• Caracas (Venezuela)

Rafael Rattia

Al instante

Aquellos años rebeldes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando yo cumplí 15 años, ya la mayoría de los llamados “comandantes” guerrilleros de la mítica década lucha-armamentista de los años sesenta se había pacificado o estaba en proceso de conversaciones para incorporarse a la dinámica política e institucional de la tan denostada “democracia representativa” nacida en el fragor de la Constitución de 1961. Ciertamente, muchos de esos flamantes “comandantes” de la tristemente célebre izquierda prosoviética de raigambre estalinista ha muerto, y otros pocos, por ley de la estocástica etaria, aún viven panzones burócratas arrellanados en sus mullidos chinchorros de Moriche en sus lujosos caserones del este caraqueño campaneando un whisky mayor de edad mientras chatean en su, vilipendiado de la boca para fuera, iPad.

Nunca he ocultado mi antigua filiación anarco-marxista que adquirí a finales de la década de los años setenta y comienzos de los ochenta y abandoné cuando entré en contacto con el furibundo escepticismo nihilista de E. M. Cioran; de hecho, mi paso por la universidad estuvo signado por mi militancia en la Bandera Roja que tenía sus frentes “legales” en las universidades nacionales autónomas, a saber, los CLER, comités de luchas estudiantiles revolucionarias, posteriormente devenidos UJR, unión de jóvenes revolucionarios; por fortuna cuando ingresé a estudiar Historia en la universidad ya llevaba del liceo una nada despreciable cauda de lecturas heterodoxas e irreverentes que me salvaron de envenenamiento de los manuales doctrinales de los mamotretos seudoideológicos de la academia de ciencias de la URSS y de las ediciones de lenguas extranjeras de Pekín, entre las cuales destacaban las legendarias cinco tesis filosóficas de Mao Tse-tung, esa pequeña “biblia” de los derrotados y vencidos en las delirantes refriegas antiparlamentaristas de la juventud universitaria heredera de las revueltas estudiantiles pos-Mayo Francés y de sus coletazos en Venezuela con la “Renovación universitaria” de la UCV dos años después de la rebelión de Nanterre. Dany “el rojo”, Jean Luc Nancy, Edgar Morin, Cornelius Castoriadis, Michel Foucault, Claude Lefort, fueron algunos destacados líderes de la insurrección estético-política del Mayo del 68 parisino que despertaron simpatías intelectuales en los rebeldes nichos académicos universitarios en Venezuela.

Lamentablemente, el marxismo dogmático de corte estalinista capitalizó la pulsión ideológica que movilizó ciertas revueltas sensibles de la razón antiautoritaria en la Caracas de comienzos de la década del setenta. Pocas huellas ácratas, libertarias y anarquistas destacaron en los debates y la confrontación teórica y metodológica en el seno de la academia universitaria. Otro destino le hubiera sido deparado a la calidad del debate epistemológico si las corrientes libertarias que dominaron la revuelta francesa del Mayo se hubiesen impuesto en el ánimo y temperamento de quienes lideraron la desobediencia curricular y el cambio de las estructuras burocráticas de la universidad durante esos años rebeldes. El PCV, el MIR y, posteriormente la Liga Socialista (MEUP) el PRV (Ruptura) Bandera Roja (CLP), Causa R (Prag) y OR, MRT entre otras organizaciones de menor relevancia y protagonismo dentro de la universidad nunca pudieron liberarse de los anquilosados clichés dogmáticos ni de los cartabones seudoteóricos que sibilinamente dejaron colar por entre las discusiones y debates de la timorata y muchas veces pusilánime izquierda universitaria en Venezuela. Un marxismo de pacotilla profundamente sectario e intolerante y dogmático (una teología ateológica diría Jacques Monod) se adueñó de las cabezas que lideraban los procesos de luchas universitarias circunscribiéndolas a unos cuantos enunciados vacíos sin mayores contenidos políticos trascendentes adecuados a nuestra realidad socio-política venezolana.

La realidad actual es terriblemente desoladora y estalla ante nuestros ojos como evidencia incontestable: los contados “comandantes” guerrilleros sobrevivientes del período democrático (1960-1998) del siglo XX venezolano viven una dolce vita, un dolce far niente apoltronados en su mundo tecnoburocrático de neoburgueses del socialismo bolivariano. Los antiguos heraldos de la contestación e insubordinación al ancien régimen devinieron bufones cortesanos del oprobio y portaestandartes apologetas de una “revolución” contra las mayorías ansiosas de libertad, equidad y justicia. Afortunadamente, el cuadro político e institucional en Venezuela se está reconstituyendo vertiginosamente y unas nuevas correlaciones de fuerzas –esta vez sí de verdad democráticas– pugnan por rediseñar otra racionalidad política de intervención societal y, por supuesto, ello es digno del mejor encomio.

Twitter: @rattia