fuerza armada no escapan  del control parlamentario  que ejerce el cuerpo legislador  sobre  la administración pública, a la que se encuentra adscrito, dada su condición  de miembro de Gabinete Ejecutivo.

   Con la  discursiva  actuación en su condición de funcionario  militar, Padrino López adquiere  percepción domestica  al insubordinarse  ante el poder civil, subestimar el control parlamentario que le es propio al poder legislativo, lo que  fuerza afirmar  la no certeza, de que la Fuerza Armada Nacional constituye una “institución esencialmente profesional, organizada por el Estado para  garantizar la independencia y soberanía de la Nación”. Tal  insubordinación ante el Poder Civil, obliga a una evaluación de lo dicho por parte del Control Ciudadano.

 Padrino López, en su disertación  en la arenga militar  de actuación no acostumbra,  posesionado como vocero al servicio de la revolución demodé , ha    expresado , sin cortapisa de ningún especie; sin percatación  de límites de prudencia  conceptos políticos, que no se corresponden con la imparcialidad referida en la Constitución a la Institución armada, cual pauta:  “ Los  integrantes de la Fuerza Armada  Nacional  en situación de actividad tienen derecho al sufragio de conformidad  con la ley, sin que le éste permitido  optar a cargos  de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.

  El Ministro, actuando como militar  con sesgo político , se une, lo cual es grave, a la comparsa  de un pequeño grupo activista  del gobierno, que en los  días de sesiones del  Parlamento, protestan en el Palacio Legislativo al grito de: “El parlamento va a caer”   y a la vez, con  desconocimiento  supino sobre la   exculpación  de responsabilidad de políticos preso,   que en forma tradicional  han sido objeto  del beneficio de libertad  en Venezuela,  contraviniendo la Constitución, que le ordena al sector castrense, mantenerse fuera del debate político; al referirse a la  Ley de  Amnistía promulgada por la Asamblea Nacional, ha tenido la ocurrencia no institucional, de expresar:” La Ley de Amnistía no es conveniente .Es un craso error, legaliza  la violación de los derechos humanos, favorece a factores que cometen delitos comunes y atentan contra la disciplina militar. El Parlamento no consultó esa ley  a la FAN y sus Universidades, ni a las víctimas de las protesta de 2014 y sus familiares “.

  Se denota  que el  militar ministro no escatima prudencia   y que tal incursión en  política por parte de  militares activos, unido a lo que se expresa de que:”tenemos un gobierno armado que  defenderá la revolución”, nos lleva  a concienciar     de que se está fraguando  un golpe   contra la Asamblea Nacional autónoma ,con estridente propósito   de poner  la Fuerza armada al servicio  del Ejecutivo, olvidándose  los que lo fomentan, que lo que  nutre la fuerza  moral de los militares activos , no tiene más consideración  que la de mantenerse ausente  de la controversia  política ,  que de conformidad a la Constitución es la más sana expresión de la imparcialidad.

    Como obsequio al general en jefe Padrino López; y en atención  a mis pocos  conocimientos  sobre antecedentes de amnistía, en beneficio de los presos políticos  en Venezuela, me corresponde  decir  que ésta gracia para la concordia  y entendimiento, la cual conduce  a la  perfectibilidad de la democracia se le ha sido concedida en muchas oportunidades a  presos políticos, es una facultad legislativa  mediante la cual a  los amnistiados, no se le exige  responsabilidad alguna, por lo que no significa impunidad , es si se quiere un perdón para incorporarse  a la lucha social en condiciones de igualdad, sin discriminación de ninguna especie; no  es pues, un acto piadoso; ni debemos entenderlo como tal.  Es un recurso de avanzada para el logro de  la estabilidad política; fundamentalmente para la paz, hoy en entredicho, por culpa de  un gobierno que irrespetando el Estado de Derecho ha arriado  las banderas que se habían izado para la consolidación definitiva de la institucionalidad republicana.

La amnistía no es  excepcional  en nuestra vida política, lo que obliga a señalar casos de exculpación por presuntos delitos político, entre otros: Los  militares que se alzaron, sin respaldo popular  el 4-F y el 27-N, contra un régimen constituido, fueron indultados  por Caldera y muchos participaron sin privación de ninguna especie  en el  disfrute burocrática que se le fue   brindado; un militante de Bandera Roja acusado del asesinato   de dos policías, fue liberado un par de años después.  Los protagonistas  de los dos escapes  del San Carlos también fueron liberados. Durante el año 60 fueron dejados en libertad los conjurados  de Carúpano  y Puerto Cabello. Otro beneficiado  por razones humanitarias fue Luis Cabrera Sifontes, participe en el magnicidio frustrado contra Rómulo Betancourt (las verdades de Miguel). En cuanto a Chávez su caso fue similar, fue libertado mediante la opción del Sobreseimiento  por decreto presidencial de Rafael Caldera, con base a la pacificación; y con fundamento en el Código de Justicia Militar.

Todo lo dicho nos lleva a afirmar que Venezuela se encuentra padeciendo de un terrible mal que no es otro, que la de una profunda división, provocada y mantenida adrede  por  una minoría gubernamental, a la que el Poder Judicial, le sirve de Albacea para justificar las arbitrariedades que cometen  a diario; entre la que se señala, como más reciente,  la  actitud consumada  del mandatario  Maduro, solicitando  la inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía promulgada, sobre la base incierta , de encontrarse Manuel Rosales,  Leopoldo López, Antonio Ledezma, Víctor Manuel García y otro muchos,   secuestrados políticos  cuya libertad es pedida en el mundo, incursos en delitos de Lesa Humanidad, violaciones graves a los derechos humanos ,  lo que fuerza disponer de todas nuestra energías para ponerle cese por adelantado al actual mandato del Presidente Nicolás Maduro.